Deportes | liga | vida | acv

"Bajar un cambio, y vivir mejor"

Rubén Giachero padeció un ACV y hace 10 días volvió a su casa. Rodeado de sus afectos, afirmó que "allá arriba no me querían, pero acá la gente del fútbol me brindó todo su cariño". "Tenemos que estar todos cuando vuelva"

Rubén Giachero gambeteó a un ACV (Accidente Cerebro Vascular) que se cruzó en su camino, y le pone el pecho a la lenta rehabilitación a sus jóvenes 65 años.

“Voy camino a los 66. Parece que no me querían allá arriba, pero acá no dejo de recibir el afecto de la gente del fútbol”, señaló con una sonrisa entrecortada y varias lágrimas el vicepresidente primero de la Liga Villamariense de Fútbol.

Visiblemente emocionado, y muy sensible ante cada recuerdo de la Liga, asegura que “llevará tiempo el regreso al fútbol, va para largo, pero me va a dar tiempo para recuperarme de la rodilla y aunque sea poder jugar 15 minutos”.

Rodeado por su familia, con su señora e inseparable compañera de cada batalla en la vida: Estela Teresita Laurenti, y su sobrino Federico bancando la situación en su verdulería, recuerda que “en la Clínica Marañón estuve cinco días, y recibí la mejor atención de parte de todos, hasta que la doctora Trevisán me dio el alta. No quiero olvidarme de mi cuñado y la gente que me está acompañando”.

giachero 2.jpg
Dirigentes de San Lorenzo de Las Perdices distinguieron a su delegado. “Siempre me trataron con mucho respeto. No es fácil ser dirigente”.

Dirigentes de San Lorenzo de Las Perdices distinguieron a su delegado. “Siempre me trataron con mucho respeto. No es fácil ser dirigente”.

Aquel sobrino al que llevó una vez a jugar al fútbol a Asociación Española, le dijo: “Cuando ya era chico y en las canchas, vos me ayudabas a cambiarme y me ponías las medias para ir a entrenar y a jugar. Ahora me toca a mí ponerte las medias. Vamos a casa”.

“Así nace un dirigente”

Giachero manifestó que “así nace un dirigente. Acompañando a un niño de su familia a la cancha, y en mi caso me hice a los golpes, aprendiendo y acompañando”.

“Nadie te enseña. Es ayudar, colaborar y hacer por los demás. Si te equivocas, hay que volver a intentar para que salga bien”, remarcó.

Aclaró que “rápidamente te das cuenta si te gusta. Yo me acuerdo de cada paso que di, de cada partido, porque me gustó. El “Negro” Alba nos recibió, y le preguntó de qué jugaba a Federico. Le contestó que jugaba de 5, pero cuando lo vio le dijo que sería delantero, y le encontró el puesto rápido. Esos son los técnicos y los formadores que tienen un ojo especial para el fútbol. Armó una categoría que ganó 3 títulos en el baby, y siguió ganando o peleando títulos en inferiores. Hasta hoy nos juntamos a comer todos los años. Un grupo hermoso, eran muy buenos pibes, y son grandes amigos de la vida”.

Insistió en que “el camino del dirigente es sinuoso. Vas a los golpes, y cuando crees que estás haciendo bien las cosas, siempre hay algún detractor. Nunca hay que creer que se puede hacer todo bien, porque es imposible no errar, pero hay que hacer. Y siempre van a ser más las críticas que los halagos. Es injusto e ingrato ser dirigente”.

Destacó un gesto que pinta tal cual entiende la labor de dirigente: “Yo muchas veces por ser pasional y reglamentarista he elevado el tono de voz al discutir acaloradamente con otro dirigente en la Liga, pero cuando terminó la reunión se terminó el enojo. Sin rencores voy a buscar al otro dirigente y si hay que dialogar se hace, pero darle la mano y un abrazo al aclarar las cosas. Es igual que en la vida, hay que bajar un cambio, para vivir mejor”.

Hace unos pocos días discutimos fuerte con Pablo Sitto (dirigente de San Lorenzo de Las Perdices, club al que representa como delegado actualmente). Nos dijimos lo que teníamos que decirnos. Ahora, cuando me hicieron escuchar el audio que me mandó por whatsapp cuando estuve internado, no podía dejar de llorar de la emoción que me causó

El mensaje decía: “No me afloje ‘Viejo’, usted es mi amigo, siempre voy a estar agradecido por lo que hizo por el club. Usted va a salir adelante, y no baje los brazos. Lo quiero mucho”.

Como ese, le llueven los mensajes de apoyo y aliento. “Me ayuda escuchar esos mensajes. Ya me siento mejor, pero la rehabilitación es lenta. Puedo mover bien los brazos, hablar pausado, y escribir. No puedo caminar, porque hace tiempo tenía que hacerme operar la rodilla y lo venía postergando por esta forma de vivir que uno tiene... Muchas veces no te das las pausas necesarias”.

Liga Giachero.jpg
Una reunión de Consejo Directivo. “No sé si podré seguir ocupando el cargo por razones de salud, pero me gustaría acompañar”, expresó. 

Una reunión de Consejo Directivo. “No sé si podré seguir ocupando el cargo por razones de salud, pero me gustaría acompañar”, expresó.

“Por eso digo que hay que bajar un cambio, bajar un poco el ritmo, y entender que el coronavirus es peligroso. La cuarentena es difícil para todos, pero está muriendo mucha gente en el mundo. Hasta que no te pasa, como me pasó ahora a mí, no aflojamos. Hay que vivir mejor, con tranquilidad”.

“Habrá que tener fe y paciencia”

El vicepresidente de la Liga sintetizó su parecer sobre el regreso del fútbol: “Llevará tiempo. Cuando vemos lo que está pasando en el mundo, nos damos cuenta que es lógica la cuarentena. El fútbol es un deporte grupal, de contacto, y llevará mucho tiempo tomar las medidas adecuadas para que pueda volver la actividad”.

Destacó que “este año con suerte podremos jugar en la primavera. El invierno es cruel para el fútbol, y jugar sin público no es posible en la Liga. Los torneos se armaron, los reglamentamos, pero ahora habrá que tener fe y paciencia”.