Villa María |

Expolicía condenado por violencia familiar

Se trata de Mario Vergara, a quien se le impuso la pena de un año y dos meses de prisión. La sentencia se unificó con una anterior, y finalmente, quedó en tres años

El expolicía Mario Wenceslao Vergara (41) fue condenado ayer en la Cámara del Crimen local a un año y dos meses de prisión por accionar violentamente contra su pareja, situación que se repitió más de una vez.

El Tribunal, presidido por Felix Martínez, resolvió unificar la sentencia con otra pena que le habían impuesto en 2019, por lo cual, finalmente, la pena que quedó firme es de tres años de cumplimiento efectivo.

El exfuncionario de la fuerza y actual empleado de una empresa, había sido detenido el 30 de septiembre del año pasado en Villa Nueva.

Durante el debate, desarrollado en el quinto piso de la sede judicial, se mencionaron los hechos que ya pesaban sobre Vergara. Asimismo, salió a la luz que el sujeto había sido condenando en 2019 a dos años de prisión de ejecución condicional, por ser hallado culpable de privación ilegítima de la libertad calificada, desobediencia y resistencia a la autoridad, lesiones leves calificadas y daño calificado.

En esta ocasión, el vocal de la Cámara del Crimen, Felix Martínez, resolvió otorgarle un año y dos meses de cárcel por los delitos de lesiones leves calificadas, amenazas y resistencia a la autoridad, por hechos que tuvieron lugar el 1° de noviembre de 2019 y el 27 de septiembre de 2021.

El juicio fue de trámite abreviado y contó con la presencia del fiscal de Cámara Francisco Marquez. En tanto, la defensa del imputado corrió por cuenta de la asesora letrada del Tercer Turno

Otra condena

También ayer, y por otro hecho de violencia familiar, fue condenado a once meses de prisión Fernando Pablo González, vecino de 47 años que, en diciembre del 2021, había sido detenido por los delitos de lesiones leves calificadas y amenazas, por hechos que se habían repetido tanto el 26 como el 30 de noviembre en perjuicio de su pareja.

Cabe señalar que el condenado, al momento de ser detenido, se desempeñaba laboralmente como paramédico en la Asistencia Pública y en el Servicio 107, y además, estudiaba Enfermería.