Policiales | Guillermo Nicolás Arias | Arias | crimen

Crimen del padre Vaudagna: un año después, sigue el reclamo de justicia

El único imputado recuperó la libertad por decisión de la Cámara y el fiscal debe resolver si lo lleva a juicio o lo absuelve. Para la defensa, la acusación quedó "sin sustento". Hoy el obispo Uriona brinda una misa en Mackenna

A un año del crimen del padre Jorge “Coqui” Vaudagna, en Vicuña Mackenna, la investigación judicial todavía tiene pendiente resolver sobre la situación procesal del único imputado, Guillermo Nicolás Arias. La acusación en su contra quedó debilitada después de que recuperó la libertad el mes pasado. Para la defensa del joven, esa hipótesis quedó “sin sustento”. Hoy el obispo Adolfo Uriona dará una misa en recuerdo del religioso fallecido.

El cura de la parroquia San José de Vicuña Mackenna fue asesinado la noche del 27 de octubre de 2020 en la cochera posterior del predio parroquial.

El religioso se habría resistido a una tentativa de robo y en ese marco recibió un fuerte golpe en el rostro, con un elemento contundente, y dos disparos en el tórax que terminaron con su vida.

Pocas horas después, el fiscal Daniel Miralles ordenó la detención de Guillermo Nicolás Arias, de 23 años, y de un menor de 14, ambos acusados de participar en el crimen del sacerdote.

Fernández confía en que Arias sea sobreseído. El fiscal Miralles -estima- debería resolver al respecto antes de que termine el año judicial.

Todavía hoy el fiscal de la causa, Daniel Miralles, tiene pendiente la tarea de resolver sobre la situación procesal del único imputado, Guillermo Nicolás Arias: ¿será sobreseído o irá a juicio como acusado?

Para eso, el magistrado espera recolectar una última serie de pruebas, como un informe técnico de imágenes obtenidas en inmediaciones de la escena del crimen, registrado el 27 de octubre de 2020.

Mientras tanto, Arias permanecerá en libertad. El 16 de septiembre de este año, la Cámara Primera del Crimen dejó en libertad al acusado, después de casi once meses bajo prisión preventiva. De este modo, el tribunal hizo lugar al pedido de sus abogados, Paulo Espamer y Daniel Fernández.

En la opinión de Daniel Fernández, abogado defensor de Guillermo Nicolás Arias, único imputado por el crimen, la principal hipótesis de la acusación quedó “sin sustento”.

Faltan algunos elementos probatorios, como informes de cámaras que podrían haber registrado la salida del o los autores del crimen, y que supuestamente no funcionaba o eliminaron los registros.

Esos elementos y otros serían importantes para determinar si hay imágenes con coincidencia antropométrica con la contextura de Arias y el menor.

Consultado respecto a la evolución de la causa, Fernández indicó que espera que antes de fin de año debería definirse la situación procesal de Arias.

Los siguientes pasos

Si finalmente es sobreseído, "iniciaremos una demanda para que se indemnice a Arias por un año de su vida que pasó en la cárcel, siendo inocente", precisó.

Además, insistió en la arbitrariedad de la investigación: "Hubo errores garrafales, porque a Arias se escapa de un control para que no le quiten la moto, pero lo detienen horas después al volver a su casa. ¿Creen que si fuera culpable hubiera vuelto a su casa?", apuntó.

Además, recordó que un barbijo hallado en la escena del crimen de Vaudagna tiene ADN de un tercero "que no es Arias ni tampoco el menor", lo mismo que en otros vestigios de sangre encontrados en la casa parroquial.

Para Fernández, aunque la Cámara Primera del Crimen no abordó el sobreseimiento ni la falta de mérito de su defendido, su dictamen "consideró que no hay elementos para mantener a Arias con preventiva y la hipótesis (del fiscal) quedó sin sustento".

A lo largo de toda la semana pasada, y hasta el próximo miércoles, se llevó a cabo en las iglesias de la Diócesis de Río Cuarto la novena en honor al padre Jorge “Coqui” Vaudagna, bajo el lema “Nos unimos en oración en cada comunidad de nuestra Diócesis”.

En tanto, durante la tarde de hoy miércoles, desde las 19, se hará una misa en la parroquia San José de Vicuña Mackenna, que será presidida por el obispo de la Diócesis de Río Cuarto, monseñor Adolfo Uriona.