Villa María | investigaciones | hetereogeneidad | Sociedad

Avanzan en investigaciones sobre la heterogeneidad de la sociedad

Se trata de un programa nacional creado por los decanos de Ciencias Sociales. Buscan transferir los resultados para el diseño y la implementación de políticas públicas. Su director dictó un seminario en Villa María

El director del Programa de Investigación sobre la Sociedad Argentina Contemporánea (Pisac), Juan Ignacio Piovani, aseguró que el análisis de las demandas sociales, la desigualdad estructural y el poder, resultan “fundamentales” para diseñar políticas públicas. “Las ciencias sociales tienen como objetivo conocer, comprender y explicar la realidad social, por ello su enorme potencial de transferencia a las políticas públicas que no pueden pensarse a partir de intuiciones o de prejuicios, sino que necesitan una base de investigación científica que las comprenda y las acompañe para ver el impacto que tienen las decisiones que se toman”, agregó.   

Según los fundamentos de la iniciativa, las investigaciones en ciencias sociales “proporcionan nuevos conocimientos en diálogo con la sociedad y conforman un campo estructurado cuyo análisis e interpretación contribuyen al bienestar y al desarrollo”. Sin embargo, históricamente tuvieron “un lugar relativamente marginal” y estuvieron “más postergadas” en relación a otras disciplinas. 

Además, Piovani certificó que existen asimetrías regionales que, como en otras áreas, genera una “desigual distribución y una concentración en la zona metropolitana”. 

Al ser consultado sobre las posibilidades de revertir la concentración, consideró que “es algo muy complejo” y que “requiere de políticas articuladas y de la decisión y acción de actores institucionales en distintos lugares del país”. En tal sentido, hubo intentos de fortalecer concursos por áreas de vacancia o de promover la radicación de investigadores a partir de la creación de institutos del Conicet en distintas regiones. 

Sin embargo, “la concentración metropolitana es persistente” y creciente “a partir de los recortes de la nueva administración nacional” en el sistema científico. “Vemos que los pocos ingresos de ciencias sociales en Conicet se están concentrando en el área metropolitana”, aseguró.

Por otra parte, sostuvo que “con las políticas actuales el panorama es muy negativo”, pero recordó que las universidades y las instituciones científicas “tienen una tradición de lucha y de resistencia para contrarrestar estas políticas del gobierno nacional”.

Fortalecer las ciencias sociales

El Pisac fue creado como una iniciativa del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva en articulación con el Consejo de Decanos de Facultades de Ciencias Sociales y Humanas (Codesoc) y la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) para analizar la heterogeneidad de la sociedad argentina en sus múltiples manifestaciones. 

“El disparador inicial del Pisac fue un comentario negativo del ministro Lino Barañao sobre las ciencias sociales en el 2008, eso alertó a los decanos y las decanas de y surgió la idea de implementar un programa nacional para dar cuenta de la sociedad argentina actual que fue evolucionando a algo más complejo”, describió Piovani. En ese marco participan 48 facultades con investigadores de todo el país.

Desde el punto de vista científico se buscó estudiar la producción de la ciencia argentina de los últimos años, analizar el sistema de ciencias sociales y hacer un estudio pormenorizado de la estructura social y la movilidad social en todo el país. Para ello, implementaron una encuesta nacional con trabajo de campo en 339 localidades de más de 2 mil habitantes y actualmente trabajan sobre las relaciones sociales y microsociales, y los valores y representaciones sociales. Esta producción dio lugar a seis libros que se pueden descargar gratuitamente de Internet: Prácticas y Consumos Culturales;  Estado y Gobierno; Estructura Social; Ciudadanía, Movilización y Conflicto Social; Diversidad Sociocultural  y Condiciones de Vida.   

El segundo eje tuvo relación con el sistema de publicaciones periódicas de revistas de ciencias sociales e implementaron un programa de fortalecimiento y editaron un manual de gestión editorial de revistas científicas de ciencias sociales y humanas.

Con respecto a la relación con otras disciplinas, el investigador admitió “una discusión muy compleja” que tiene que ver con cómo se conceptualiza la investigación básica o aplicada. 

“La forma más convencional, ahora muy criticada, es que se producen conocimientos en el plano de la investigación básica que luego se traducen en artefactos o tecnologías e innovación. Uno de los problemas es pensar que el conocimiento científico se traduce en tecnologías que no involucran tecnologías sociales”, enfatizó. 

Sobre el doctorado en ciencias sociales que dicta la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), precisó que “es muy importante” para “revertir las desigualdades” y que “las plantas docentes estén fortalecidas y tengan oportunidades equivalentes” para desarrollar una carrera académica. 

“Es importante la creación de doctorados para estudiantes que no hubiesen podido hacerlo en otra universidad, esto implica democratizar las oportunidades, reforzar las plantas docentes y equilibrar asimetrías desde el punto de vista de la formación que esperamos se traduzca en la enseñanza de grado”, puntualizó.

Rodrigo Duarte.  Redacción Puntal Villa María.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas

Lo que se lee ahora