Deportes | Lolo | Villa María | pareja

Lolo Bello, nuevo jugador del Saracens inglés: "Voy a brindar lo mejor de mí"

El rugbier local dejó Zebre de Italia tras cinco temporadas y es la flamante incorporación de uno de los clubes más importantes del mundo. El pilar se encuentra en la ciudad junto con su pareja a la espera de la llegada de su primera hija

En su mejor momento. El rugbier villamariense, Eduardo “Lolo” Bello, de 26 años, está en las nubes. Ha sido contratado por el Saracens de Inglaterra, uno de los clubes más poderosos del mundo y por estos días espera la llegada de su primera hija.

Por tal motivo, el pilar surgido de San Martín se encuentra con su pareja, Florencia Pigni, descansando en Villa María y en la dulce espera.

Si bien el contrato se firmó en el mes de marzo, recién ayer el club inglés lo oficializó en sus redes sociales.

Lolo llega al club de Londres luego de jugar durante cinco temporadas en el Zebre de la ciudad de Parma, en Italia.

Además, el año pasado tuvo el debut oficial en Los Pumas en el Rugby Championship.

Puntal Villa María dialogó con el deportista, que con todos los sentimientos a flor de piel por lo que le sucede tanto en el ámbito personal como en el deportivo dijo lo siguiente: “El contacto con Saracens se hace por intermedio de un representante, que son los que se encargan de acercar la propuesta. La negociación fue rápida. Hicimos una reunión por la plataforma Zoom con el cuerpo técnico, nos conocimos y estuvo todo muy bueno”, dijo el villamariense mientras descansa en su hogar.

Además, sobre la decisión de emigrar a Inglaterra, agregó: “No había mucho para dudar, que llegue un club de esta envergadura a buscarme es una alegría enorme. No hubo mucho tiempo para pensar, sinceramente. El contrato lo firmé en marzo y recién ahora se oficializó”.

-¿Ya caíste donde vas a jugar?

-Sí, soy consciente del club al que me toca llegar, voy a compartir plantel con jugadores estrella y muchos del seleccionado inglés. Firmé por un año y trataré de crecer como jugador y obviamente me gustaría quedarme, veremos cómo sigue toda la carrera.

“Estuve en el club de visita, conocí al cuerpo técnico y las instalaciones. Tuve un día miércoles libre, fui y regresé en el día. Fue una formalidad y la presentación con los entrenadores, que se mostraron muy contentos con mi llegada. Me dijeron que llegue con ganas de crecer y aportar mi juego al club y esperaban lo mejor de mí. Espero estar a la altura”.

-¿Qué expectativas tenés para lo que viene?

-Son las mejores y claras. La idea es tratar de estar a la altura y tener nivel para llegar a ocupar un lugar en el equipo. Daré lo mejor de mí para estar en lo que requiera las circunstancias y estar a disposición de los entrenadores. Creo que mientras haga las cosas que me piden voy a ir ganando espacio.

-Eras un referente en Zebre, ¿te costó tomar la decisión?

-La idea de irme de Zebre no fue nada fácil, estuve cinco años y quedan muchos momentos, recuerdos y amistades. Fue una situación dura pero es un nuevo desafío por delante y hay que seguir metiéndole para seguir el desarrollo. Son cosas del deporte y la vida, cuando inicié de profesional sabía que era así .

-¿Qué análisis hacés de los cinco años en Italia?

-Es altamente positivo. Me fui con 20 años y hoy, a la distancia, pienso que era muy chico. Pasaron cinco años y fueron de mucho aprendizaje, algunas lindas y otras feas. Pero siempre rescato lo positivo, me llevo muchísimas amistades. Sin la ayuda de Zebre no estaría donde estoy, si bien hay un esfuerzo personal, voy a estar siempre agradecido con la institución.

-¿Cuánto creés que influyeron tus convocatorias a Los Pumas?

-Seguramente lo de Los Pumas influyó un montón en la decisión. Después de la temporada 2021/22 medio que me veía afuera del sistema y luego llegó la convocatoria para el Rugby Championship en agosto, que la verdad es que fue inesperada, pero un envión anímico que me sirvió para seguir metiéndole y redoblar el esfuerzo. Tener partidos internacionales con el seleccionado nacional ha sido una vidriera que me ha servido mucho.

La paternidad y la cuenta regresiva

Lolo descansa y disfruta en Villa María. Esta vez el contexto es diferente a todos. El rugbier junto con su pareja, Florencia Pigni, esperan la llegada de su primera hija para fin de mes.

“Otro lindo desafío (risas); Florencia, mi pareja, está muy bien, no ha tenido malestar por suerte. Estamos en la ciudad rodeados de familia y amigos. Con algo de ansiedad por conocer a la beba, pero viviendo un hermoso momento. Tenemos fecha para fines de junio, así que falta muy poquito”.

Para finalizar y puntualizando sobre el idioma, Bello comentó: “Aprendí bastante. Me fui a Italia hablando cordobés básico (risas) y después de cinco años aprendí el italiano y también inglés. No hablo pefecto pero me defiendo bastante. Flor habla perfecto inglés, estudió en Villa María y después lo terminó de pulir allá”.

El esfuerzo tiene premio y Lolo lo festeja por partida doble.