giordano | Presupuesto | millones

El inmobiliario rural subirá el 40%, mientras el urbano no superará el 20

El gobierno provincial presentó ayer el proyecto de presupuesto para el año próximo. Contempla un aumento del gasto social y también de la inversión en obras. El rojo de la Caja de Jubilaciones rozará los 24.000 millones

La Provincia aplicará el año próximo un incremento promedio del 40 por ciento en el Inmobiliario Rural, a la vez que anunció que la suba sería más acotada -en el orden del 20 por ciento- en el Inmobiliario Urbano.

Las cifras surgen del proyecto de presupuesto que el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, presentó ayer en la Legislatura. La mayoría de los legisladores asistió a la explicación del presupuesto de manera virtual.

El ministro explicó que, por la crisis económica, el impuesto inmobiliario mantendrá las valuaciones de 2020 y las exenciones que actualmente rigen para sectores vulnerables y que alcanzan al 9 por ciento de los propietarios.

La decisión de sostener las valuaciones no implica que no haya actualización de los valores sino que se usará como referencia los aumentos de salarios y precios. Giordano estimó que, sobre la base de esos cálculos, se estima para los inmuebles edificados un incremento promedio del 20 por ciento, con un tope del 25 por ciento.

En el caso particular de los terrenos baldíos, el alza promedio para el año próximo será del 30 por ciento, con topes que van del 33 al 39 por ciento, según la valuación. En ese punto, Giordano indicó que un tercio de la recaudación se destinará al Fondo de Infraestructura de Redes de Gas para Municipios y Comunas.

Sobre el inmobiliario rural, el gobierno anunció que la suba promedio será del 40 por ciento, con topes que oscilan entre el 39 y el 49 por ciento, de acuerdo a la valuación.

Con respecto al impuesto automotor, las valuaciones subirán el 55 por ciento. Eso implica que el aumento promedio será del 28 por ciento, con topes entre el 25 y el 40 por ciento, según la valuación del vehículo.

Según manifestó Giordano, los parámetros esperados para el año próximo se tomaron del presupuesto nacional, como por ejemplo una inflación del 32% y un crecimiento del PBI del 5,5 por ciento.

En cuanto al gasto social, fundamental durante la pandemia y que lo seguirá siendo durante el año próximo, el cálculo de ingresos y egresos contempla una suba pero, a la vez, Giordano destacó que también se apuesta a recuperar la estabilidad de las variables macro: prevé una recuperación del ahorro corriente disponible y crecimiento de la inversión.

El gasto público previsto en materia social asciende a 32.747 millones de pesos, que representa un aumento del 30 por ciento respecto de 2020. Además, la inversión estipulada para 2021 alcanza los 67.276 millones de pesos, que implica un incremento del 91 por ciento sobre lo presupuestado en el 2020.

Un aspecto siempre central para el presupuesto provincial es el déficit de la Caja de Jubilaciones. Por un lado, se contemplan ingresos por 81.812 millones de pesos y gastos por 105.786, lo que implica un déficit que rondará los 23.974 millones de pesos.

Giordano también manifestó que se seguirá con el proceso de simplificación tributaria y destacó que se efectuó una revisión al código vigente para incorporar la digitalización y los criterios que fija la Ley de Simplificación y Modernización Administrativa.

La reforma apunta a simplificar la información para los contribuyentes para que puedan cumplir más fácilmente sus obligaciones.