Provinciales | Juntos por el Cambio | Frente de Todos | gobernador

"Schiaretti no logró el objetivo pero el valor de sus legisladores es altísimo"

El politólogo Ignacio Liendo analizó el escenario y señaló que Hacemos por Córdoba tendrá relevancia en ambas cámaras. Opinó que, a nivel nacional, las dos fuerzas mayoritarias deberán avanzar en un acuerdo

El politólogo cordobés Ignacio Liendo manifestó que si bien el gobernador Juan Schiaretti no logró el objetivo electoral que se había fijado, el contexto nacional que configuró la elección les da a los dos diputados y a la senadora que obtuvo Hacemos por Córdoba un valor altísimo.

Liendo señaló además que el mandatario tiene posibilidades de construir una alternativa nacional en un escenario caracterizado por el equilibrio de poder entre oficialismo y oposición.

- ¿Cómo vio la elección nacional, con esos guarismos que se vieron, con la repetición de la derrota del Gobierno en los principales distritos?

- Claramente, la derrota del Gobierno es contundente. Pierde por 9 puntos el país. Si comparás eso con la elección de 2019 es una pérdida importante en millones de votos. Ese es el dato duro. Pierde los principales distritos electorales del país, descontando la tercera sección electoral mayormente en el conurbano bonaerense y las provincias del norte. Pierde el control de la Cámara de Senadores, un dato no menor desde el punto de vista institucional aunque produce, y este es el dato favorable para el Gobierno, una remontada en la provincia de Buenos Aires, lo que le posibilita seguir siendo la primera minoría en Diputados. Eso le da un poder de fuego interesante en esa Cámara para sostener la agenda legislativa. Y al mismo tiempo, si lo comparás con las expectativas que había después del 12 de septiembre y con todo el fogoneo mediático de la campaña, se agarra el oficialismo de esa cuestión para sostenerse políticamente y desde allí contrincar con Cambiemos. Por otro lado, si mirás a la oposición, lo que ha logrado hacer en las últimas tres o cuatro elecciones es consolidar una mayoría que excede el 40 por ciento. Ese es un dato muy importante para tener en cuenta. Y el dato fundamental de esta elección de medio término que recompone las cámaras es que se ha reseteado la dinámica parlamentaria. Lo que tenés ahora es un empate estratégico entre los dos grandes bloques mayoritarios, el Frente de Todos y de Cambiemos en Senadores y Diputados. Por otro lado, hay pequeñas formaciones de partidos provinciales o monobloques que van a tener un rol clave y cierto equilibrio por izquierda y por derecha. Con esto, estamos ante el nacimiento de una nueva dinámica legislativa, que va a signar los dos próximos años del Gobierno y que va a obligar a todos los actores del sistema político y del sistema económico a negociar en el Congreso. Eso es muy saludable desde el punto de vista democrático y va a generar, a pesar de las tensiones, cierta estabilidad, que es lo que está reclamando la sociedad y que es lo que en defensa propia deberán articular los principales actores del sistema.

- En ese contexto legislativo, el Presidente anunció que va a enviar un proyecto de plan económico plurianual que contempla los acuerdos alcanzados con el Fondo.

- La negociación con el Fondo Monetario es clave en toda esta cuestión. Lo que hace el Presidente, vamos a ver si se cumple y si se efectiviza en la realidad, es la única opción que tiene, y que tiene todo el sistema político, que es generar un acuerdo y tratar de superar la polarización y la grieta de modo tal que haya acuerdos básicos para que el país pueda funcionar. Vamos a ver hasta qué punto el propio oficialismo está dispuesto a negociar y hasta qué punto la propia oposición, que también está atravesada por una interna importante, está dispuesta a negociar sobre la base de un acuerdo. Lo más racional es que, en defensa propia, todos generaran un acuerdo porque, si no, seguirá creciendo sostenidamente la izquierda y la derecha de la mano del trotskismo por un lado y Milei por otro.

- Como una cuestión de autodefensa.

- Exactamente, en defensa propia, en defensa de los intereses particulares que convergen con el interés general de generar estabilidad en el sistema porque la elección de ayer produjo resultados polisémicos. Todos pueden atribuirse algún logro y a todos se les puede achacar alguna pérdida. Entonces, van a tener que encontrar puntos de contacto, de modo tal de negociar unos puntos básicos que hagan que funcione el sistema porque la sociedad ya no resiste la disputa en el marco de la grieta y la polarización. Ese mensaje es muy claro. Fijate que el domingo fue histórica la elección desde el punto de vista de la bajísima participación. Hubo un mensaje muy claro de la sociedad diciendo basta a la dirigencia, no así a las prácticas democráticas.

- ¿Cómo analiza el panorama en Córdoba, con la diferencia de 29 puntos a favor de Juntos por el Cambio pero, a la vez, con el gobernador ejecutando una estrategia de salir hacia arriba, de plantear, aun en la derrota, que ha sido un buen resultado y que va a tratar de armar hacia adelante una opción desde el interior?

- La lectura ahí es triple. En primera instancia hay una notable recuperación del radicalismo en torno a la figura de Rodrigo de Loredo y todos los intendentes del interior. Hay un reverdecer del radicalismo y se ha producido el trasvasamiento generacional en la figura de De Loredo. Su alianza con Juez produce un resultado histórico porque ya sabemos el tipo de liderazgo que tiene Juez y cómo tiene la capacidad de disputarle poder discursivo a Cristina, a Macri y al propio Schiaretti. Ha nacido claramente una opción de gobierno para 2023 en la oposición;hay que ver en estos dos años cómo se sostiene. Después, el gobierno provincial y el gobernador Schiaretti tenían la expectativa de sacar tres diputados y un senador por eso puso en juego su propia figura. Ese objetivo no se logra:se obtienen dos diputados y un senador. Lo que pasa es que en este contexto, a pesar de que hay una diferencia con la expectativa inicial, el valor de ese senador y esos dos diputados es altísimo porque son las fuerzas provinciales, los partidos provinciales, la izquierda y Milei los que van a definir muchísimas de las votaciones clave en el Congreso. Por eso, el poder de fuego que va a tener el gobernador con esos tres legisladores sigue siendo muy alto, independientemente de las expectativas que había en la elección del domingo. Su posicionamiento político sigue siendo importante. Y, como dijo Marechal, del laberinto se sale por arriba. En Hacemos por Córdoba ya se ha producido también el trasvasamiento generacional para la sucesión en los años por venir y al no tener la posibilidad el gobernador de reelegirse en 2023, sale por arriba del laberinto hacia una configuración nacional. Y hay espacio para eso, hay espacio en el interior, hay espacio en los gobernadores, entre los que Schiaretti tiene un gran prestigio. Si bien tal vez sea la única opción que tiene, salir del laberinto por arriba es una opción que tiene todas las condiciones el gobernador para llevar adelante y en eso va a invertir los próximos dos años.

Marcos Jure. Redacción Puntal