Villa María | embarazo | Ley | Servicios

Una clínica local se niega a practicar el aborto

Se trata de la Clínica Especialidades de Villa María, que a través de un comunicado se manifestó sobre la interrupción voluntaria del embarazo.

“La Clínica de Especialidades como así también la totalidad de los profesionales que conforman el servicio de ginecología y obstetricia, en pleno uso de los derechos de libertad de conciencia y en el marco de la Ley N° 27.610, se han declarado objetores de conciencia respecto a la Interrupción Voluntaria del Embarazo”.

Además, el comunicado aclara: “Nuestra misión y visión traen aparejadas el respeto a la libertad de conciencia individual y del conjunto, por tanto, nuestro deber es sostener esas convicciones y valores, en virtud de ellos, informamos a todos nuestros pacientes y a la comunidad en general, que la Clínica Especialidades no brindará servicios para la implementación de la Interrupción Voluntaria del Embarazo”.

El mensaje que llegó a este medio es firmado por la Dirección.

IVE

La ley establece que las mujeres y personas con otras identidades de género con capacidad de gestar tienen derecho a: decidir la interrupción del embarazo de conformidad con lo establecido en la ley; requerir y acceder a la atención de la interrupción del embarazo en los servicios del sistema de salud, de conformidad con lo establecido en la ley; requerir y recibir atención postaborto en los servicios del sistema de salud, sin perjuicio de que la decisión de abortar hubiera sido contraria a los casos legalmente habilitados de conformidad con la ley; prevenir los embarazos no intencionales mediante el acceso a información, educación sexual integral y a métodos anticonceptivos eficaces.

La ley garantiza el derecho a decidir y acceder a la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14, inclusive, del proceso gestacional.

El derecho a decidir y acceder a la interrupción voluntaria del embarazo a partir de la semana 15 del proceso gestacional en las siguientes situaciones, si el embarazo fuere resultado de una violación, con el requerimiento y la declaración jurada de la persona gestante, ante el personal de salud interviniente.

En los casos de personas menores de 13 años de edad, la declaración jurada no será requerida si estuviera en peligro la vida.