Nacionales | Indec | Milei | inflación

La inflación de enero fue del 20,6% y acumula 51,3% en la gestión Milei

En diciembre, el porcentaje había sido del 25,5. En el último año, la escalada alcanza el 254%. Los alimentos tuvieron un incremento del 20,4% el mes pasado de acuerdo con el Indec. Transporte trepó 26,3%

La inflación fue del 20,6% en enero pasado y en un año alcanzó el 254,2%, informó ayer el Indec; un dato claramente negativo que se suma al 25,5% de diciembre, por lo cual en dos meses la explosión de precios superó el 51%. Es decir, lo que en noviembre costaba $1.000 al finalizar enero trepó a $1.513,5, siempre en promedio.

La división de mayor aumento durante el primer mes del año fue Bienes y servicios varios (44,4%), producto del incremento en artículos de cuidado personal.

Le siguieron Transporte (26,3%) –por las subas en colectivos, trenes y subtes y el arrastre del aumento de combustibles– y Comunicación (25,1%), por el alza en servicios telefónicos y de internet.

La división con mayor incidencia en todas las regiones fue Alimentos y bebidas no alcohólicas (20,4%).

Al interior de la división se destacan las subas de Carnes y derivados y Pan y cereales.

Las dos divisiones que registraron las menores variaciones en enero fueron Prendas de vestir y calzado (11,9%) y Educación (0,9%).

A nivel de las categorías, Regulados (26,6%) lideró el aumento seguida por el IPC Núcleo (20,2%), mientras que Estacionales registró un incremento de 16,2%.

Como se mencionó, el IPC había registrado en diciembre una suba de 25,5% y cerró el año con un incremento del 211,4% en los precios.

Ese registro del último mes del año en la Argentina fue el más alto desde marzo de 1990 y la inflación interanual se colocó como la mayor desde mayo de 1991.

En noviembre el salto del IPC había sido de 12,8%.

Por debajo del nivel general se ubicaron las divisiones de Salud (20,5%), Alimentos y bebidas no alcohólicas (20,4%), Restaurantes y hoteles (19,4%); Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (14%), Prendas de vestir y calzados (11,9%) y Educación (0,9%, en pleno receso estival).

En la comparación regional, la Patagonia fue la que se ubicó al tope: 24,2% de inflación en enero. Le siguieron Cuyo (22,3%), Noroeste (21,7%), Región Pampeana (21,2%), Gran Buenos Aires (19,6%) y Noreste (19,5%).

Con la publicación de este miércoles se verificaron las estimaciones privadas, que habían anticipado que la suba de precios se ubicaría en un rango de entre 20% y 23%, por debajo del número oficial del mes anterior, aunque en un cifra muy elevada.

En las predicciones hablaban de una pequeña desaceleración en la tercera semana del mes como la clave para el leve descenso.

Por su parte, el primer Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del año del Banco Central, publicado en los últimos días, mostró que los economistas que participan de este sondeo calcularon una inflación mensual de 21,9% para enero. Para febrero estimaron una inflación mensual de 18% y para el año, de 227%.

En la previa, el vocero presidencial Manuel Adorni dijo que el Gobierno está "entusiasmadísimo" con "todo el trabajo que se está haciendo" para desacelerar los actuales niveles de inflación, aunque remarcó que "claramente falta mucho por recorrer" para que se pueda "sentir algo de satisfacción con estos números".

En una conferencia de prensa ofrecida en la Casa Rosada, Adorni reiteró que "no hay mejor batalla contra la inflación que pulverizar el déficit fiscal y terminar con la máquina de hacer billetes", aunque también advirtió que los efectos de "los cambios en la política monetaria y fiscal llevan tiempo" para que se reflejen en una estabilidad de los precios.

La línea de la pobreza se ubicó en los 596 mil pesos

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó ayer que la canasta básica subió 20,4% en enero pasado y una familia tipo necesitó $596.823,18 para no ser pobre.

En tanto, se precisaron $285.561 para no caer en la indigencia, es decir, para cubrir el alimento del mes.

El organismo informó ese dato minutos después de publicar el costo de vida, que en enero trepó 20,6%, mientras la inflación interanual pegó un salto a 254,2%.

En diciembre, la canasta básica había marcado que para no ser pobre se necesitaban $495.798, siempre hablando de una familia integrada por una pareja y dos hijos.

Por su parte, para no caer en la indigencia se requerían $240.679. Así, en enero se registró un alza del 20,4% para al Canasta Básica Total (CBT), mientras que la Canasta Básica Alimentaria (CBA) subió 18,6%.

La variación mensual de la CBA en diciembre había sido del 30,1%, mientras que la de la CBT había sido de 27% con respecto a noviembre, ambas por encima de la inflación, que fue del 25,5% ese mes.

El último dato oficial de pobreza, correspondiente al primer semestre del año pasado, marcó que el 40,1% de la población había caído en esta condición. El próximo dato oficial llegará recién en marzo y aún no tendrá el impacto de la fuerte inflación de enero. Será en ese caso el promedio del segundo semestre del año.

En el dato difundido por el Indec este miércoles se calculó que la línea de indigencia para la unidad estadística de un "adulto equivalente" fue $ 92.415. En el caso de la pobreza, fue de $ 193.147.

Un hogar de tres integrantes necesitó $227.340 para no ser indigente y $475.141 para no ser pobre. Por último, la CBA para una familia de cinco miembros asciende a $300.348 y la CBT se ubica en $627.727.

El Gobierno, en tanto, estimó que, después de la devaluación de diciembre y el salto de la inflación al 25,5% -la más alta en 30 años-, la pobreza ya orillaba el 50% de la población. El dato, que no se registra desde hace dos décadas, figura en la carta de intención presentada por la Argentina para el informe del staff del FMI aprobado a fines de enero.