Policiales | detenido | Bomberos | infantil

Era bombero el detenido por producir pornografía infantil y lo dieron de baja

El acusado de 37 años fue detenido la semana pasada en su domicilio. Había ingresado como miembro del cuartel activo el año pasado. Tras su indagatoria fue trasladado a la cárcel local

El mackennense detenido por producción de material de abuso sexual infantil era integrante del cuerpo activo de bomberos de Vicuña Mackenna, aunque fue dado de baja una vez que se consumó su detención la semana pasada.

El hombre de 37 años que fue detenido la semana pasada en su domicilio de pasaje Carolina de Ureña había jurado como nuevo integrante de bomberos en junio de 2021, indicaron fuentes de la institución.

“Indignación y repudio causó entre los que formamos parte de bomberos. Nunca insinuó y no se sospechaba”, señaló un miembro de la entidad.

Las víctimas serían familiares del detenido, admitieron desde el Ministero Público Fiscal.

Ante la noticia que había sido detenido por producción y tenencia de pornografía infantil, las autoridades de bomberos decidieron darle de baja en forma inmediata.

El sospechoso se abstuvo de declarar el viernes anterior ante el fiscal de Instrucción de Primera Nominación, Pablo Jávega, por lo que se dispuso su trasladado hasta la Unidad Penitenciaria Nº 6.

El procedimiento ordenado por el fiscal Jávega fue realizado por personal de la Sección Cibercrimen de la Dirección de Investigación Operativo (DIO), con colaboración de efectivos de la comisaría local, a partir de un reporte desde Estados Unidos.

En el domicilio ubicado a unas ocho cuadras de las plaza principal de Mackenna, el personal especializado secuestró material clave para la investigación, con el secuestro de un teléfono celular, una computadora, un pen drive y otros elementos utilizados para el almacenamiento del material sensible.

Fuentes del Ministerio Público Fiscal indicaron que las víctimas tendrían un vínculo familiar directo con el sospechoso.

La medida de su detención inmediata se debe a que se trata de un delito grave que tiene como mínimo cuatro años de detención y también para evitar que pueda influir en las víctimas y testigos, considerando la relación de parentesco que los une.

La investigación se originó en un reporte del National Center for Missing and Exploited Children (NMEC), de Estados Unidos.

La investigación del Ministerio Público Fiscal se encuentra en su etapa preliminar, por que ahora se avanza en la recopilación de información para determinar si el sospechoso forma parte de una red de pornografía infantil con conexiones dentro del país y en el exterior.