Villa María | industrial | sillita | nena

Graduado de la UNVM diseñó una silla de ruedas para que una nena de 3 años tenga movilidad

El joven es diseñador industrial y en tan solo quince días entregó el diseño a la pequeña niña para que pueda comenzar a utilizarla y moverse con mayor facilidad

Sergio Bossio es graduado la carrera de Diseño Industrial y adaptó una silla para una nena de 3 años de Las Varillas que tiene mielomeningocele, una enfermedad que produce falta de sensibilidad de la cadera para abajo.

Según comentó, todo comenzó a raíz de una publicación que hizo la mamá, Magalí Giménez, en las redes sociales. Solicitaba ayuda a fin de conseguir una silla para que su hija Renata pudiera moverse con mayor facilidad. Sergio se puso a disposición para llevar adelante el desarrollo del producto.

“Adaptamos una sillita de comer con una base de madera que tiene un nervio de acero y debajo de la base tiene cuatro rueditas más para que le ayuden al movimiento y al balanceo de una rueda más grande”, indicó.

Además, contó con la ayuda de un estudiante de la carrera que dicta el Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas en San Francisco, Pablo Boggero. Le agregaron un soporte en la parte trasera para que pueda ser empujada. “La fabricamos en 20 días y contamos con el apoyo de varias empresas de la ciudad”.

“Es liviana para que la pueda transportar la mamá. Con la manija la puede agarrar. Se buscó que fuera liviana para que el movimiento sea simple y rápido”, agregó.

Comentó que hace una semana que la nena está en proceso de adaptación pero que “su uso está siendo cada vez más rápido”.

Accesibilidad

Respecto de lo que existe en el mercado, en referencia a la accesibilidad de sillas de ruedas, Bossio indicó que existen solo las sillas de ruedas para una persona mayor con medidas para un niño.

“Particularmente, esta silla que diseñamos para la niña está más pegada al suelo, el eje de la rueda está más cerca de los brazos de la niña ya que es de rodado 12, de esta manera puede alcanzar los juguetes e interactuar con sus compañeros de la ,” dijo el joven graduado.

“La mamá salía de la casa todos los días y cuando la llevaba a la guardería cargaba una sillita de comer y allí la nena se tenía que arrastrar y en invierno el piso está frío, eso generaba complicaciones para la niña”, argumentó Bossio.

Y agregó: “Esta sillita tiene un peso liviano para que la madre la pueda sostener desde el frente y cuando se tiene que movilizar la puede transportar de fácil manera”.

Responsabilidad social

El joven diseñador industrial se graduó en la Universidad Nacional de Villa María en el año 2019 y desarrolla sus habilidades en una fábrica agrícola ubicada en la localidad de Las Varillas.

“Por el momento no recibí consultas para hacer otra sillita, pero sí estuve en contacto con la mamá de otro niño que se llama Benjamín que tiene la misma discapacidad, ellos tenían algo similar hecho pero más casero”, dijo Bossio.

El diseñador industrial dijo que tuvo contacto permanente con la familia de Benjamín para poder tomar de ejemplo el diseño que ellos tenían. “Agradezco a la mamá del pequeño por la colaboración y porque me felicitaron”, señaló.

“Dentro de la carrera se van viendo, según las cátedras, diferentes pasos prácticos que van formando en diferentes áreas”, dijo el diseñador.

Y agregó que muchas veces se inclinan más por la responsabilidad y el medio ambiente o productos que tienen que ver con esa temática.

“Esto de empatizar con lo de estas situaciones o dificultades es una capacidad que nos da la carrera de Diseño Industrial, que nos ponemos a la par del que tiene un problema, conocer la situación y dar una solución que sea efectiva para que mejore su calidad de vida”, concluyó.

“Pero fue una oportunidad que yo sentía que lo podía hacer y en quince días se desarrolló el diseño de la sillita y se entregó a la niña”,s1 culminó el diseñador industrial.