Villa María | Música | Rock | Nory-Lazzuri

“Muchos me dicen: soy músico por usted que me enseñó canciones”

Hace 25 años que Nory Lazzuri trabaja como Apoyo Técnico de Educación Musical. Habló de las audiciones para las primarias que coordina con la Empo y que empezaron el pasado jueves con rock nacional en el Sobral

Una tarde de la memoria, la seño de música “Beba” Raspo había dejado el piano abierto. Y acaso lo hizo a propósito, porque una niña que lo miraba “como a esas cosas que nunca se alcanzan”, se puso a tocar sin saber. Y la seño no le dijo nada. Años después y con 25 años como Apoyo Técnico de Educación Musical en la Inspección de la Tercera Región, la seño Nory Lazzuri aún recuerda aquel día. 

“Si lo recuerdo es porque fue mi primer y único contacto con un instrumento musical en la niñez y eso me marcó para siempre. Al punto que cuando terminé el secundario me dije: quiero dedicar mi vida a esto, al piano y a enseñar música. Y eso hice”.

-Y te recibiste en el Conservatorio...

-Sí, primero en el Boero de Villa María y después me fui a estudiar Educación Musical a Córdoba.

-¿Te ha pasado ver chicos estimulados por tus clases que estudiaron música también?

-Me pasa todo el tiempo. Y de hecho en la última audición de la Empo del jueves 17, había dos chicas que habían sido alumnas mías en el colegio Estrada y ahora eran músicas y profes de la escuela. Muchos me dicen: “soy músico por usted que me enseñó canciones en el cole”. Es un orgullo muy grande para mí...

Balsa de música ligera

-Contáme, entonces, de las audiciones de la Empo...

-Se trata de un proyecto de arte que comprende música y audiciones didácticas para las escuelas primarias de los cuatro departamentos de la inspección. Es el tercer año que llevamos a cabo este proyecto. Los dos años anteriores hubo folclore y este año el género propuesto es rock nacional. Arrancamos el jueves y hubo más de 800 chicos...

Y Norys me muestra la lista de los siete colegios que participaron. Se trata de cuarto, quinto y sexto grado de las escuelas José Mármol, República del Paraguay, Ameghino, Agustín Álvarez, Alberdi, Instituto del Rosario y Víctor Mercante. Y luego, la nómina de los músicos de la Empo que tocaron en el festivalito: Jessica Durbano, Flavia Prudencio, Natali Maestri, Lucas Gómez, Zeta Fernández, Sergio Alonso, Darío Lazarte, Mauricio Daniel y el director, Raúl “Kuki” Soria

-¿Cómo fue ese recital?

-Muy didáctico y muy intenso. Y aunque era de rock nacional, arrancó por Estados Unidos e Inglaterra, con un tema de Elvis y otro de Los Beatles. Y luego pasamos a la Argentina con “La balsa” de Los Gatos, “Muchacha ojos de papel” de Spinetta, temas de Charly, Fito, Pappo y Cerati. Cerraron con “De música ligera” de Soda Stéreo. No hay muchos músicos que se preparen para darles audiciones especiales a los niños, por eso es tan bueno poder aprovecharlos.

-¿Cómo es el convenio con la Empo?

-Nos ponemos en contacto año tras año y vemos las necesidades musicales de los niños. En función a eso, programamos un aprendizaje certero de lo que estamos desarrollando. La idea es que escuchen algo más que la cumbia que pasan por la radio. Por eso los preparamos para las audiciones especiales. Lo bueno es que los chicos de la Empo viajan a tocar a todos los pueblos donde los llaman. Este año,además, hemos incorporado las escuelas privadas. 

-¿Y la música clásica?

-Precisamente estamos realizando las tratativas con la Sinfónica de Villa María para que nuestros niños tengan contacto con una orquesta. Queremos hacer unas audiciones especiales en el Campus de la Universidad. Estará muy bueno como estímulo para que los nenes toquen con sus conjuntos instrumentales del colegio. También tenemos pensadas audiciones con el Coro de Niños de la UNVM dirigido por Ivana Perren y Fernanda Quintás. Queremos hacer audiciones en las escuelas y que nos acompañen las chicas de “Piedra papel tijera”.

-¿Cuál es la importancia de la música en la escuela primaria?

-La música es parte de todos. La escuchamos permanentemente por la radio, la tele o spotify. Pero en esos medios pasan lo comercial, lo que te impone la moda. La función de la materia es acercar al niño al ámbito musical como conocimiento cultural, a todos los estilos y a todos los géneros, trabajar el goce estético y desarrollar una de las tantas inteligencias múltiples que existen. Y sobre todo, despertar en ellos el amor por la música.

-Como te pasó a vos con la “seño Beba”...

-Claro! Porque mi maestra de música al dejarme tocar el piano, hizo  que esa pasión por la música cristalizara en mí. Si eso me pasó, fue porque alguien me dio la oportunidad.  

-¿Cuál es tu táctica para elegir la música de clases?

-Primero que nada hay que estar muy atentos a la música que los chicos escuchan en el barrio. Y no sólo en la ciudad sino en los campos. Porque cada chico tiene una temática muy arraigada según el ámbito, ya sea rural o urbano. Y la idea es, de a poquito, ir llevándolos a todos los géneros y estilos que no conocen, pero basándonos en lo que ya tienen incorporado. Queremos que pasen por lo clásico, el rock, el reggae, la música vocal, la orquesta sinfónica… El docente tiene que darles ese abanico de posibilidades a los chicos.

-¿Sólo existe el área de música en la inspección?

-No, hay un área muy importante que es la de Educación Física pero no hay un área de Plástica. Por eso estamos trabajando fuertemente con una licenciada en Bellas Artes, Juliana Rivera, haciendo capacitaciones en Artes Visuales para los docentes de las escuelas primarias. Estamos en Villa María y estuvimos también en Tancacha para fusionar la música con la plástica.

-¿Cómo se sustentan las audiciones?

-Es muy importante el apoyo del subinspector de la Tercer Región, Raúl Padilla. Él ha tenido siempre mucha predisposición para con las artes. Junto a él hemos llevado a cabo los proyectos “De Ushuaia a la Quiaca” y con “Sikus en el aula”. Son tareas muy pensadas y que están dando unos frutos alucinantes. Los pianos siguen abiertos a las aulas y al futuro.

Iván Wielikosielek

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas