Deportes | Maradona | Diego | camiseta

Se fue Diego y quedó el lamento

A Machado le quedó el consuelo de "hacer un gol tan lindo como los 2 que hizo Diego". A Formía le dejaron "un ojo cortado y una ilusión rota"

Gustavo D’Ambrosio nos acerca un audio que le envió Diego Maradona. “Te mando un beso. Para mí Miguel Angel López es un caballero, un caballero del fútbol, que aunque no se haga notar, siempre está. Beso grande”.

Así lo estimó siempre Diego Maradona al “Zurdo” López, y ese audio que guarda en el corazón el profesor Gustavo D’Ambrosio ya es una reliquia eterna. Si el D10S del fútbol no hubiese fallecido, sería motivo de orgullo, pero como se fue físicamente, ese audio que generosamente le envió por ser el sobrino del “Zurdo” cobra más valor.

“Yo le pedí la camiseta en el medio del partido. Iván Miranda me gritaba: ‘Pelusa, Pelusa, pegátele, no lo soltés, pegátele’. Diego me miró y me dijo: ‘¿A vos también te dicen Pelusa?’. Sí, le dije, y le pedí la camiseta”, dijo Machado.

Agregó que “cuando terminó el partido lo busqué para sacarme una foto con él, pero se había ido”.

Recordó que “en el primer tiempo le hice una falta cerca del área, y ‘Nipón’ Bazán me puteó en 4 idiomas. Ahora cuenta orgulloso que es el único arquero al que el Diego le hizo un gol, pero nunca me agradeció que yo le había hecho la falta para que la clavara al ángulo”.

Reseñó Machado que “en el segundo tiempo entró Viera por Bazán. Rapetti salió jugando y yo se la devolví. Henry tenía una prestancia para engañar a los delanteros... pero cuando le amagó, Diego se la levó con la puntita del botín zurdo, y cuando Rapetti quiso seguirlo, lo vio a Viera adelantado y la metió desde 40 metros. Golazo”.

Explicó que “hacía unos minutos que el ‘Zurdo’ le gritaba que lo iba a sacar, y Diego le pidió quedarse. Cuando hizo ese golazo, levantó los brazos y la Plaza se caía. Se fue saludando a la tribuna techada, y yo lo seguía con la mirada. Lo esperaba un rengo, que era Jorge Cyterszpiler. La gente ovacionó”.

“La 10 se rompió”

Machado contó que “ni bien terminó el partido me fui a buscar la camiseta del Diego al vestuario local, donde se cambió Argentinos Juniors. El ‘Zurdo’ López me dio una bolsa con todas las camisetas y los pantalones de sus jugadores”.

Insistió en que “agarré la 10. Me la había prometido el Diego, pero se la presté a mi hermano menor, y la usó tantas veces que esa remera 10 del Diego se rompió y la tiramos”.

Señaló que “al pantalón lo usé yo en las prácticas hasta que se gastó. ¡Hoy valdrían fortuna!”.

Estimó que “algunos de los muchachos deben tener camisetas de ese Argentinos. Era hermosa, con las 3 tiras blancas, y un rojo fuerte. Bien ajustadas al cuerpo”.

“Pelusa” Machado resaltó que “Maradona me paseó por la cancha, pero yo también hice un hermoso gol. Hice un gol tan lindo como los 2 de Diego, pero no quedaron filmaciones, y nadie se acuerda de mi gol, pero todos se acuerdan los del Diego. Yo la clavé en el ángulo, y nos pusimos 2-1. Ellos nos hicieron dos más, y nosotros descontamos. Y el gol de Cáceres también fue lindo”.

Los goles de Argentinos fueron obra de Rubén Ríos, Hugo Saggiorato, Miguel Molnar y 2 del “10”.

Por último dijo: “Hay una jugadas que no me olvido más. En una lo llevé contra el rincón y tiró una rabona tan fuerte, que casi me vuela la cabeza. La otra fue su golazo”.

La que te devoraste “Cachi”

Oscar Formía recordó que “me tuve que ir antes de ese partido, porque sin mala intención un delantero quiso peinar hacia atrás la pelota y yo la despejé. Me comí un cabezazo que me cortó arriba del ojo. Me tuvieron que llevar a una clínica a hacerme unos puntos”.

Resaltó que “siempre mi ilusión era ser futbolista profesional. Y en Alumni fui un futbolista semiprofesional por la forma en que entrenábamos. Estábamos muy bien físicamente, pero Argentinos era de primera división, tenía otro ritmo, y Maradona te mataba con el cambio de ritmo. Por suerte no se movió por mi zona”.

Agregó que “me llamaron los dirigentes de Alumni y me dijeron que ‘Zurdo’ López me quería llevar. Si yo estaba dispuesto a irme, ellos me negociaban”.

Precisó que “no lo dudé un segundo, pero después me dijeron que no hubo acuerdo, y cuando yo insistí me dijeron que tenían que vender a Adrián Domenech. Pero eso nunca ocurrió y me quedé con la ilusión rota de poder haber sido compañero de Diego Maradona”.