Internacionales | johnson | fiesta | confinamiento

Boris Johnson se disculpó por ir a una fiesta durante el confinamiento estricto

El primer ministro británico admitió que asistió a la reunión en mayo de 2020. "Creí implícitamente que se trataba de un acto de trabajo", dijo durante la sesión semanal de preguntas en la Cámara de los Comunes

El primer ministro británico, Boris Johnson, se disculpó por haber asistido a una fiesta en un jardín de Downing Street durante el primer confinamiento del país en 2020. Durante la sesión semanal de preguntas en la Cámara de los Comunes, el premier admitió que asistió a la reunión el 20 de mayo de 2020.

"Creí implícitamente que se trataba de un acto de trabajo", indicó a los legisladores. Y añadió que acudió a la fiesta con el objetivo de agradecer a grupos del personal antes de volver a su despacho 25 minutos después. El primer ministro reconoció: "En retrospectiva, debí haber regresado a todos al interior. Debí haber encontrado otra forma de agradecerles".

Keir Starmer, líder del opositor Partido Laborista, criticó la disculpa "ridícula" de Johnson y sentenció que la excusa del primer ministro de que "no se dio cuenta de que estaba en una fiesta" es "ofensiva" para el público británico. Starmer instó a Johnson a "hacer lo decente y dimitir".

En respuesta, Johnson insistió en que todo el mundo debe esperar a que concluya la investigación de Sue Gray, la alta funcionaria encargada de investigar la fiesta denunciada en Downing Street, antes de seguir cuestionando el asunto. Los comentarios del primer ministro tuvieron lugar después de días de indignación tras la aparición de nuevas evidencias sobre la reunión ilícita.

El lunes, el medio de comunicación local ITV reveló que el principal secretario privado de Johnson, Martin Reynolds, había enviado por correo electrónico una invitación a más de 100 empleados de Downing Street para "tomar bebidas socialmente distendidas en el jardín del número 10", dijo a los invitados que "trajeran su propia bebida" y "aprovecharan el buen tiempo". Esto ocurrió mientras el país estaba bajo estrictas medidas de confinamiento por el coronavirus y reuniones así eran ilegales.

La presión para que Johnson dimita ha estado aumentando luego de la evidencia más reciente de la fiesta en el jardín. Dos encuestas distintas publicadas el martes mostraron que la mayoría de los votantes británicos cree que debe dimitir.

Una encuesta rápida de Savanta ComRes reveló que el 66% de los adultos británicos creen que debe dimitir, un incremento de 12 puntos. Una encuesta realizada por YouGov mostró que el 56% de los encuestados creen que Johnson debe renunciar, un aumento con respecto al 48% observado en una encuesta similar realizada el 22 de noviembre del año pasado.

El apoyo del propio Partido Conservador de Johnson también está disminuyendo, ya que sus miembros se han mostrado abiertamente críticos y el líder de los conservadores escoceses, Douglas Ross, dijo que Johnson debe renunciar si violó las normas de confinamiento en la fiesta en el jardín.