La cuestión ambiental, una cuenta pendiente en tambos

El INTA dio cuenta del relevamiento realizado en los establecimientos instalados en la provincia, que también arrojó resultados sobre aspectos económicos y socioculturales

Autoridades del INTA Villa María y el INTA San Francisco dieron cuenta de los trabajos de relevamiento que realizaron en la producción lechera de las principales cuencas productivas, tanto la encuesta de producción terminada en 2017, como así también el relevamiento de eficiencia en los establecimientos productivos.

La actividad se concretó en la mañana de ayer en la sede de la dependencia nacional en nuestra ciudad y contó con la participación de una buena cantidad de ingenieros agrónomos, asesores de tambos de la región.

Precisamente, desde el INTA destacaron las herramientas presentadas ya que se pueden destinar luego a la toma de decisiones en los tambos, en busca de mejorar la eficiencia productiva en cada uno de los emprendimientos.

Relevamiento

Mónica Moretto, titular del INTA Villa María, dio cuenta del trabajo realizado para medir la eficiencia productiva de los tambos y señaló que se viene realizando desde hace varios años.

La ingeniera agrónoma detalló que el trabajo buscó medir el sistema: desde lo económico productivo, lo sociocultural y lo ambiental, buscando varios indicadores de cada área, como para que cada productor pueda ir cargando mensualmente una serie de planillas y que terminan arrojando como resultado saber el estado de cada tambo en cada uno de los subsistemas, en una especie de semáforo, con datos en rojo, amarillo y verde.

La titular del INTA Villa María profundizó detallando que “en relación a lo económico-productivo, esos indicadores del sistema hacen medianamente bien el trabajo y en general el trabajo técnico se viene notando bien”.

Moretto explicó que en los aspectos socio-culturales, los resultados no son tan buenos como en el primer ítem y que en general los datos recolectados se ubican en la franja “amarilla”. 

“Vamos notando que hay una gran falencia en temas como las condiciones de vida hacia los operarios, así como también en una de las preguntas que hacemos, que tiene que ver con que si el productor ve que sus hijos y los hijos de sus tamberos puedan seguir en la actividad, y lo que encontramos es que ellos no recomendarían hacerlo”, explicó y agregó: “Es un lindo dato para saber en qué hay que trabajar sobre este cambio de paradigma que se viene dando en materia de mano de obra para la lechería”.

Ambiente, en rojo

En el ámbito más complicado detectado por el relevamiento del INTA aparece nuevamente la cuestión ambiental.

“A nivel de mano de obra, por más tecnología que le involucremos al sistema, siempre tiene que haber una persona que tiene que saber aplicarla y eso tenemos que trabajar nosotros, capacitando a la gente”, explicó Moretto, quien marcó además que “es una realidad el hecho que tenemos que pensar en hacer bien las cosas, y la cuestión ambiental es algo que hay que ponerlo arriba de la mesa y analizarlo e ir trabajándolo”.

“La idea es poder empezar a charlar estos temas, mostrárselos al productor e ir avanzando en la medida que se vaya pudiendo hacer”, explicó Moretto.

“Hacer un tratamiento de efluentes es una inversión muy importante y muchos productores hoy lo ven como un gasto”, sumó la funcionaria del organismo nacional quien señaló que una solución es la utilización de los residuos como fertilizante, pero que para ello hay que tener en cuenta muchos aspectos técnicos, sobre los que hay que ir avanzando y capacitando.

“Se trata de medidas sobre las que se debe avanzar, pero para ello hay que invertir”, marcó.

Juan Drovandi.  Redacción Puntal Villa María.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas