Espacio de Marca | Familia | adultos | vida

Promueven el diálogo en las familias durante la cuarentena

Desde la Defensoría de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes consideran que es clave conocer las emociones de grandes y chicos en este contexto de aislamiento

En el marco de la conmemoración del Día de la Familia, desde la Defensoría de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes analizaron las nuevas dinámicas que se han generado en el marco de la cuarentena dentro de los núcleos familiares.

En diálogo con Puntal, la psicóloga Silvina Piscitelli, coordinadora del área de Participación y Promoción de Derechos de la Defensoría, comentó cuáles son las acciones que se han desarrollado en esta línea desde el organismo provincial y aseguró que es fundamental generar espacios de diálogo entre grandes y chicos.

- ¿Cómo se ha continuado el trabajo con los niños y adolescentes en el marco de la cuarentena?

- A nosotros, como institución, nos interesa la vida en general de niñas, niños y adolescentes, que no se vulneren sus derechos y desde ese lugar la familia es el lugar clave para poder gestionar un mejor entorno, saludable para su desarrollo. Nosotros contamos con espacios de escucha para adultos, donde hay teléfonos del área de asistencia y orientación para los adultos, para que no sean solamente los padres, sino también docentes y vecinos que detectan derechos vulnerados, y también contamos con programas de escucha al docente, como el programa “Va con vos”, en el que los adolescentes pueden acercarse y hacer preguntas. Ahora es todo online, por teléfono o con las redes.

Piscitelli señaló que también hay una app de la Defensoría, es decir, son muchos los espacios por los que se puede contactar al organismo, tanto adultos como adolescentes. “Las acciones que hemos venido haciendo son muchas y las dividimos de este modo, con charlas destinadas a adultos, videos con recomendaciones en las redes, vivos en Instagram con profesionales idóneos”, precisó la coordinadora e indicó que para los adolescentes se realizan foros todos los martes por la tarde, a través de la plataforma Zoom, mientras que continúan las clases de coro también por videollamadas. “Hemos querido preservar nuestros espacios y debimos adaptarnos, por lo que las redes nos permitieron hacerlo”, explicó Piscitelli.

- ¿Qué alternativas se propusieron para el desarrollo de los vínculos entre los integrantes de las familias?

- Hemos pensado en habilitar espacios de comunicación con nuestros hijos, pero quienes debemos generarlos somos los adultos, acercarnos a ellos, conversar sobre las emociones que están sintiendo, tanto grandes como chicos. A veces los adultos pensamos que no debemos mostrarnos vulnerables, pero hablar de las emociones no es ser vulnerables, sino que nos pone a la par de las niñas, niños y adolescentes. Hablar de los miedos, angustias, tristezas, las cosas que extrañan. También pensamos en brindar una información, adaptada a ellos, sobre las cosas que estamos viviendo.

- ¿Esta apertura a los espacios de diálogo se propone realizarla a partir de algún juego?

- Esto depende de la edad de los chicos. Probablemente si son más chicos es bueno hacerlo con juegos, además, no hay que obligarlos a tener una conversación. Cada uno conoce a sus hijos y tiene que pensar formas para llegar a ellos y cuáles son sus temas de interés para poder conversarlos. No está mal que dentro de la familia se establezca una nueva rutina con momentos para conversar y saber cómo están, que pueden ser en el almuerzo o la cena. Pasa que los adolescentes buscan espacios de soledad y se aíslan con rutinas en las que buscan intimidad por la noche y de día duermen.

- Muchos coinciden en la importancia de mantener rutinas de acción similares a las que se realizaban antes de la cuarentena, ¿es algo que ustedes recomiendan?

- Consideramos que es sumamente importante organizar la vida cotidiana porque organiza la vida psíquica, por lo que se deben mantener hábitos de higiene, descanso y alimentación, de la escolaridad y la recreación. También se debe tener en cuenta que tenemos un contexto distinto y hay que tener en cuenta las exigencias, entender que la vida emocional está distinta y todo se debe adaptar a la nueva realidad. Hay que ver que en un comienzo estábamos desorientados y de a poco vamos encontrando un proceso diferente. Lo que forma parte de una vida saludable, aunque hay una sobrecarga de tareas con las que los adultos nos sentimos desbordados, es que se suman muchas tareas domésticas, se acompaña a los niños en sus clases, y además todo el acompañamiento terapéutico o la actividad física que realizaban, hay una sobrecarga en la que debemos considerar que debe haber espacios individuales, tanto para niños como adultos.

La especialista destacó que “no se trata de mantener una agenda muy ocupada para todos los miembros de la familia, sino que todos necesitamos momentos de paz y tranquilidad para procesar lo que estamos viviendo y también de aburrimiento, que es cuando surge la creatividad”, resaltó la coordinadora del área de Participación y Promoción de Derechos.

- ¿Ya se asesora a las familias sobre cómo será el regreso a la actividad luego de la cuarentena?

- Todo lo que teníamos pensado debimos adaptarlo por el cambio de escenario. Tenemos mucha incertidumbre pero debemos buscar un equilibrio para transmitirlo a los chicos. Si bien nos vamos ajustando a los procesos, de a poco se van habilitando nuevos espacios y lo mismo ocurrirá en las vidas de las familias. Muchos padres regresarán a la vida laboral, por ejemplo, aunque por el momento no ocurrirá lo mismo con la escolaridad. Los adultos iremos a trabajar, seguro que con otros tiempos, pero los chicos se mantendrán estudiando en la casa y deberemos garantizar que sigan cuidados y reciban la atención para su vida emocional. Es muy importante para nosotros este proceso, para optimizar y aprovechar lo que vivimos con nuestras familias. Aunque hay casos en los que había situaciones de violencia, en los que seguramente se ha recrudecido, también es cierto que en muchas otras familias ha permitido un reencuentro de padres e hijos.

En este sentido, Piscitelli planteó que la invitación es “revisar y construir nuevas prácticas en la dinámica familiar y que las puedan preservar habiendo pasado la cuarentena; cada grupo es distinto y encontrará cómo adaptarse de acuerdo a sus características y el tipo de necesidades que tenga”, dijo y concluyó: “Observamos que muchas familias se encuentran vulneradas en lo económico, tienen menos ingresos, al igual que están aquellas familias monoparentales en las que el impacto de llevar adelante la dinámica familiar resulta muy pesado por recaer todo en la misma persona”.

las más leídas