Villa María | Economía | Comercio | inflación

“Una inflación de esta envergadura no se puede trasladar a los precios”

Franco Monetti, titular de la entidad que representa al sector comercial e industrial, mencionó que los datos del año pasado repercutieron notoriamente sobre el comercio: “Es una locura para cualquier economía tener este síntoma”

La cifra inflacionaria que brindó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) a comienzos de enero confirmó todas las especulaciones existentes sobre la actividad económica del pasado año.

Según el organismo nacional, el 2018 cerró con una inflación del 47,6 por ciento. El número es el más alto en los últimos 27 años.

El presidente de la Asociación de Empresarios de la Región Centro Argentino (Aerca), Franco Monetti, hizo especial hincapié en la abultada cifra y en la repercusión que generó en el comercio local.

“Una inflación de esta envergadura no se puede trasladar a los precios”, destacó el titular de la entidad que representa al sector comercial e industrial local.

Ratificación de la tendencia

Desde 1991 no se registraba una cifra inflacionaria tan alta. En esa ocasión, había ocurrido por la inacción acumulada en los años previos, producto de la hiperinflación de los ‘90.

El representante de la cámara regional señaló que con la cifra de los últimos días, se comprobó la complejidad del sector comercial en el año que se fue.

“Se han ratificado los valores y las tendencias que observamos durante todo el año, cerrando con una inflación cercana al 50 por ciento”, indicó.

Monetti calificó como “una locura” al síntoma que vivió la economía en el 2018. Por otro lado, destacó que los empresarios también sintieron el malestar general. “Dañó a todos los sectores”, evidenció.

“Esperamos que se revierta”

El presidente de Aerca fue muy claro. Esperan con zozobra que se revierta de una vez por todas la economía, para que reflote el sector comercial. 

“Lo venimos pidiendo y ansiando desde principios de año. Espero que haya sido el fin de esta enfermedad que nos afectó tan gravemente a todos”, apuntó Monetti.

Explicó que la solución a este tipo de problemas no se encuentra con la modificación en los importes de los productos. 

“Es una situación muy complicada, porque una inflación de esta envergadura no se puede trasladar a los precios”, dijo, y amplió: “Si la  recesión económica se trasladaba a los precios, el síntoma se agravaba. La situación para los comerciantes se iba a complejizar”.

“El comercio en general”

Consultado sobre la especificidad de algún rubro que haya salido perjudicado en mayor medida de la recesión económica del pasado año, Monetti resaltó que “no hubo uno en especial”.

“No hay un rubro más afectado. Se trata del comercio en general”, señaló al respecto. 

Por otro lado, expresó que la retracción de la actividad general, generó que las personas pierdan recursos monetarios para volcar a los comercios. 

“La inflación se ha comido el poder adquisitivo de la gente, y es esa misma gente la que le da vida a la actividad por medio del consumo”, argumentó. 

“Los rubros de menor consumo, o que no tienen prioridades han sido los más resentidos, porque la gente deja de consumir esos productos, y le da prioridad a otros, por ejemplo, los alimentos”, destacó.

¿Cómo sacar adelante al comercio?

Desde la asociación de empresarios hicieron referencia al trabajo que desarrollan para poder paliar la situación que se arrastra desde el 2018. 

“Desde Aerca seguimos trabajando arduamente con nuestra cámara para traer campañas que incentiven al consumo”, aclaró Monetti. 

En la misma línea, resaltó la importancia de idear proyectos junto a la Municipalidad de Villa María para favorecer a los comercios, y por ende, a los consumidores.

“Trabajamos mancomunadamente con el municipio. La fuerza de las dos instituciones ayuda a que la gente tenga alguna ventaja en el consumo”, contó. 

A través de las diferentes alternativas, desde Aerca buscan que los consumidores locales vuelquen su poder adquisitivo a los emprendimientos locales, sin que exista la necesidad de exteriorizar los recursos disponibles. “Tratamos de que la gente pueda volcar su dinero a los comercios de Villa María, y que no se vayan a las grandes ciudades”, concluyó.



Maximiliano Gilla.  Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas