Policiales |

Llaman a movilizarse en Tribunales por un accidente fatal y una salvaje agresión

Hoy a las 11 se realizará una manifestación para pedir justicia por una niña de 12 años que murió como consecuencia de un siniestro vial, en el que participó un automovilista que estaba ebrio. El jueves, en tanto, se convocarán en la sede judicial familiares de la joven de 16 años que se salvó de milagro en una brutal golpiza

Familiares de la niña de 12 años que murió luego de haber protagonizado un accidente vial en inmediaciones de Arroyo Cabral y allegados a una joven de 16 años que recibió hace 20 días una brutal golpiza se movilizarán hoy y el jueves a las afueras del palacio tribunalicio para pedir justicia.

Según pudo saber este medio, hoy a las 11 se realizará una manifestación en Tribunales por el caso Iara Medina Puchetta (12), la pequeña que perdió la vida el domingo 20 de noviembre en un luctuoso siniestro que tuvo lugar sobre la ruta 158.

Por este fatal episodio, el fiscal René Bosio, luego de realizar diferentes tareas investigativas, solicitó que se haga efectiva la detención del automovilista cabralense Franco Acevedo (40), quien hasta el momento se encuentra imputado por la presunta autoría de los delitos de “homicidio culposo agravado” y “lesiones graves culposas”.

Vale destacar que la segunda acusación es por las graves heridas que se llevó Morena, la hermana menor de Iara, quien como resultado del siniestro tuvo que ser operada tanto en la cadera como en el fémur (en ambas zonas del cuerpo le tuvieron que colocar prótesis).

El automovilista que fue imputado por Bosio dio positivo al test de alcoholemia que le practicaron tras el fatal suceso (el resultado de la prueba arrojó que tenía 1,20 gramos de alcohol en sangre).

La grave colisión, según informaron fuentes policiales, ocurrió a primeras horas de la mañana del domingo 20 de noviembre, en proximidades de la balanza de Vialidad Nacional, en la ruta que une a Villa María con Arroyo Cabral.

Allí, chocaron un Ford Ka, guiado por el mencionado Acevedo, y un Renault Fluence, vehículo que estaba al mando de Gustavo MarceloDiez, el tío de las menores. Dentro del rodado también se encontraba la madre de las niñas, Elba Puchetta. Según se explicó, los adultos no sufrieron heridas de consideración.

Adolescente agredida

Esta semana también se llevará adelante una movilización para pedir justicia por Agustina Cuzcueta (16), la joven que se salvó de milagro en una salvaje agresión.

En declaraciones a Puntal Villa María, la madre de la menor, Verónica Vilches, dio a conocer que la convocatoria en Tribunales se realizará el próximo jueves a las 7.30 horas.

Familiares y allegados a la víctima pedirán que la fiscal que lleva adelante la investigación, Silvia Maldonado, incluya a un tercer joven, quien hasta el momento no figura en la causa.

Vilches detalló que en el expediente, por ahora, aparecen solamente los nombres de Lautaro Vallejos Chiozzi y Gonzalo Mir, pero no el de Juan Chiozzi, hermano del primero de los citados.

Sobre el hecho, la mujer precisó que se dio durante el atardecer del miércoles 9 de noviembre en barrio Carlos Pellegrini, alrededor de las 20 horas.

“Cuando llegué al lugar me enteré de que a mi hija la habían golpeado en la cabeza con un fierro de 10 kilos, elemento que fue arrojado”, relató. Y agregó: “Agustina iba en moto con un grupo de amigos. Estos tres chicos los vieron en la placita del Carlos Pellegrini y se cruzaron en diagonal hacia un carro, donde hay partes de autos y camiones. Cuando vieron que se acercaban se subieron al carro y empezaron a arrojar cosas”. Uno de esos elementos impactó en la cabeza de la muchacha y la hizo caer del rodado.

La madre de Agustina dijo que los tres jóvenes que la atacaron ya habían actuado violentamente contra un amigo de ella de 14 años, a quien amenazaron e incluso llegaron a apuntarle con un arma de fuego.

“Agustina tiene su brazo izquierdo casi sin fuerza y con poca movilidad. No tiene equilibrio y la tenemos que acompañar en todo momento”, añadió Vilches ante este matutino.

Según dijo, su hija tuvo una fractura expuesta del hueso frontal del cráneo, herida que también le ocasionó severos daños en la membrana que recubre el cerebro.

La joven perdió líquido encefálico y por eso tendrá que ser operada nuevamente dentro de 6 meses. En dicha oportunidad, le colocarán una placa que funcionará como casco protector del cerebro.

Los peores días, en los que no se sabía si sobrevivía, ya pasaron. Hoy Agustina se encuentra lúcida, aunque su estado de ánimo no es el mejor. Vilches contó que su hija tiene el deseo de presentarse ante la fiscal y colaborar con la investigación.Recuerda con lujo de detalle cómo se dieron los hechos. Hay entre 4 o 5 testigos que todavía no han sido llamados a comparecer. Esperan que con la movilización la Justicia acelere sus tiempos.

Agustina.jpg