Regionales | empresa | Santa Eufemia | mundo

Manisur, una empresa con sello regional que conquistó el mundo

La firma manisera, que nació por iniciativa de un grupo de productores va camino a sus 30 años. En su planta de Santa Eufemia se elaboran los productos que llegan a los más exigentes mercados internacionales. Y es, además, la principal generadora de empleo.

A principios del año 1992, un grupo de familias de productores agropecuarios de Santa Eufemia y la región, junto con jóvenes profesionales, decidieron sumar esfuerzos para crear una empresa dedicada al producto típicamente cordobés: el maní. Así nació Manisur, cuyos productos conquistaron el mercado internacional hace ya casi 30 años y sigue creciendo.

Con sus instalaciones industriales en Santa Eufemia, provincia de Córdoba, en Manisur producen, agregan valor y exportan maní a todo el mundo.

Con tres décadas de trayectoria en el mercado, sus exportaciones llegan a compradores de todos los países de la Unión Económica Europea, Reino Unido, Rusia, Argelia, China, Japón, Filipinas, Tailandia, Taiwán, Malasia, Rumania, Ucrania, Nueva Zelanda, Noruega, Finlandia y más destinos.

Aunque Manisur es una marca reconocida en el mundo, su impronta sigue siendo local. “Manisur es mucho más que una empresa”, destaca el ingeniero Juan Alcorta, presidente de la firma.

“Tenemos un arraigo muy fuerte. Pertenecemos a una comunidad de aproximadamente 2.400 habitantes. Somos un equipo de trabajo del orden de las 100 personas, 100 familias. Es la empresa local que genera más empleo. Además trabajamos con muchos comercios y prestadores de servicios locales y zonales, que incrementan notablemente esta cifra”, agregó el empresario.

Al tiempo que sostuvo: “Desde hace 30 años alimentamos a personas de todos los continentes y aportamos genuinas divisas al país, a la provincia y, fundamentalmente, a nuestras localidades”.

Manisur ha invertido continuamente para ampliar su capacidad operativa e incorporar la mejor tecnología disponible. Incrementó su capacidad de recepción de materia prima y secado artificial, y automatizó los procesos de selección con la incorporación de selectoras ópticas de tecnología láser e infrarroja, mejorando la seguridad, sustentabilidad y eficiencia de los procesos.

El esfuerzo económico-financiero también se ve reflejado en la producción a campo. La empresa amplía año a año su superficie de siembra con simientes de semilleros argentinos, para asegurar la disponibilidad de materia prima de primera calidad para sus procesos.

Apostando a la excelencia

“Manisur ha reinvertido permanentemente las utilidades generadas en la mejora y ampliación de sus instalaciones y en la adopción de nuevas tecnologías para sus procesos.

La capacitación de los integrantes de la firma, así como su seguridad y salud, son asuntos prioritarios.

Manisur forma parte de la industria manisera argentina, primera exportadora mundial de este producto, que durante el 2020 superó su máximo de ventas.

Además, la firma fue una de las primeras empresas del sector procesador y exportador de maní argentino en implementar y certificar normas de calidad de la más alta exigencia a nivel mundial. También desde sus inicios realizan las tareas de campo guiados por las Buenas Prácticas Agrícolas.

“Seguiremos aprendiendo, porque el cambio en este sector es constante y la mejora continua está integrada a cada una de nuestras actividades”.

Con un horizonte infinito en el mercado mundial

“Desde el origen la meta fue muy clara. Nos unimos en este emprendimiento con el objetivo de sumar nuestras producciones individuales de maní, industrializarlo y exportarlo. Nace con la idea clara de ser una empresa agroindustrial exportadora”.De este modo el ingeniero Juan Alcorta define a Manisur.

El actual presidente de la firma expresó que más allá de los vaivenes propios de la economía del país, derivada de decisiones políticas, esta industria ha logrado mantenerse y consolidarseSobre el futuro, Alcorta sostiene: “Siempre lo hemos visto alentador y es lo que nos ha impulsado a continuar pese a todo. Más allá de las situaciones generales o particulares. Siempre con espíritu superador y creyendo que el mañana va a ser mejor”.

El empresario señaló la nobleza del maní argentino, señalando que su calidad es indiscutible.Finalizando, Alcorta señaló: “En el mundo tenemos un horizonte de oportunidades infinito, aún en un escenario de mayor competitividad y con productos que no nos igualan en calidad, pero nos compiten con precios”.