Deportes | jugar | talleres | proyecto

"Villa María es rica en jugadores"

Resaltó: "Veo a Natanael Guzmán encaminado hacia una gran carrera. Yo estuve rodeado de muchos futbolistas de gran nivel"

Franco Ortiz podría optar por trabajar con su hermano Alberto en el proyecto de Cañuelas, pero considera: “Me halaga ayudarlo, marcarle algún jugador para que ese jugador pueda crecer, pero aún no me interesa dedicarme a eso, o irme con Beto a Buenos Aires”.

Aclaró: “Hoy no lo siento. Lo hablo con Beto siempre, le está yendo muy bien y Cañuelas tiene un proyecto a 6 años para llegar a Primera Nacional, lo que puede lograr en 2021 si asciende ahora. No llegó por casualidad a otra final y el proyecto ya dio muchos jugadores para clubes de primer nivel”.

Destacó: “Veo a Franco Herrera en México y me hace feliz. Fue detrás de su sueño y lo felicito. Hoy yo tengo una familia, con una hija de 11 años, Milagros; un hijo de 4 años, Theo; y mi señora, Noelia, también tiene su trabajo”.

Sostuvo: “Es un gusto ver a Natanael Guzmán jugando en el Torque City de Montevideo. No es sólo por verlo en Primera División, sino porque el City Group es dueño de 10 clubes de primera línea. Cuando ascendieron, hicieron pretemporada con Manchester City. Lo veo muy feliz”.

Apuntó: “Natanael (Guzmán) está convencido de lo que quiere. Una vez lo ayudé cuando tuvo un bajón y se había vuelto. Hablamos y volvió. Hoy veo que está encaminado hacia una gran carrera”.

Eligió empezar desde abajo

Aconseja a sus jugadores: “El mismo sentido de pertenencia que me inculcó Jorge Alamo. Me marcó y es muy satisfactorio dirigir a All Boys, más allá de que no me olvido del sueño que tenemos con Diego (Pedernera) de hacer una escuelita propia”.

Acotó: “Jugué en All Boys con Claudio Grande, Milton Martínez, Mariano Funes, Diego De Giusti, Emanuel Gauna, Javier Sáenz. En Alem tuve a Marcelo Alamo y me termino de formar ‘Cholo’ Romero, que por algo hizo historia en Argentino. Sembró la semilla y su hijo Christian siguió un trabajo que es para aplaudir”.

Recordó: “Tuve chances en varios clubes de otro nivel. Fui con Mauro Rosales a Newell’s, pero me volví a los 5 meses. Extrañaba y me volví a Argentino. Estuve un año en Ferro con Matías Ponce y Martín Erregarena. Pero Ferro quebró y quedamos libre. Tuve chances de ir a Banfield, Argentinos y jugué varios meses en Talleres, donde llegué lesionado, después de jugar en Alumni”.

Los títulos de Liga

Si bien su primer título en Primera es el Provincial 2002 con Unión Central, en la Liga local ganó con Alumni de la mano de José Suárez. “Me corté los ligamentos del tobillo en Plaza Ocampo y no pude dar la vuelta olímpica. Mi idea era jugar el Argentino B con Santoni, Casas, Sachetto, Miranda, Echevarría, Russo, Solís, Ferrer, Guillen. Pero Suárez con Diego Chicco me llevaron a Talleres”.

Expresó: “No volví a jugar en Alumni, pero me hubiese gustado. Soy nacido futbolísticamente en Alem, donde no pude ser campeón pese a jugar en grandes equipos. En Yrigoyen fui campeón en 2006 con un gran plantel y en Talleres de Etruria lo logramos con un equipo con 9 de nuestra Liga”.

“En Talleres me faltó continuidad. Me acuerdo que ‘Chocolate’ Baley era el DT y estaba ‘enamorado’ de Ignacio Negrini. En la ‘T’ había una banda de villamarienses: Juan Cruz Gill, Antonio Russo, Esteban ‘Tuby’ Guillen, Julio Giraudo, Matías Ponce, Wilson Ibarra, Guillermo Cabalia. Villa María es muy rica en jugadores”.