Nacionales | CTA | CGT | paro

El paro se sintió en todo el país: afectó a escuelas, bancos y al transporte

La segunda huelga general contra la administración Milei también tuvo un notorio impacto en la actividad bancaria y en el ámbito estatal. En cambio, la mayoría de los comercios abrieron sus puertas a lo largo del país

El paro general convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT) y acompañado por las dos CTA, se sintió ayer en todo el país, sin escuelas, bancos ni transporte, aunque en la zona metropolitana circularon unas pocas líneas de colectivos.

La medida de fuerza comenzó a las 0 de ayer y se extendió por 24 horas y no incluyó movilización, ya que las centrales habían llevado a cabo una multitudinaria marcha el 1° de mayo con motivo del Día del Trabajador.

El paro nacional fue acompañado por la Unión Tranviaria Automotor (UTA), que provocó un freno en el transporte público de colectivos, trenes y subte, aunque en la zona metropolitana circularon un puñado de líneas de la empresa Dota.

En tanto, durante la jornada no hubo servicio de bancos, ya que adhirió la Asociación Bancaria, y también se vieron afectadas las clases, dado que se sumaron los gremios docentes que integran la CTA.

En entes estatales

Los estatales nacionales de los sindicatos ATE y UPCN se sumaron a la medida de fuerza, más allá de que el Gobierno anticipó que descontaría el día a quienes adhirieran al paro.

En tanto, a nivel comercial el paro no se sintió y en su mayoría los comercios permanecieron abiertos.

La adhesión a la medida por parte del comercio minorista de la ciudad de Buenos Aires alcanzó apenas el 17 por ciento, según un relevamiento de la Federación de Comercio e Industria (Fecoba), mientras que la Cámara de Comercio (CAC) dijo que entre el 70% y el 80% mantuvo su actividad a nivel país.

En el caso de la provincia de Buenos Aires, la CAC informó que en Bahía Blanca el 80% de los comercios abrió, aunque por ejemplo en La Plata hubo un 90% de acatamiento al paro, porque "no hubo transporte, lo que tornó imposible ir a los trabajos".

En el noroeste bonaerense hubo “total normalidad, menos bancos, escuelas y algunos municipios”.

En Coronel Suárez los privados trabajaron normalmente (excepto el transporte), en San Isidro el comercio estuvo semiabierto y hubo más acatamiento que en el paro nacional anterior.

En Santa Fe hubo locales abiertos pero poca gente en el centro, mientras que en Rosario el 80% estuvo abierto.

En la ciudad de Córdoba el comercio en general estuvo abierto, salvo el centro de la ciudad, por donde pasó la marcha de protesta.

La decisión mayoritaria del comercio de no adherir al paro general obedece a la necesidad de mantener la actividad comercial, aquejada por la caída de la demanda.

Si bien se trató de un mayor nivel de acatamiento al registrado en enero último, cuando se realizó el primer paro nacional durante el gobierno actual, la adhesión se mantuvo en un bajo nivel.

Desde Fecoba señalaron que el horario de apertura de los locales se vio mayormente afectado por las dificultades para acceder al transporte público, situación que en horas de la media mañana logró normalizarse.

Los barrios más afectados por la medida de fuerza fueron los ubicados en la zona de micro y macrocentro, donde la ausencia de afluencia de público fue aún más notoria.

Monitoreo en la Rosada

El Gobierno realizó ayer una nueva reunión de gabinete en la Casa Rosada y desde temprano monitoreó el alcance del paro general.

En el marco de la medida de fuerza, el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei, encabezaron el encuentro sin la presencia del jefe de Estado, quien demoró su llegada a la Casa de Gobierno por "otras reuniones de agenda".

La llegada del Presidente se concretó cerca de las 11 de la mañana, cuando la reunión de ministros había finalizado, y se mantuvo muy activo en redes sociales (más información en la página 3).

Hubo concentraciones y marchas en las principales ciudades del país

Varias de las principales ciudades argentinas mostraron sus calles despobladas del típico movimiento urbano de un “día común” debido al eco que a lo largo y ancho del país tuvo el paro nacional convocado por las centrales gremiales.

En las principales ciudades de la provincia de Buenos Aires se registró un alto acatamiento del paro general, sin circulación de colectivos y con pocos comercios abiertos.

A la vez, la adhesión a la medida en las universidades y escuelas fue total y solo se dictaron clases en los colegios de gestión privada, con poca o nula asistencia de alumnos.

En los hospitales provinciales y municipales solo funcionaron las guardias para casos de urgencias; los Tribunales y las sucursales de los bancos estuvieron cerrados y la ausencia en los organismos del Estado, tanto nacionales como provinciales y distritales, fue total.

En tanto, sindicatos y organizaciones sociales se concentraron en la Plaza 1o de Mayo, ubicada en la zona céntrica de la capital entrerriana, Paraná, para luego movilizarse hasta la Casa Gris, sede del gobierno provincial.

“El proyecto Bases significa perder la mayoría de los derechos (laborales) que se han conquistado; lo más grave es darle facultades a este Presidente para que haga lo que quiera, va a intentar cerrar los distintos poderes (del Estado nacional) y hacer todo por decreto”, consignó el secretario general de ATE Concordia, Pedro Pérez, quien se sumó junto con cientos de trabajadores municipales a la marcha.

En tanto, Nadia Burgos, delegada de ATE Entre Ríos, llamó desde su cuenta de X a “ser miles en las calles cuando el proyecto Bases se trate (en el Senado)”. Asimismo, reclamó que la CGT y la CTA “continúen ese día” con sus reclamos y protestas.

En Rosario, una de las acciones más contundentes fue la movilización de trabajadores mercantiles por el centro de esa ciudad. “Acá no estamos discutiendo un día de ventas, estamos discutiendo un modelo de país”, señaló Silvana Crocci, referente del gremio.

En San Miguel de Tucumán, organizaciones sociales, con una presencia menor de gremios, se concentraron cerca del mediodía al frente a la Casa de Gobierno tucumana en rechazo a las políticas regresivas de la administración Milei y el apoyo político que estas reciben por parte del gobernador Osvaldo Jaldo (PJ) y los legisladores nacionales que le responden. También participaron militantes partidos políticos y representantes de Adiunt, que nuclea a los docentes universitarios de la UNT.