Villa María | Juzgado | Ambiente | baldíos

El Juzgado de Faltas se expedirá por el hecho del propietario que destruyó vegetación nativa

Desde el Estado local aseguran que si bien se intimó al dueño del terreno del barrio Parque Norte a limpiar el sitio, se le brindó información concreta sobre cómo hacerlo y no respetó las indicaciones. Aún se evalúan daños

Vecinos de barrio Parque Norte expresaron su preocupación por la presencia de baldíos con malezas y pastos elevados, señalando riesgos sanitarios y de seguridad para la comunidad. Ante esta situación, las autoridades municipales tomaron cartas en el asunto y solicitaron al propietario que procediera con el mantenimiento correspondiente.

El municipio, además, brindó instrucciones específicas sobre cómo llevar a cabo dicha tarea, haciendo hincapié en la preservación de árboles autóctonos y otras consideraciones ambientales importantes.

Sin embargo, la respuesta del propietario sorprendió a muchos, ya que, en lugar de seguir las indicaciones recibidas, optó por ingresar maquinaria pesada, incluyendo topadoras y excavadoras, al área en cuestión.

Ahora, el caso ha llegado al Juzgado de Faltas, en el que se evaluará si la actuación del propietario constituye una infracción a las normativas vigentes. La decisión final recaerá en dicha instancia judicial, la cual determinará las posibles consecuencias legales que el propietario deberá enfrentar en caso de haber incumplido con las disposiciones municipales.

“Lo que están haciendo va en contra de varias ordenanzas municipales. La vegetación nativa que hay (chañares, algarrobos, espinillos, talas), no se puede sacar sin un estudio previo. Y lo que se saca no se puede recuperar de la misma forma”, dijo la vecina que denunció la acción del propietario.

Vegetación nativa

La indignación de los vecinos radica en que se destruyó parte de la vegetación nativa de la ciudad.

Leticia Martí, directora de espacios verdes municipal, dijo que si bien se acercaron al lugar por pedido de los vecinos. “Nos queda hacer la evaluación del daño que se produjo, en el lugar existe una pequeña porción de bosque nativo, el bosque en si no se ha tocado, pero si se han tocado los bordes que colindan con las viviendas”, dijo la funcionaria.

Aclaró que a través de la evaluación se pedirán las compensaciones correspondientes.

Martí hizo referencia a la ordenanza vigente en la ciudad en la cual se establece el mantenimiento de los terrenos baldíos, es decir, cada propietario debe mantener en condiciones el espacio de su propiedad.

Y por otro lado, también existe una ordenanza que protege a la flora nativa, especialmente a estos arboles que están en espacios públicos o privados.

Destacó que cada vez que existe un caso de flora en terreno baldío o dentro de algún loteo, se acercan desde el municipio para realizar las valoraciones técnicas y recomendaciones necesarias.

Sobre la acción del propietario del terreno sobre la vegetación nativa, Martí destacó que muchas veces hay desconocimiento sobre las legislaciones provinciales y locales.

En el caso de que existan propiedades con flora nativa, “tienen que saber que no pueden hacer lo que quieran y debe respetar la legislación vigente”, sostuvo.

Advirtió que cada caso es particular y se evalúa como tal.

Sobre los terrenos baldíos

La funcionaria manifestó que a raíz de la emergencia sanitaria y la lucha que se lleva adelante para evitar el avance del mosquito Aedes aegypti y propagación del denge, muchos propietarios responden y se esta limpiando.

“Pero esta lucha no implica que como Estado vayamos contra la naturaleza, al contrario, protegemos, defendemos y estas acciones perjudican y nos duelen”, expresó.

Aclaró que se le solicita a los propietarios que se corta el pasto, se retire la basura y los escombros que pueda haber adentro, como así también cacharros que puedan perjudicar la aparición del mosquito u otras alimañas en ese sector.