Rostros y Rastros lenguaje | Lenguaje corporal | palabras

Lenguaje corporal: comunicar con el cuerpo

A través de los gestos podemos transmitir mucho más que con las palabras. Hoy te contamos la importancia del rol que cumple el lenguaje corporal en los procesos de comunicación que a diario compartimos

POR JULIETA VARRONI

Los seres humanos contamos con la capacidad de poder comunicarnos constantemente y de diversas maneras. Cuando hablamos de comunicación inmediatamente lo asociamos a la acción de hablar, a la oralidad, pero ojo, no solo las palabras comunican, sino todo, en su conjunto, está comunicando algo.

Sin pronunciar palabra también podemos transmitir lo que pensamos y sentimos, y ahí es cuando entra en juego el lenguaje corporal como medio de comunicación. En él se refleja la capacidad gestual compuesta por el cuerpo y la mente. Mientas a tus ideas las transmitís a través de tu palabra, el cuerpo también puede expresar su bienestar o malestar.

En la comunicación no verbal, el cuerpo y lo que este hace, puede jugar una mala pasada, por ejemplo, si en medio de una reunión, miramos el reloj, esa simple acción sugiere que el tema que se discute o la persona con la que lo hace, no es de su interés. Por eso, la veracidad y el impacto de las palabras siempre deben reforzarse con el cuerpo, no contradecirlo o restarle credibilidad.

Lo que decimos comunica sólo la mitad de lo que la gente escucha. De acuerdo con el profesor, psicólogo y antropólogo Albert Mehrabian, el 55 por ciento del mensaje que mandamos viene de tu lenguaje corporal. Su fórmula 55/38/7, viene de un estudio de laboratorio en el año 1967, en donde se midió la cantidad de mensajes verbales, paraverbales y no verbales a partir de la reacción de los sujetos que participaron del experimento ante una palabra. El resultado fue que los participantes usaron un 55% de información de las expresiones faciales, un 38% del tono de voz, y solo un 7% se basaron en el tipo de palabra en sí para saber qué actitud o sentimiento transmitía la otra persona.

Conversamos con la Lic. en comunicación Social Soledad Tarquini, quién nos contó la importancia y el rol que cumple el lenguaje corporal en los procesos de comunicación.

¿Qué es el lenguaje corporal?

- Cuando uno piensa en la comunicación, por lo general piensa en la comunicación hablada. Como seres humanos comunicamos todo el tiempo, desde la postura, el tono de voz, la ropa que usamos, la música que escuchamos, no solo se limita a lo que decimos. El ser humano es un ser comunicante desde la concepción, desde el vientre materno.

El lenguaje corporal es una forma de comunicación que utiliza los gestos, posturas y movimientos del cuerpo y rostro para transmitir información sobre las emociones y pensamientos. El hombre es el único ser de la naturaleza que tiene la capacidad de utilizar un lenguaje articulado que le permite, a partir de un código lingüístico hablar. Cuando se comparte el código, por ejemplo, el mismo idioma, nos comunicamos mediante ese código y nos entendemos. Así como, mediante el lenguaje hablado decimos algo, mediante el lenguaje corporal también comunicamos.

¿Pueden los gestos y posturas comunicar más que la postura verbal?

- El lenguaje corporal es muy importante, mucho más expresivo que lo que se pueda decir con un lenguaje articulado. Los gestos y las posturas sin lugar a dudas comunican mucho mas que la palabra verbal. Muchas veces nos pasa que estamos hablando con otro y nos da la sensación que eso que nos dice no coincide con la forma en que lo esta diciendo. Si estamos incomodos, por ejemplo, nuestro cuerpo y nuestros gestos van a comunicar esa incomodidad sin necesidad de verbalizarlo.

¿Qué diferencia al lenguaje corporal de los otros tipos de lenguaje?

- Muchas veces el lenguaje corporal se da de manera natural e inconsciente. El sujeto expresa con su cuerpo eso que está sintiendo y no puede ocultarlo. Mientras que los otros tipos de lenguaje pueden tener una preparación previa, pensarlo antes de decirlo, elegir las palabras quizás, disimularlo o enmascarar un poco eso que decimos cuando difiere de lo que sentimos verdaderamente. Se puede armar, construir previamente en nuestra cabeza antes de decirlo. Mientras que el lenguaje corporal es muy difícil de controlar.

¿De qué manera se aborda en las teorías de la comunicación el rol del lenguaje corporal en los procesos de comunicación?

- Existen muchas teorías que explican y abordan el lenguaje y los diferentes tipos que existen. En relación al lenguaje no verbal, en comunicación hablamos mucho de la kinésica y la proxémica, que estudian las distancias interpersonales, es decir la proximidad entre personas durante los procesos de comunicación. La kinésica es todo el movimiento del cuerpo. Comprende los gestos, la mirada, los movimientos del cuerpo y la postura. Por ejemplo, esas personas que al hablar mueven mucho sus manos, expresando o utilizándolas para darse a entender. Es decir, son todos los gestos que hacemos y que no expresamos de forma verbal. Mientras que la proxémica es la ubicación del cuerpo en el espacio, es la forma en la que el sujeto se ubica en el espacio en donde está compartiendo con otros y las posturas adoptadas.

Existen estudios puntuales en donde se analizan este tipo de comportamientos (lenguaje corporal) del sujeto durante los procesos de comunicación, en donde sin decirlo comunican mas con el cuerpo que con la boca. Es decir, se puede descifrar lo que se dice de manera no verbal, observando el lenguaje corporal, aunque las palabras no lo estén diciendo.

Es importante entender que la comunicación es un proceso participativo perceptual, cuando dos o más personas actúan en estado de reciprocidad. Cuando es reciproco, es decir, cuando nos comunicamos con otros de manera presencial, percibimos cosas permanentemente de este. Todo el tiempo. Por eso cuando la comunicación es interpersonal y próximos es mucho más importante y rica que lo que podemos percibir a través de un teléfono o una computadora. La personalidad influye fuertemente en la manera en el que le sujeto se muestra frente a los otros. Cada uno comunica también dependiendo del interlocutor y la relación que se tenga con este, concluyó.

Es importante destacar que las claves del lenguaje corporal son varias. Con los ojos, establecemos un contacto visual franco y directo. Una mirada demasiado fija y larga, puede ser interpretada como una amenaza o una necesidad de imponer superioridad. Huidiza o hacia el suelo, es percibida como un signo de sumisión, de debilidad o de hipocresía. La cara, que después de los ojos, es la parte más expresiva del cuerpo. Cuando estamos contentos por ejemplo, enviamos un mensaje positivo sonriendo.

La postura también influye en nuestro lenguaje corporal. Si estamos muy derechos en el asiento, sin cruzar los brazos ni las piernas (son signos de cierre, incluso de rechazo) y haciendo frente al receptor. Sentados de lado, indicamos que no nos sentimos a gusto. Podemos poner las manos sobre las rodillas, sin mostrar las palmas, un gesto que traiciona la sumisión o la impotencia. Las micro expresiones, a diferencia de las expresiones faciales comunes, son muy difíciles de esconder. Se trata de movimientos faciales rápidos, involuntarios y no controlados por la persona de acuerdo con las emociones que estas sienten.

Verbalmente podemos camuflar una emoción. Sin embargo, corporalmente es mucho más difícil no expresar lo que sentimos.