Villa María | gripe | casos | Villa María

Crece la demanda médica por la gripe estacional en la ciudad

El aumento fue reportado por los profesionales de la salud, en consonancia con el incremento nacional del 225% en sólo tres semanas. Apuntan a reforzar las medidas de prevención como el lavado de manos, utilización de barbijo e identificar los síntomas a tiempo. También insisten con la aplicación de la vacuna en personas de riesgo

La circulación del virus de la gripe estacional ha experimentado un preocupante incremento en Argentina. Los casos reportados oficialmente crecieron un asombroso 225% entre la segunda y la última semana del mes de mayo.

Según el boletín epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación, los casos confirmados de personas con gripe aumentaron desde los 384 en la semana del 12 de mayo a 1.248 en la última semana del mes pasado.

Este incremento significativo ha tenido un impacto notable en diversas localidades del país, particularmente Villa María no está exenta de la demanda de atención médica que ha aumentado considerablemente con el inicio de las bajas temperaturas que trajo el otoño y se intensifican con el comienzo del invierno. Los centros de salud están experimentando una presión adicional debido al número elevado de pacientes que requieren asistencia por cuadros gripales.

El virus de la gripe generalmente provoca síntomas leves. Sin embargo, ciertos grupos poblacionales, como las personas mayores, los inmunocomprometidos, las personas gestantes, quienes tienen enfermedades crónicas o consumen tabaco, son más susceptibles a desarrollar complicaciones graves. La preocupación entre los profesionales de la salud en Villa María y en todo el país es que este aumento en los casos de gripe estacional pueda desencadenar en una mayor incidencia de cuadros severos y hospitalizaciones.

En diálogo con Puntal, la Dra. Natalia Arija médica MP: 30.675, quien se desempeña como médica clínica en los consultorios de Clínica médica de la Clínica Roentgen y es docente universitaria en la carrera de medicina de la UNVM confirmó el incremento de infecciones respiratorias agudas, dentro del grupo de aquellas que provocan la gripe y hay una mayor circulación viral.

“La gente ha quedado sensible con la pandemia, el dengue y no ha habido descanso. Las consultas han aumentado y a veces no es gripe, sino que, son cuadros respiratorios contagiosos y provocados por otros virus que también están circulando” explicó.

“Hoy circula principalmente la gripe A estacional H3N2 (influenza) en la Argentina que provoca cuadros clínicos con síntomas como tos intensa y persistente y varios días de fiebre”, detalló la profesional de la salud y no descartó la circulación del SARS-CoV-2 o coronavirus.

Arija remarcó que los síntomas de la gripe generalmente comienzan unos dos días después de la infección por una persona portadora del virus y los síntomas son la aparición súbita de fiebre, tos (generalmente seca), dolor de cabeza, dolores musculares y articulares, malestar general intenso, dolor de garganta y secreción nasal.

“La tos puede ser intensa y durar dos o más semanas. En la mayoría de los casos, la fiebre y los demás síntomas desaparecen en una semana sin necesidad de atención médica”, puntualizó.

No obstante, agregó: “En personas con alto riesgo, la gripe puede ser una enfermedad grave e incluso letal. La gripe puede empeorar los síntomas de otras enfermedades crónicas y, en casos graves, provocar neumonía y sepsis, es por eso que deberían solicitar atención médica”.

Prevención para evitar transmisión

La gripe estacional tiene fácil propagación y se transmite rápidamente en entornos como las escuelas y las residencias de ancianos. Al toser o estornudar, las personas infectadas dispersan en el aire micro gotitas infecciosas (con virus) y pueden infectar así a las personas en estrecha proximidad. El virus también puede transmitirse por las manos contaminadas. “Para prevenir la transmisión hay que lavarse las manos frecuentemente y cubrirse la boca y la nariz al toser”, informó la médica.

Hizo principal hincapié en la vacunación como la mejor manera de prevenir la gripe. “Hay vacunas seguras y eficaces que se utilizan desde hace más de 60 años. La inmunidad de origen vacunal desaparece con el tiempo, por lo que se recomienda la vacunación anual”, dictó.

“La vacuna puede ser menos eficaz en las personas mayores, pero hará que la enfermedad sea menos grave y reducirá la posibilidad de complicaciones y muerte, la vacunación es especialmente importante en personas con alto riesgo de complicaciones y en las personas que las atienden”, agregó.

Arija recomendó que la vacunación anual es para: personas gestantes, niños de seis meses a cinco años, personas de 65 años o más, personas con afecciones médicas crónicas y trabajadores de salud.

Evocando lo vivido en pandemia por el virus de Covid-19, otras formas de prevenir la gripe son lavarse y secarse las manos frecuentemente, cubrirse nariz y boca al toser o estornudar, deshacerse correctamente de los pañuelos desechables utilizados, quedarse en casa si tiene malestar, evitar el contacto directo con personas enfermas, evitar tocarse los ojos, nariz y boca.

“Si bien esta estipulado que estacionalmente tengamos esta epidemia, para tratar de que la circulación viral vaya decreciendo, es importante utilizar cubrebocas si estoy enferma y así no seguir propagando la enfermedad e identificar los síntomas. En la mayoría de los casos los síntomas son autolimitados”, cerró y reiteró la profesional médica.

Con el invierno recién comenzando, se espera que el sistema de salud público y privado continúe enfrentando desafíos significativos.