Nacionales | Elecciones | poder-legislativo | Senado

Si se repite el resultado de las Paso, el PJ volvería a tener mayoría en el Senado

Alcanzaría las 40 bancas y superaría los 37 votos que se requieren para decidir con votos propios en la Cámara

El peronismo podría volver a tener mayoría propia en el Senado, donde se acercará a los 40 votos si se repite el resultado de las primarias en octubre y se unifican los bloques justicialista y kirchnerista con bancadas provinciales.

Debido a que el bloque del Frente para la Victoria que integra Cristina Kirchner puso pocas bancas en juego y que la expresidenta tuvo influencia en el armado de las listas legislativas del Frente de Todos, los resultados de las primarias sugieren que el kirchnerismo tendrá un crecimiento exponencial.

El Frente para la Victoria pasaría de las 9 bancas que ostenta actualmente a 17, con el ingreso de dirigentes de La Cámpora como Mariano Recalde (Ciudad de Buenos Aires) y otros de pura cepa kirchnerista como Jorge Capitanich (Chaco) y Oscar Parrilli (Neuquén).

En tanto, el Bloque Justicialista que encabeza el cordobés Carlos Caserio pasaría a tener 12 bancas y también sumaría alguna cara nueva como la de Edgardo Kueider (Entre Ríos), pero ese número se ampliará a 16 si mantiene el funcionamiento como interbloque con los pampeanos Norma Durango y Daniel Lovera y los chubutenses Alfredo Luenzo y Mario País.

No obstante, la gran mayoría de esa bancada responde a los gobernadores y se respalda en la candidatura presidencial de Alberto Fernández, por lo que no se descarta que se unifiquen o al menos trabajen en coordinación si el Frente de Todos vuelve a ganar en octubre.

Esa posible unidad daría forma a un bloque de 33 senadores que, además, podrían contar con la colaboración de los minibloques provinciales que suelen funcionar como aliados del peronismo en distintas circunstancias, como es el caso de los tres senadores por Santiago del Estero.

A ellos se sumaría la puntana María Eugenia Catalfamo -leal al gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá-, la neuquina Silvia Sapag -que pertenece al MPN pero acompaña a Parrilli en la lista del Frente de Todos- y los tucumanos José Alperovich y Beatriz Mirkin.

De esta manera el peronismo alcanzaría las 40 bancas y superaría los 37 votos que se requieren para tener mayoría.

Por otra parte, la coalición Juntos por el Cambio también tendría un crecimiento aunque más leve, al pasar de 24 a 27 bancas, siempre y cuando se mantenga la alianza entre el PRO y la UCR.

De repetirse los resultados, el PRO tendrá 8 senadores y la UCR 16 (incluido Oscar Castillo, del Frente Cívico de Catamarca) y alcanzaría los 27 escaños con el sanjuanino Roberto Basualdo, el puntano Claudio Poggi y el salteño Juan Carlos Romero, los tres de extracción peronista.

En este escenario, restaría definir si  Carlos Reutemann mantiene su apoyo a la fuerza política que integran el PRO y el radicalismo y cuál será el posicionamiento de Adolfo Rodríguez Saá, que poco antes de las elecciones llegó a un acuerdo con el gobierno de Mauricio Macri. Las mayores incógnitas son el rionegrino Alberto Weretilneck, que llega como senador por Juntos por Río Negro, la fuerza que gobierna su provincia, y los misioneros Maurice Closs y Magdalena Solari, del Frente Renovador de la Concordia, que también es oficialismo provincial.

Los candidatos deben rendir cuentas de los gastos y prepararse para el debate

Tras el amplio triunfo que obtuvo el precandidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández, y mientras continúa el escrutinio definitivo, las 6 fórmulas que superaron las Paso tienen que presentar los informes de los gastos de campaña y luego tendrán casi 2 meses hasta el debate obligatorio antes de las generales de octubre.

En las próximas semanas algunos seguirán analizando qué hicieron mal para tratar de revertir el resultado y otros tratarán de mantener su desempeño de las primarias, pero más allá de la cuestión política el cronograma electoral continúa y las fuerzas tienen varios compromisos ante la Justicia.

En ese sentido, mientras se aguardan los datos del escrutinio definitivo, el próximo 31 de agosto vence el plazo para presentar el informe final por lista ante el responsable económico-financiero de la agrupación, en donde quedarán asentados los movimientos de dinero que hubo en la campaña: sin embargo, los espacios tienen tiempo hasta el 10 de septiembre para entregar sus balances ante el Juzgado Federal Electoral.

En tanto, el sábado 7 de septiembre se dará comienzo formal al período habilitado para que los candidatos realicen actividades tendientes a captar el voto de los más de 32 millones de electores habilitados para sufragar en las elecciones del 27 de octubre.

Quince días más tarde, el 22 de septiembre, se dará inicio a la campaña electoral en medios de comunicación audiovisual para que los postulantes difundan sus spots.

La publicación del padrón se rea-lizará el viernes 27, mismo día en que la Cámara Nacional Electoral  comenzará a difundir "mensajes institucionales de formación cívica y educación digital sobre cuestiones electorales y el uso responsable y crítico de la información electoral disponible en internet".

Durante esa jornada también se realizará la presentación ante las Juntas Electorales Nacionales de los modelos de boletas y serán ratificadas las autoridades de mesa.

El martes 1° de octubre será el último día en el que el presidente  Mauricio Macri podrá realizar actos públicos, ya que un día después arrancará la prohibición para que pueda encabezar esas actividades susceptibles de promover la captación de votos.

En ese mes, puntualmente los domingo 13 y 20, se realizarán los dos debates obligatorios del que deberán participar los seis postulantes a la Casa Rosada: el de Juntos por el Cambio, Mauricio Macri; el del Frente de Todos, Alberto Fernández; el de Consenso Federal, Roberto Lavagna; el del Frente de Izquierda- Unidad, Nicolás del Caño; el del Frente Nos, Juan José Gómez Centurión, y el de Unite, José Luis Espert.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas