Internacionales | Guerra | Rusia | Ucrania

Embargo petrolero de la UE a Rusia, con excepciones

Estados Unidos elogió ayer la decisión de la Unión Europea (UE) de reducir las importaciones de petróleo de Rusia, la medida más dura del bloque por la invasión a Ucrania, y pidió esfuerzos a largo plazo para reducir aún más la dependencia de Moscú.

La UE, que hasta ahora no había dejado de importar petróleo desde Rusia tras la invasión a Ucrania, acordó reducir las importaciones aproximadamente en 90% durante los próximos seis meses, aunque eximió a Hungría, una medida considerada impensable hace solo unos meses.

"Aplaudimos los pasos de nuestros aliados y socios europeos para reducir su dependencia del petróleo y el gas natural rusos", dijo el vocero del Departamento de Estado, Ned Price, y destacó un "amplio apoyo" entre los aliados de Estados Unidos para "cortar la fuerza de la maquinaria de guerra rusa, y ese es el mercado energético".

El bloque de 27 países depende de Rusia para 25% de su petróleo y 40% de su gas natural y los países europeos que dependen aun más de Moscú se mostraron especialmente reacios a actuar.

La prohibición de la UE se aplica a todo el petróleo ruso entregado por mar, pero Hungría -que no tiene salida al mar- contiene una exención temporal para el petróleo entregado por el oleoducto ruso Druzhba a ciertos países sin litoral de Europa Central.

Sin embargo, al igual que las rondas anteriores de sanciones, es poco probable que la prohibición del petróleo convenza al Kremlin de poner fin a la guerra.

En Ucrania, fuerzas rusas que entraron a Severodonetsk ya controlan "la mayor parte" de esta ciudad clave en el este, que Rusia busca capturar y en la que fue bombardeada un tanque de ácido nítrico en una planta química.

"Por desgracia, hoy (martes) los soldados rusos controlan la mayor parte de la ciudad", dijo el gobernador de la provincia de Lugansk, donde se ubica la localidad, en la región industrial del Donbass.

En el marco de estos ataques, un bombardeo alcanzó un tanque de ácido nítrico, de acuerdo con el gobernador, quien pidió a la población permanecer en refugios.

El compuesto "es peligroso si se inhala" y puede provocar lesiones en los pulmones o pérdida de visión, manifestó Gaidai y recomendó a los habitantes de la ciudad que "utilicen máscaras de protección".

Tras retirar sus tropas de la norteña región de la capital ucraniana, Kiev, a fines de marzo, el Kremlin lanzó una ofensiva para capturar el Donbass, y está intentando ensanchar las zonas que desde 2014 controlan en ella separatistas prorrusos.

Crímenes de guerra

En el frente judicial, la Justicia ucraniana identificó a 15.000 casos de crímenes de guerra en la región del Donbass, afirmó la fiscal general ucraniana, Iryna Venediktova, en La Haya, Países Bajos.

Entre los crímenes, citó torturas, asesinatos y destrucción de infraestructura civil.

Por otro lado, en Roma el papa Francisco pidió ayer que termine pronto "la guerra que invadió el continente europeo", al rezar en una iglesia a la Virgen junto con una familia ucraniana para que se reconcilien "los corazones llenos de violencia y venganza".