Villa María | figuritas | Buenos Aires | Copa del Mundo

"La pasión por el coleccionismo la llevo conmigo desde muy chico"

Sergio Olivero tiene 50 años y es uno de los coleccionistas de álbumes más importantes que tiene Córdoba. A pocos meses de un nuevo Mundial de fútbol, las figuritas aparecen en escena. Una historia que no sabe de edades

En la cuenta regresiva. En pocos días sale el nuevo álbum del Mundial de Qatar. Así lo anunció la empresa italiana Panini, quien tiene la licencia oficial de la Fifa desde 1970 en lo que respecta al campeonato más importante del mundo.

La “demora” en el lanzamiento se debe a que el certamen se va a realizar en noviembre y no en junio, como históricamente se concretó.

La espera genera ansiedad y sobre todo entusiasmo. Los recreos, el kiosco del colegio, las plazas y recorrer calles y barrios para buscar la figurita difícil está al caer. Porque, más allá del avance de la tecnología, hay cuestiones que no han perdido terreno y los álbumes mundialistas son un fiel reflejo de ello.

Una pasión de chicos y cada vez más grandes; sí, los que peinan alguna cana son los primeros que compran.

El villamariense Sergio Olivero tiene 50 años, es corredor inmobiliario y productor asesor de seguros, además está a cargo del área de sistemas en una empresa láctea de la ciudad. Tiene 5 hijos (4 varones y 1 nena) con quienes también comparte la pasión.

Comenzó con la colección de estampillas a los 12 años, pero hace más de 20 y por casualidad se inició con los álbumes. “La pasión por el coleccionismo la llevo arraigada conmigo desde muy chico; comencé juntando estampillas, pero por las ‘figus’ nace mucho tiempo después y casi por casualidad. Un día mi padre me comenta que estaba a punto de tirar una vieja valija de cuero y me pide que pasara a ver si algo me servía. Al abrirla, me encontré con mis álbumes de figuritas de la infancia; entre ellos, los más preciados: ‘Argentina Campeón 1978’ y ‘Super Fútbol’ de 1979”, comentó emocionado a modo presentación.

Además, agregó: “Esa situación me trajo tanta nostalgia que hasta el día de hoy sigo tratando de completarlos”.

-¿Cómo es el acompañamiento de la familia ante este hobby?

-Me conocen y me bancan, saben que nunca voy a dejar que les falte nada y que ninguno de mis hobbies van a estar por encima de ellos.

-¿Qué guardás en tu colección?

-A esos primeros álbumes les fui agregando los de mis hijos, otros que recibí de regalo de mis amigos y muchos otros que fui comprando por distintos lados.

“Llevo conmigo siempre mi mancolista (lista de faltantes en cada álbum) y en mis tiempos libres busco por Mercado libre y otras páginas. También cuando viajo a Buenos Aires suelo ir los domingos a Parque Rivadavia, donde se concentran la mayoría de los comerciantes y coleccionistas de figuritas”.

-¿Qué significado tiene el coleccionismo en tu vida?

-Es mi cable a tierra, me gusta la búsqueda de los faltantes y al encontrarlos hago todo lo posible por conseguirlos, eso me genera mucha satisfacción y me motiva a seguir en ese camino. Además de las figuritas, sigo coleccionando estampillas, billetes, monedas, medallas, revistas Lupin, radios, tocadiscos, máquinas de escribir y de sumar.

“Lo llamativo fue justamente cómo comencé, recuperar esos álbumes después de tanto tiempo y saber que estuvieron a punto de ser tirados a la basura me pone feliz”.

-¿Alguno de tus hijos te sigue en esta pasión del coleccionismo?

- Con el más chico de los varones (Agustín) estamos a la espera de la salida del nuevo álbum Panini de Qatar 2022.

-¿Qué diferencia encontrás con los álbumes que salían cuando eras chico con los de la actualidad?

-Los antiguos eran distintos. Antes era muy común que cada álbum tuviera una o más “figuritas difíciles”. Hoy en día es una ventaja que no existan figuritas difíciles, por lo menos así lo expresa el propio Panini.

“En la provincia no conozco muchos que compartan esta pasión. En el mercado de las pulgas en Córdoba capital se consiguen cosas y también formo parte de grupos de WhatsApp con gente de Río Cuarto y la región.

-¿Tenés figuritas para canjear o vender por alguna que te falte o vas directo a comprar?

-Sí, por supuesto, siempre hay repetidas, por lo general las entrego a comerciantes en canje o como parte de pago de alguna que me falta.

-¿Por qué creés que más allá del avance de la tecnología la pasión por la colección de figuritas no pasa de moda?

-Es un fenómeno difícil de explicar, algo quizás tenga que ver con la magia del fútbol, pero en especial con la magia que genera una copa del mundo. Sin duda hace ya algunos años son más los adultos que se animan a volver a coleccionar, particularmente las colecciones de fútbol y, si lo hacen acompañados por sus hijos, se disfruta el doble.

-¿Venderías algún álbum de tu colección?

- No, y tampoco estaría dispuesto a vender nada de lo que tengo. Para mí, no tienen precio.

El sentimiento es inoxidable y pasa de generación en generación. Sergio, un ejemplo de ello.

Albumes 1.jpg