Deportes | figuras | pasaje | temperaturas

Leonel Strumia se consagró campeón de la Liga de Letonia

Completó un año perfecto al obtener con el Rigas FS la Copa y el campeonato letón

El volante central villanovense Leonel Strumia se dio el gusto de ganar la doble corona en el fútbol letón.

Con el Rigas Futbols Skolas obtuvo la Liga de Letonia al imponerse en el último capítulo de la Virsliga por 2-0 al BFC Daugavpils con goles de Andrej Ilic (8’) y Tomás Simkovic (44’).

De esta manera, Rigas FS logró la Copa Letonia al superar en la final a Liepaja por 1-0 hace 15 días y ahora la Liga de Letonia, que le otorgó el pasaje para disputar la Pre-Champions League.

Rigas SF consiguió 66 puntos en 28 partidos, producto de 20 triunfos, 6 empates y 2 derrotas, en los que convirtió 65 goles y sufrió 22.

Terminó 4 puntos sobre el subcampeón Valmiera FC (62 unidades), que empató 0-0 en la última fecha ante Riga (el clásico rival de Rigas FS, que cedió el tercer puesto en manos de Liepaja, el primer club de Leo Strumia en Letonia).

Presente perfecto

Strumia confesó: “Es el mejor año de mi vida. El nacimiento de mi hijo Liam, la posibilidad de compartir con mi mujer María Luz y mi padre (Eduardo) y lograr las dos copas como se propuso el equipo para poder jugar la Pre-Champions League es todo lo que podía pedir en un año tan complicado por la pandemia”.

El volante, de 29 años recién cumplidos, hace 7 años partió rumbo a Letonia, donde se consagró como futbolista profesional, obteniendo 5 ligas y 2 copas.

Transformado en jugador símbolo y subcapitán del Rigas FS, el villanovense es un titular indiscutido del equipo (sólo faltó a 2 partidos por suspensión en toda la temporada, en la que Rigas FS jugó 40 cotejos) y una de la grandes figuras del futbol de Letonia.

“El esfuerzo para adaptarme, en especial el primer año, en un país que me trata de la mejor manera, pero que tiene costumbres e idiosincrasia tan diferentes a las nuestras, un idioma tan complicado que aún me cuesta entender cuando hablan rápido y un clima tan frío en invierno, con temperaturas de entre 10 y 20 grados bajo cero, no fue fácil. Por suerte, mi mujer se sumó en el segundo año, me ayudó mucho con la comida y hoy nos acostumbramos. El arribo de Liam y estas dos copas cierran un año perfecto”, sostuvo Strumia.