Deportes | fútbol | Covid-19 | partido

"No fue el más difícil"

Comba indicó: "Tuve Covid-19 y la pasé muy mal. Pero peor me sentí al perder finales"

Leo Comba habla desde su experiencia por haber padecido Covid-19. “Estuve complicado, 10 días con fiebre y 8 días internado con oxígeno. La pasé mal. Me recuperé porque siempre viví sano, me cuidé e hice mucho deporte, pero tuve 25 días encerrado o aislado, y aunque tengo 8 kilos menos, hoy gracias a Dios lo puedo contar”.

Dijo: “Saturaba 89 y tenés que saturar 96. Tuve 10 días con más de 38 grados, y me llevaron a internar al décimo día cuando llegué a 39,7°. La medicación no hacía efecto, y no podía más. Me llevaron, me internaron con oxígeno en Arroyo Cabral, donde me atendieron impresionantemente bien. Mejor imposible. Me llevaban a Villa María con la cápsula a realizar estudios al Hospital, y mi tratamiento fue acompañado por servicio individual las 24 horas. No me faltó nada. Espectacular la atención en Arroyo Cabral, y aunque hay cosas que necesariamente tenés que ir a Villa María, la atención fue magnífica y personalizada. Nunca me sentí solo”.

Remarcó: “Mi contacto estrecho también fue internado, y yo estaba peor que él, pero me recuperé más rápido. Siempre me cuidé para no contagiarme, en la fábrica donde trabajo todo el protocolo se cumplió, pero me tocó”.

Aclaró: “Estuve con mi hija, y no la contagié. Mi señora tiene farmacia en Luca, y estaba con mi hija mayor, pero a mis 3 contactos estrechos en la fábrica, tampoco los contagié. Hoy estoy feliz de haber vuelto a trabajar. Hacía del 27 de septiembre que no iba. Estaba débil, porque perdí 8 kilos, pero el nerviosismo también afecta. No tuve miedo, pero desde el primer día supe que era Covid-19 y se lo dije a la doctora ”.

Señaló: “Tuve muchas gripes fuertes en mis 50 años de vida, pero esto es diferente a todo. Perdí olfato y gusto, pero tuve dolor de cabeza, fiebre, diarrea, vómitos y muchos dolores musculares. Me afectó a los pulmones y tuve respiración corta, hasta morado estaba mi semblante. Diferente a todo”.

“Peor es perder finales”

Comba no “bromeó” con el tema. Siente así al fútbol: “Sé que pude morir, y sólo yo sé lo que padecí. Pero peor me sentí cuando perdí finales en el fútbol, y lo digo con todo respeto, porque es una enfermedad muy jodida el Covid-19”.

Recordó: “Me duele aún cada jugada de las finales perdidas, y las sueño y las recuerdo. Me duele”.

Explicó: “Tuve mucha suerte en el fútbol y me tocó ganar títulos, pero las finales perdidas duelen”.

Destacó: “Como jugador no disfruté tanto como DT, porque yo como jugador fui regular, y fui campeón por los demás jugadores de ese plantel, no por mí. Fui parte de ese grupo y festejé mucho cada campeonato de esa camada impresionante de jugadores, que me querían y me enseñaron mucho”.

Manifestó: “Ser un jugador regular me obligaba a esforzarme al máximo para poder jugar, pero no era relevante mi rol. Lo que más valoro es la gente que conocí por el fútbol. Eso es extraordinario”.

Indicó: “No soy Messi, pero me conoce gente que yo no conozco gracias al fútbol. Mi compromiso y responsabilidad en el fútbol es máximo. Por eso me querían mis compañeros en Colón, porque no falté nunca a practicar. Y lo mismo me pasa como DT”.

Estimó: “Debuté a los 15 años contra Yrigoyen y ganamos 3-1 en Plaza Ocampo. Juan Carlos Giacri me hizo debutar en enero del ‘85”.

Explicó: “Como DT les dije a los dirigentes que aún me faltaba un año en 2008 para completar mi proceso como DT de inferiores. En 2009 me lo propusieron y llegué a 5 finales consecutivas como DT”.

Señaló: “Una vez les dije a mis dirigidos que no era un partido fácil. Jugábamos contra el último. Si le hacemos 5 es porque creímos que el partido era complicado. Ganamos 4-0. Me fui feliz. Como DT no es fácil, salvo cuando ganás 3-0 y faltan 2’. Nunca regalo nada”.

Remarcó: “En mi equipo juega el que me mejor está. Una vez saqué a un jugador, y me insultó. Lo puse en el banco de suplentes al siguiente partido. Me enseñó Mario Requena que hice bien en sacarlo, pero mal al llevarlo al banco, porque el banco de suplentes debe ser un lugar para privilegiados, no para castigados”.

Lo que se lee ahora