Deportes | fútbol | ligas | jugar

"Preparar a la persona"

Marqués sostuvo que "queda 1 sobre 999 de los pibes que prueban en el fútbol profesional"

Miguel Marqués se refirió al fútbol femenino con sumo respeto y claridad. “En categorías infantiles, la Liga de Baby Fútbol no terminó de definir las edades y las formas. La valoración puede ser que serán edades similares a la del fútbol masculino, quizás con un par de cupos abiertos para niñas más grandes para conformar todos los equipos”.

Señaló que “no son muchos los equipos que terminar de conformar sus equipos, ni muchas las niñas partícipes”.

Remarcó: “Iremos sumando y charlaremos en la Liga para terminar de darle forma. Hoy tenemos chicas menores de 14 años entrenando en Alumni”.

Destacó que “los mayores cambios que se requieren en el fútbol de la ciudad en materia de infraestructura es para dotar de comodidad a la mujer”.

“Lo vienen haciendo en sus barrios”

Marqués no anduvo con vueltas con respecto al regreso al fútbol de los chicos y lanzó que “los chicos lo vienen haciendo de manera informal en sus barrios o en cumpleaños o en juntadas”.

Recordó que “institucionalmente no correspondía hacerlo sin el aval del COE Regional, ni de las autoridades sanitarias. Ojalá pueda liberarse y tenga buenos resultados el regreso del fútbol 5 y fútbol 7 que se inició esta semana”.

Explicó: “Por el formalismo de haber tenido preparado el regreso y las clases de esta manera, no nos alejaremos del respeto por el protocolo del freestyle durante las dos primeras semanas”.

Manifestó: “La semana próxima reevaluaremos, porque todos están ávidos de desarrollar los contenidos propios del deporte que practican, en este caso el fútbol”.

“Celebro un acercamiento de Ligas”

Con relación a trabajar con las dos Ligas de fútbol como ocurrió en la pasada temporada, el coordinador de fútbol de Alumni destacó que “debieran surgir un par de ideas corporativas entre las Ligas de Baby y la Mayor”.

Explicó su punto de vista al manifestar que “sería una oportunidad única para Villa María contar con un programa que contenga de manera equilibrada el paso formativo del chico de las categorías infantiles a inferiores”.

Destacó que “hay ligas que tienen más claro el respeto por la geografía de la cancha, por sus medidas, y las dimensiones del balón”.

Recordó: “Un chico 2009 0 2010 no puede jugar con un balón idéntico al de Primera división. El mismo impacto del balón es distinto. Hay cosas a corregir y celebró que Villa María tiene gente dispuesta a innovar y mejorar”.

Indicó que “sería ideal pasar de un fútbol 7 a un fútbol 9, en vez de fútbol 11 como está ocurriendo”.

También aclaró: “En cancha de baby en vez de 40 x 50 poder jugar en espacios más reducidos para formar en edad de escuelita, y no descartar hacer 2 contra 2, 3 contra 3 y 4 contra 4, en vez de 7 contra 7. Mientras más posibilidad tenga el pibe de tocar el balón, más lo mejorará. Habría que darle forma, pero celebro que haya un acercamiento entre ambas Ligas”.

Reseñó: “Antes no había posibilidades de emigrar, y las fronteras del fútbol se reducían. No había tanta difusión y muy buenos futbolistas no pudieron jugar en el fútbol profesional. Ahora nos hemos pasado para el otro lado”.

Apuntó: “Hay demasiados chicos viajando a Córdoba, Rosario o a otras ciudades siendo muy chicos. Ocasiona un desgaste familiar y para el mismo pibe que es enorme. Hay clubes de Córdoba que tienen 60 jugadores por categoría y van de todos lados. Se va depurando año tras año, por un filtro que no da lugar a todos”.

Precisó: “Me preocupan los que no quedan. La experiencia es buena, pero hay que jugar con equilibrio, y ver si está bien o mal. Preocuparse por su carrera futbolística a la par de su carrera educativa, por su carrera como persona. El fútbol suele ser ingrato y el pibe debe regresar a su ciudad de origen habiendo vivido una experiencia grata y no con una frustración”.