Policiales |

Juicio por Blas Correas: en su declaración, Mosquera comprometió a la jefa de Policía

El exministro de Seguridad la consideró la máxima responsable de la falta de preparación de los agentes policiales. Aseguró que en el hecho que terminó con la vida del adolescente se violaron los derechos humanos

El exministro de Seguridad Alfonso Mosquera comprometió a la jefa de la Policía de Córdoba, comisario general Liliana Zárate Belletti, al mencionarla durante el juicio por la muerte de Blas Correas como la máxima responsable de la falta de preparación del cabo primero Javier Alarcón, quien fue uno de los efectivos que dispararon contra el vehículo en el que iba el joven de 17 años junto con sus amigos en la fatídica madrugada del 6 de agosto de 2020 en la ciudad de Córdoba.

En su extensa declaración, el actual legislador de Hacemos por Córdoba aseguró que la formación de los efectivos y la certificación de la "idoneidad para portar un arma" era responsabilidad de la Dirección General de Recursos Humanos de la Policía, que en ese momento estaba a cargo de Zárate Belletti.

Para el exministro de Seguridad y actual legislador oficialista, el crimen de Blas Correas constituye "una de las páginas más oscuras de la Policía" cordobesa.

"Jamás he sido informado respecto de las evaluaciones y las prácticas de tiro que cumplían los funcionarios", afirmó Mosquera.

El exministro de Seguridad indicó que no conoce a los imputados y se mostró como una persona que en la madrugada del crimen de Blas sólo quería saber lo que estaba ocurriendo, cómo habían sucedido los hechos y si habían disparado tanto desde la Policía como desde el auto de los jóvenes.

Consideró que el homicidio constituye "una de las páginas más oscuras de la Policía" cordobesa, ya que se trató de un hecho de “violencia institucional y violatorio de los derechos humanos”.

Mosquera declaró ayer como testigo en el juicio por jurados al que son sometidos 13 policías por el crimen y el posterior encubrimiento.

Seguidamente, añadió que se trató de un acto de "violencia institucional y flagrantemente violatorio de los derechos humanos".

Ante la consulta de por qué consideraba que hubo violencia institucional, Mosquera respondió que del hecho criminal participaron funcionarios policiales en actividad que “infringieron todas las normas legales y de procedimientos”, además del “acuerdo delictual” para disparar al automóvil en el que se movilizaba Blas con sus cuatro amigos.

Asimismo, el exministro de Seguridad consideró que la conducta de los policías Javier Alarcón y Lucas Gómez de disparar a un vehículo en movimiento fue una “reminiscencia clara de las etapas más críticas de la represión ilegal”.

“Si no había intercambio de disparos de arma de fuego; si no había sido el automóvil un arma impropia, no había ninguna causa para que abrieran fuego” los efectivos policiales, aseveró en su testimonio el exfuncionario.

Preocupación de Schiaretti

Mosquera sostuvo que cuando tomó conocimiento de los hechos le informó al gobernador Juan Schiaretti, a quien, dijo, “nunca” vio “tan apesadumbrado por la situación” en sus más de 30 años de actividad.

"Me dio directivas concretas para ponerme en contacto con la familia y de llegar a fondo con este hecho aberrante”, agregó Mosquera, quien había sido duramente cuestionado semanas atrás por otros jefes policiales que declararon en el debate.

Uno de ellos fue el exsubdirector general de Seguridad Zona Sur de la ciudad de Córdoba, comisario retirado Gonzalo Cumplido, quien dijo que Mosquera "evadió todas sus responsabilidades" y lo acusó de prohibirle visitar a la familia de Blas para manifestarle sus condolencias: "Vos no vas a ningún lado. Esa familia está haciendo política", aseguró que le respondió el exministro.

También calificó de “aberrante” que luego de los disparos al automóvil los policías hayan “implantado un arma trucha” para tratar de justificar la balacera e “inculpar” a los adolescentes con un falso enfrentamiento.

En este juicio se debate el hecho ocurrido la madrugada del 6 de agosto del 2020, cuando Blas y cuatros amigos adolescentes circulaban en un automóvil Fiat Argo por el barrio Colinas, en el sur de la capital provincial.

Redacción Puntal y Agencia Télam