Villa María |

La Plaza Centenario, fiel testigo de un nuevo grito de "Ni una menos"

Decenas de mujeres participaron ayer de la marcha que organizó la Asamblea Feminista Villa María - Villa Nueva. Hubo un fuerte repudio al lesbicidio en Barracas y a los 127 femicidios registrados en el país en lo que va del año

Bajo un intenso frío, se realizó ayer en Plaza Centenario la marcha por el “Ni una menos”, iniciativa que congregó en el centro a mujeres de todas las edades, quienes con carteles y pancartas volvieron a poner en agenda los hechos de violencia que se dan de manera recurrente por motivos de género, muchos de los cuales resultan con víctimas fatales.

La concentración que se realizó en Villa María comenzó a las 17 horas.

En la esquina de Buenos Aires y General Paz se hicieron diferentes intervenciones. Una de ellas consistió en colocar carteles con los nombres y los rostros de las mujeres asesinadas y desaparecidas en el conglomerado local en los últmos años.

Se expusieron los nombres de Olga Inés Moyano y María Luján Aguilera (asesinadas en 2017), Mariela Ramona López (la mataron en barrio Felipe Botta en 2002), Rosana Canelo y Claudia Rodríguez (murieron en 2011 y 2013, respectivamente), Soledad Andrea Salguero (fue asesinada en 2012) y Rosa Santopolo (la hallaron muerta en 2013).

También fueron recordadas Elena Mercedes Luna (fallecida en 2020), Liliana Beatriz Stefanatto (asesinada en 2021), Carmen Raquel Gómez (su expareja la mató en 2019), María Picco y Mercedes Barcellona (madre e hija, de 66 y 26 años, murieron en manos de Juan Picco en 2017), Soledad Andrea Salguero (fallecida en 2012), Alicia Copa (asesinada por su expareja en 2017), Mariela Bessonart (está desaparecida desde 2015), Carina Simonetta (fue descuartizada por su marido en 2015), Rebeca Lucrecia Gómez (fue hallada sin vida en 2007) y Ana Beatriz Fernández (pereció en 2019).

Las presentes también repudiaron el lesbicidio que tuvo lugar en Barracas el pasado 5 de mayo, jornada en la que Justo Fernando Barrientos arrojó un explosivo casero a la habitación donde se encontraban Pamela Cobas, Roxana Figueroa, Andrea Amarante y Sofía Castro Riglos (las tres primeras fallecieron).

La violencia en todos sus sentidos

En vísperas de la marcha, Gimena Loza, integrante de la Asamblea feminista Villa María - Villa Nueva, afirmó que en lo que va del año se registraron un total de 127 femicidios.

“En estos cinco meses 124 niños perdieron a sus madres. De esos 124, el 68% son menores de edad”, explicó la joven.

Y agregó: “A pesar de toda la convulsión que existe en el ámbito político y económico, las situaciones de violencia siguen ocurriendo, al igual que los femicidios. La línea 144, que era uno de los recursos para la asistencia y el asesoramiento a personas en situación de violencia, se redujo casi al 78 por ciento por cuestiones presupuestarias y la falta de personal, la realidad es realmente alarmante”.

Loza precisó que el eje de la marcha que de este año “no solo tiene que ver con la violencia física y de género, que se manifiesta en los femicidios, sino también con otras expresiones de violencia”.

En ese sentido, amplió:“Entre ellas está la violencia vinculada con la falta de alimento, que involucra no solo a los comedores sino a la situación económica en general”.

“Las mujeres somos el sector empobrecido por excelencia, las que trabajamos en mayor proporción en la informalidad, pero a su vez, las que más hogares monoparentales tienen a su cargo”, agregó.

La entrevistada también reconoció que existe una violencia institucional que proviene del Estado nacional y que está dirigida a las minorías.

“Cuando una figura de la trascendencia de un presidente hace comentarios homofóbicos y violentos, burlas sobre determinados colectivos y minorías, en definitiva no está haciendo una expresión personal, sino que está autorizando y está avalando una práctica o una conducta, y eso tiene repercusión seria”, comentó la muchacha.

“Nosotros no queremos eso, estamos haciendo un esfuerzo muy grande por ser una sociedad mejor, queremos trabajar en ese sentido y nos falta mucho. Ya empezamos a hacer una trayectoria, todas estas marchas que venimos haciendo tienen un sentido, son para seguir poniendo en agenda y seguir discutiendo determinadas cuestiones que tenemos naturalizadas y que poco a poco hemos logrado romperlas”, completó.