Villa María |

Descuido de vecinos y falta de obras, la realidad de los Puntos Limpios

Los predios destinados a la acumulación de residuos sufren la falta de mantenimiento, pero también el mal uso que les dan los vecinos de la ciudad, quienes arrojan ahí sus desechos sin preocuparse por el ambiente

La falta de controles y fundamentalmente la desaprensión por parte de los propios vecinos de distintos puntos de la ciudad hacen que los llamados Puntos Limpios lejos estén de hacer honor a su nombre y estén bastante más cerca de convertirse en basurales a cielo abierto.

Una recorrida por los espacios instalados en barrios Las Acacias, Las Playas y Bello Horizonte -fundamentalmente éste último- da cuenta de una gran cantidad de residuos que se acumulan, no sólo dentro de los contenedores, sino a su alrededor, generando potenciales focos infecciosos que ponen en riesgo a los vecinos que viven cerca de dichos espacios.

La creación de los “Puntos Limpios” se dio hace varios años atrás, por parte de la Municipalidad de Villa María, con el objetivo de erradicar los basurales a cielo abierto que se generaban en los barrios, y proceder al ordenamiento de esta situación. 

Se instalaron varios puntos de este tipo en distintas zonas, pero por falta de mantenimiento y fundamentalmente por el poco cuidado de los propios vecinos que llevan residuos al lugar, se volvieron espacios que generan preocupación y molestias entre la gente que vive a sus alrededores.

Puntos ¿limpios?

Quizás uno de los “Puntos Limpios” más utilizados por los villamarienses es el ubicado en la esquina de Paraguay y avenida Universidad, en barrio Bello Horizonte. El predio tiene actualmente 5 contenedores, los cuales lucen colmados con residuos de todo tipo, pero lo que más preocupa no es lo que se encuentran dentro de los contenedores sino a su alrededor.

Muebles abandonados. Electrodomésticos y hasta los restos de lo que fue una heladera hay diseminados por el predio, en donde incluso hay otras dos montañas de tierra con basura, signo de que esta misma semana se estuvo “ordenando” el espacio.

Detrás de los contenedores, una zanja muestra una buena cantidad de agua estancada acumulada y un incipiente incendio completa la escena. “Prenden fuego todos los días, y si no está la persona que cuida, la gente ni se preocupa por tirar la basura en los contenedores. Vienen y la desparraman en cualquier lado”, relata un hombre que, junto a su hijo, se llevaba algunas cosas para su casa.

La situación es preocupante. La gente del sector se queja por las ratas, los mosquitos y los malos olores que provienen del lugar, en donde, no alcanza con la limpieza sino también que es necesaria la buena predisposición de parte de la gente que arroja desechos al lugar.

Realidad compleja

Una situación similar se da en el sector de barrio Las Acacias, aunque con menor volumen de residuos, producto de la menor cantidad de gente que utiliza el sector.

Igualmente en el lugar se notan yuyos altos y montones de basura que se apilan.

En Las Playas también hay contenedores -dos- colmados de residuos, pero en la mañana del sábado el lugar estaba cerrado con candado y se impedía el acceso al predio. Desde el ingreso, el panorama que se observa es similar. Muchos residuos y las huella del escaso trabajo que se realiza en el predio.



Juan Drovandi.  Redacción Puntal Villa María

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas