Espectáculos Fito Páez | basura | Fena Della Maggiora

La increíble anécdota de Fito Páez y los recolectores de basura

Fena Della Maggiora visitó a Jey Mammon y contó esta increíble historia. ¡Mirá!

No cualquiera puede presumir de haber pasado noches enteras tocando codo a codo con el gran Charly García o de compartir hogar con Fito Páez. Pero Fena Della Maggiora puede hacer eso y mucho más. Ícono tanto de la música como del humor, el ex Raportero de VideoMatch no dejó arte sin probar y, de esa manera, llenó su inventario de un sinfín de anécdotas imperdibles, informa Pablo Layus en su portal.

Aquí una de ellas:

Jey Mammón se sorprendió ante la insólita anécdota de Fito Páez y Della Maggiora- Minuto Argentina

Sentado en el sillón de Los Mammones, no solo repasó su extensa carrera sino que también aprovechó para compartir una serie de historias inolvidables. Recordó el día que decidió irse de los Raporteros a pesar de superar los 40 puntos de rating cada vez que aparecía en pantalla y compartió la vez que se perdió un show de Barney (sí, el dinosaurio violeta) porque el responsable de controlar el muñeco estaba tan borracho que no podía ni pararse.

Sin embargo, hubo un relato que se robó toda la atención por lo peculiar del combo: una noche con Fito Páez, cervezas y un grupo de recolectores de basura.

image.png

El programa de Jey Mammon está divido por una serie de secciones y, una de ellas, consiste en invitar a algún conocido del invitado para que revele detalles vergonzosos o le envíe un saludo a quien ocupa el sillón. En la edición del miércoles, quien apareció sin ser esperado fue nada más y nada menos que el mismo Fito Páez.

“Contale a la audiencia”, instó el autor de “11 y 6” a su colega. Al parecer, Fena se encontraba disfrutando de una linda noche en su casa -la que, cabe aclarar, compartía con Fito- cuando comenzó a escuchar gritos que venían de la calle.

Más intrigado que asustado, el joven artista se asomó por el balcón para ver cuál era el origen de tanto alboroto solo para encontrarse a su amigo bajando muy feliz de un camión de recolección de basura. Aparentemente, el rosarino (algo pasado de copas) había aceptado de buena manera el ofrecimiento de los jóvenes de alcanzarlo a la casa.. Como se ve que vivir con Páez había acostumbrado a Fena a los sucesos fuera de lo común, la reacción del cómico fue más que simple: los invitó a subir.

Una vez arriba, su compañero de cuarto le pidió que fuera a comprar unas cervezas y la noche se convirtió en una especie de show exclusivo para los trabajadores. A las cuatro de la mañana, con el repertorio de canciones de Fito y de Sui Géneris, los muchachos del camión emprendieron la partida.

Lo que se lee ahora