Internacionales | México | Tragedia | oleoducto

Se elevó a 79 la cifra de muertos por la explosión de un oleoducto en México

La cifra de muertos por la explosión de un oleoducto de la estatal Pemex, en el estado mexicano de Hidalgo, a causa de una fuga que facilitaba el robo de combustible, aumentó a 79, informaron ayer las autoridades.

"El conteo es ya de 79 personas fallecidas", anunció en una conferencia de prensa el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, acompañado por el presidente Andrés Manuel López Obrador desde el Palacio Nacional.

El primer mandatario, por su parte, puntualizó que las investigaciones del titular de la Fiscalía General de la República, Alejandro Gertz Manero, se llevarán a cabo con autonomía e independencia.

Sin injerencia

En este punto, López Obrador afirmó que "el Presidente no va a dar instrucciones al fiscal general, como sucedía con los gobiernos anteriores, eso se termina y no va a haber recomendaciones para utilizar la Fiscalía en contra de adversarios o para represalias".

Además, el gobernante, citado por la agencia estatal Notimex, informó que se han recibido muestras de todo tipo de apoyo de más de 90 países, a los cuales se agradeció su solidaridad, y detalló que hasta el momento no ha sido necesario requerir de esa ayuda.

Fayad explicó por su parte que el recuento de las 79 víctimas corresponden a cadáveres hallados en el lugar de la explosión y heridos que fallecieron en el hospital.

En total, aún hay 74 personas internadas con heridas de distinta gravedad en hospitales de los estados de Hidalgo, Ciudad de México, Querétaro y Guanajuato. 

Entre los heridos internados, hay siete menores, 30 personas de entre 18 a 29 años, 36 de entre 30 y 54 años, y una de 63 años.

"La principal tarea es estabilizar a las personas para continuar con los tratamientos correspondientes", aseguró el gobernador de Hidalgo, quien visitó varios hospitales junto a la esposa de López Obrador, Beatriz Gutiérrez Müller.

"El panorama se ha ido endureciendo para todos nosotros, a medida que han pasado las horas, las expectativas de encontrar personas vivas prácticamente han desaparecido. Y entre las que se encuentran heridas, en muchos casos se ha ido agravando", advirtió por último Fayad.

En el lugar de la tragedia

Luego de la explosión ocurrida el sábado en un campo cercano al pueblo de Tlahuelilpan, el jefe de Estado llamó a "todo el Gobierno a prestar auxilio a la gente en el sitio del estallido", y más tarde viajó al lugar del desastre acompañado por una fuerte custodia.

"Más que detener la lucha contra el robo de combustible, se va a fortalecer; vamos a continuar hasta erradicar esta práctica para que la gente no se vea obligada a tomar este camino riesgoso que lleva a este tipo de tragedias", puntualizó el primer mandatario.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas