Villa María | Gas | garrafa-social | Inflación

El almacenero que desafía la inflación: vende garrafas 100 pesos más baratas

Hugo Omar Gilli atiende una despensa desde hace 28 años entre calles Colombia y Thomas Edison. “La gente busca lo más barato”, manifestó. Ante el anuncio que hizo Energía, todavía existen vendedores que van “en contra” del sistema

Una despensa de barrio Roque Sáenz Peña, ubicada entre calles Colombia y Thomas Edison, comercializa aproximadamente 20 garrafas por día. 

Con térmicas que superan los 40 grados parecería “poco lógico” hablar del gas, pero vale la pena hacerlo luego del anuncio que hizo la Secretaría de Gobierno de Energía, donde se establece una suba del 24 por ciento en el precio de las garrafas sociales.

El comercio en cuestión es atendido por Hugo Omar Gilli desde hace 28 años, y parecería que va “en contra del sistema”. Con el aumento en la tarifa, la garrafa social de 10 kilos, costaría 267,70 pesos para el público, mientras que el comercio de barrio Sáenz Peña vende el gas a 240 pesos.

Un producto básico

“Es súper necesario, porque sin gas la gente no hace nada”, expresó Gilli sobre la importancia que tiene el gas envasado para la gente. 

El comerciante manifestó que muchas personas “de tener gas natural se volcó a utilizar estas garrafas” debido al precio del producto.

Además de dicha preferencia en cuanto al costo de un tipo de gas y el otro, el hombre destacó la diferencia existente en el precio entre los demás puntos de venta, y el suyo.

“Yo ahora tengo la garrafa a 240 pesos, y acá a una cuadra lo venden a 390. En otro lugar acá cerca lo venden a 350. Yo lo comercializo 100 pesos más barato que el resto”, puntualizó.

“De todos los barrios”

Gilli, en el día de su cumpleaños N° 68, dialogó con este matutino y le contó que “se acerca gente de todos los barrios” de la ciudad a comprar garrafas, incluso de otras localidades.

“Vienen de James Craik, de Pampayasta y de Arroyo Cabral. También vienen comisionistas que se van con dos garrafas en el baúl. Han venido hasta de Inriville”, indicó.

El vendedor reflejó que los habitantes de pueblos vecinos aprovechan los viajes a la ciudad por trámites, o por turnos en el Hospital y “se llevan las garrafas”.

Por otro lado, no vaciló tras la consulta sobre el beneficio que le representa a la gente el precio de su producto.“La gente busca el lugar más barato y no quiere que los estafen”, dijo. 

“Los comerciantes venden por porcentaje. Yo le gano cuarenta pesos a cada garrafa y vendo en gran cantidad mientras que otros le ganan a cada garrafa 140 pesos ó 120”, apuntó.

Durante la entrevista, se acercó Javier, un vecino de barrio La Calera. En referencia al tiempo que le dura la garrafa, el muchacho expresó: “La utilizo por 20 ó 25 días, dependiendo del uso. Ahora que hace calor dura más porque no se cocina tanto”.

El vendedor del mes

“Soy el que más vende en Villa María desde hace años. Acá el garrafero viene todos los días y a veces lo llamo hasta los domingos. En ocasiones no me alcanza el stock aunque tengo más garrafas adentro”, comentó Gilli.

“Llegue a vender 56 garrafas en un día, y otras tantas veces, 50. Lo normal es vender 15, 20 ó 25 por día. A veces a lo mejor se venden 30, y al otro día salen 10”, añadió.

Medio siglo trabajando el gas

El comerciante contó que se inició en actividades relacionadas al gas hace 50 años. “Comencé a los 18 años, y hoy cumplo 68. Empecé trabajando en Villa María Gas. Después tuvimos un almacén en calle Maipú, y yo distribuía las garrafas en bicicleta”, relató.

Desde hace 28 años, Gilli posee su despensa en barrio Sáenz Peña y según los garraferos que le proveen la mercadería, “es quien vende más garrafas en Villa María”.

Sobre la época invernal, el comerciante sostuvo que es la estación en la cual la gente adquiere más garrafas. “En invierno la venta aumenta. Llamo al garrafero a la mañana, tarde y a veces a la tardecita para que me abastezca”, cerró. 



Maximiliano Gilla.  Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas