Villa María | Leptospirosis | Pasco | Villa María

Se confirmó el segundo fallecimiento por leptospirosis en el departamento San Martín: estaba internado en Villa María

Se trata de un hombre de 63 años, quien falleció ayer en una clínica privada de Villa María, donde se encontraba internado

El Ministerio de Salud de la Provincia, a través del Departamento de Zoonosis de la Dirección de Jurisdicción de Epidemiología, había confirmado esta semana dos casos de leptospirosis en el departamento General San Martín.

La enfermedad, causada por una bacteria presente en la orina de ciertos animales, ya se había cobrado una vida semanas atrás y mantenía a otro paciente internado con asistencia respiratoria.

Finalmente, el hombre de 63 años falleció ayer en una clínica privada de Villa María, donde se encontraba alojado, pero era residente de la localidad de Pasco, al igual que el fallecido de 51 años por la misma enfermedad.

En diálogo con este medio, Laura López, subsecretaria de Estrategias Sanitarias y Acceso a la Salud de la Provincia, advirtió que si bien la enfermedad en el 90% de los casos se presenta como un cuadro febril inespecífico; con tratamiento, se resuelve.

Pero hay un porcentaje de un 10% que puede tener presentaciones graves, compromiso renal y pulmonar.

“Son muchos los factores que intervienen entre una u otra presentación, la consulta temprana, los factores de riesgo que pueda tener la persona y la dosis infectante de esta bacteria que puede facilitar una u otra presentación”, indicó.

La profesional de la salud hizo hincapié en que la enfermedad tiene tratamiento con antibióticos, pero que se puede confundir con otras patologías, sobre todo en invierno, con enfermedades respiratorias, que a veces no facilitan en la persona estas consultas tempranas.

Dijo que se trata de una enfermedad asociada a la profesión o la actividad rural o a situaciones de catástrofes naturales como inundaciones, “es donde más ocurre la incidencia de esta patología”, señaló y agregó:“Sabemos que en nuestra provincia es una enfermedad endémica, pero generalmente se mantiene en ámbitos silvestres, a partir de circulación en roedores porque son reservorios de esta enfermedad, lo que quiere decir que ellos tienen la bacteria y no les provoca enfermedad, en cierta forma pueden eliminar esa bacteria por orina y empezar la transmisión en el resto de los animales”.

Recomendaciones

Evitar la exposición directa: usar equipo de protección personal (botas de goma, overol o ropa y guantes impermeables) al realizar tareas de desratización, desmalezado o limpieza de campos y baldíos, combatir los roedores en domicilios y alrededores, evitar la inmersión en aguas estancadas potencialmente contaminadas, y evitar que los niños jueguen en charcos o en el barro, mantener los patios y terrenos libres de basura y escombros.

En áreas rurales es necesario consultar al veterinario ante la aparición de abortos o enfermedades en los animales, utilizar ropa protectora al trabajar, atender animales y en zonas inundadas o al atravesar aguas estancadas y vacunar a los perros y vacas en zonas endémicas.

Las autoridades sanitarias instan a la población a estar alerta y tomar las medidas necesarias para prevenir la propagación de esta enfermedad. La consulta temprana ante cualquier síntoma es crucial para evitar complicaciones graves.