Nacionales | Inflación | Economía | Indec

La inflación de julio fue de 7,4%, la más alta desde abril de 2002

En los primeros siete meses de 2022, asciende a 46,2 por ciento, al tiempo que la comparación interanual escaló a 71%. El precio de los alimentos creció 6 por ciento el mes pasado, de acuerdo con el Indec

La inflación de julio fue de 7,4% y se convirtió en la más alta desde abril de 2002, cuando el país sufría el impacto de la ruptura de la convertibilidad.

De esta forma, la suba de precios en siete meses de 2020 alcanzó a 46,2%, mientras que la comparación interanual trepó a 71%.

Los datos fueron difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El alza de 7,4% del mes pasado estuvo en línea con los cálculos de las consultoras privadas, que ya proyectan para 2022 un incremento de precios del orden de 90%. Incluso informes recientes ya la ubican rozando el 100%.

Esta escalada motivó al Banco Central a una nueva suba de tasas que ubicó el rendimiento de los plazos fijos en el orden de 98% (más información en la página 4).

A poco de asumir el ministro de Economía, Sergio Massa, había anticipado que los datos de inflación de julio y agosto no iban a ser buenos.

Indicadores de la primera semana de este mes permiten proyectar un cierre similar al de julio.

En virtud de esta delicada situación, el Gobierno convocó al Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMV) para el lunes 22 de agosto con el fin de actualizar su valor.

Además, intentará acordar con empresarios y centrales gremiales un acuerdo de precios y salarios por 60 días con el fin de estabilizar la situación social y dar certidumbre.

Rubro por rubro

El precio de los alimentos durante el mes pasado registró una suba de 6%. De esta forma, en siete meses se incrementaron 48,3% y en un año, 70,6%.

Los aumentos más fuertes se observaron en frutas, verduras y productos de almacén. Por ejemplo, cebolla (57,9%), lechuga (40,5%), batata (36,5%), zapallo (18,4%), banana (17,4%), azúcar (30,5%), fideos (14,3%), galletitas de agua (13,2%) y harina (12,4%), entre otros.

Turismo

Los rubros vinculados a las vacaciones de invierno tuvieron fuerte impacto en la suba de precios general, ya que "recreación y cultura" tuvo un alza de 13,2% y "restaurantes y hoteles", 9,8%.

Siguiendo con la tónica de los últimos meses, indumentaria tuvo otro importante incremento que dejó la comparación interanual al borde del 100%: en julio el aumento fue de 8,5% y en la comparación con el mismo mes del año pasado el acumulado es de 96,7%.

Durante el mes pasado los gastos en artefactos para el equipamiento del hogar subieron 10,3% y en 12 meses llegaron a 70,7%.

En cambio, en lo que respecta a alquileres y servicios la suba fue de 4,6%, por el impacto de la actualización de las locaciones.

En otro orden, los gastos en salud avanzaron 6,8% a partir del aumento de las cuotas de la medicina prepaga y los medicamentos.

En comparación con julio de 2021, el aumento es de 72,1%.

En transporte, el Indec detectó subas promedio de 5,5% que dejaron la comparación anual en 63,9%.

Asimismo, en el rubro educación el órgano estadístico comunicó subas de precios promedio de 6,1%, que elevan la interanual a 64,6%.

En comunicación el incremento mensual fue de 5,5% y frente a un año atrás se ubicó en 35,5%.

Prendas de vestir y calzado: un alza de 100,5% en 12 meses

El informe de inflación de julio difundido por el Indec mostró por primera vez en los últimos 30 años un dato con un aumento anual superior a los tres dígitos. En las divisiones que publica el organismo estadístico por regiones y por división, el rubro “prendas de vestir y calzado” registró un aumento del 100,5% en los últimos 12 meses.

El sector de la indumentaria es el que mayor incremento de precios registró en julio pasado con relación al mismo mes del año anterior. En la medición nacional llegó al 96,7%.

De ese modo, los precios de la ropa subieron 25 puntos porcentuales por encima del nivel general, que se ubicó en 71%.

El pico del 100,5% del Gran Buenos Aires fue compensado con aumentos de menor orden en otras zonas del país.

En esa segmentación, le siguen “restaurantes y hoteles”, con un alza del 90,6%, y “salud”, con 72,1%.

El resto de las categorías registraron en el último año aumentos inferiores al 71% del promedio general de inflación, a saber: “equipamiento y mantenimiento del hogar” (70,7%), “alimentos y bebidas no alcohólicas” (70,6%), “recreación y cultura” (70%), “educación” (64,6%), “bienes y servicios varios” (64,8%), “transporte” (63,9%), “bebidas alcohólicas y tabaco” (61,2%), “vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” (50,3%) y “comunicación” (35,5%).

La llamativa suba de los precios de las prendas de vestir se contrapone a una política de protección de su actividad por parte del Gobierno, en particular con el objetivo de mantener e incrementar sus fuentes de trabajo.

El propio presidente Alberto Fernandez se había referido a la cuestión cuando señaló: “Hay un desmadre de los precios en ese rubro. Los protejo, no dejo entrar productos elaborados de China y los precios no paran de subir acá. Se vuelven en contra de la gente”.

La queja presidencial apareció en mayo, cuando el aumento en los precios del sector ya se observaba claramente por encima de el resto de las divisiones, en muchas de las cuales hay controles de precios y otras políticas oficiales para que los precios no suban. Desde hace muchos años, los alimentos y artículos de primera necesidad están incluidos en el programa Precios Cuidados y en otros planes similares.

Los servicios públicos aumentaron muy por debajo del 71% en el último año, producto del congelamiento de sus tarifas que recién ahora, con el plan de segmentación, comienza a desarmarse. Otros servicios, como el transporte, la salud o las comunicaciones, también tienen precios con fuertes regulaciones oficiales.

No es el caso de la ropa, que tuvo la “protección” señalada expresamente por el Presidente.

En Córdoba, 6,56 por ciento

En julio, el índice de precios al consumidor en Córdoba registró un incremento de 6,56% respecto del mes anterior, según el relevamiento de la Dirección General de Estadísticas y Censo de a provincia.

Los principales aumentos se deben a la variación en los rubros “alimentos y bebidas”, por el incremento en los precios medios de las carnes y derivados, de alimentos y bebidas comprados y consumidos en restaurantes y bares y de lácteos y huevos.

Además de la suba en “transporte y comunicaciones”, debido a los incrementos en los precios de los combustibles, de servicios telefónicos, de compraventa de vehículos y de repuestos y accesorios para vehículos de uso del hogar.

Los bienes, que representan un 59% de la canasta, tuvieron en julio una variación de 7,19% respecto del mes anterior, mientras que los servicios, que representan el restante 41% de la canasta, registraron una variación de 5,32%.

El mes pasado los bienes y servicios estacionales registraron un incremento de 4,78% respecto del mes anterior.

Los bienes y servicios regulados tuvieron una variación de 7,06% y el resto de los productos que componen la canasta del IPC aumentaron 4,53%.