Internacionales | pandemia | contagios | Covid-19

A 15 meses del inicio de la pandemia, las sucesivas olas siguen sin dar tregua

En algunos países se habla de un tercer y hasta de un cuarto pico de contagios

Mientras América Latina entra en la fase más crítica de la segunda ola de la pandemia de coronavirus, en Europa ya se habla de una tercera, Estados Unidos se prepara para un cuarto pico de contagios y en Asia sorprende el contraste entre países que sufren una cuarta ola y otros que empiezan a volver a la normalidad, como China.

Lejos de atenuarse la propagación del coronavirus y la de sus nuevas variantes con la puesta en marcha de los distintos planes de vacunación a lo largo y ancho del planeta, la tendencia alcista de contagios se agudiza y hoy son más de 130 millones las personas que contrajeron la enfermedad.

Desde que se conoció el primer caso en diciembre de 2019, cuando China alertó sobre la situación, la pandemia de la Covid-19 se cobró la vida de más de 2,8 millones de personas. Hoy el gigante asiático no registra casi casos de transmisión local y comenzó a mediados de marzo a relajar las restricciones, además de eliminar los testeos a viajeros provenientes de áreas nacionales de bajo riesgo.

En cambio, Pakistán y Filipinas se vieron obligados a imponer bloqueos y restricciones para contener la nueva ola de la pandemia, que avanza sin cesar y que en la capital filipina, Manila, amenaza con colapsar el sistema hospitalario, por lo que 24 millones de habitantes fueron confinados.

En medio de un importante repunte de los contagios durante las últimas semanas, India reportó casos diarios cercanos a los 90.000, cifras que se asemejan a las de septiembre pasado y que podrían conducir a nuevas medidas.

Por ese mismo camino se perfila el panorama en la mayor parte del continente europeo.

Italia, con más de la mitad de las 20 regiones del país en zona de máximo riesgo epidemiológico, se encaminó a un cierre total de los desplazamientos internos no justificados, con el fin de restringir los viajes durante Semana Santa.

En su peor momento desde el inicio de la pandemia, Francia anunció el miércoles la extensión por cuatro semanas el confinamiento y el cierre de las escuelas, luego de que los contagios de la Covid-19 se duplicaran desde febrero.

Su vecina España también se enfrenta a cifras altas de contagios.

En un estadio más relajado y con más de la mitad de la población con anticuerpos, el Reino Unido dio un paso más en el desconfinamiento y desde el martes se habilitaron las instalaciones deportivas al aire libre, las reuniones y las fiestas de casamiento.

La región de América Latina, por su parte, vive uno de los tiempos más oscuros de la pandemia con el colapso sanitario en Brasil ante las nuevas variantes, más contagiosas.

Mientras el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, pide a los gobernadores eliminar las cuarentenas, las estadísticas arrojaron que marzo fue el peor mes desde que comenzó la pandemia, con más de 60.000 fallecimientos, lo que elevó el total a 321.515 decesos, marca superada sólo por EE.UU.

Además, por lo menos 899 bebés de hasta un año fallecieron víctimas de Covid-19 durante 2020, informó la ONG Vital Strategies.

Los estragos causados por la mutación brasileña se extendieron por Paraguay, que terminará su cuarentena estricta hoy; Uruguay, donde el Gobierno adoptó medidas como los cierres de free shop en la frontera con Brasil y de los centros termales en el litoral; y Perú, donde se extendió el estado de emergencia durante todo abril.

En la misma línea, con 16 de los 19 millones de habitantes confinados, Chile vive su segunda ola de contagios, más fuerte que la primera en mayo y junio de 2020, reportando más de 8.000 enfermos diarios en los últimos dos días, lo que mantiene saturada en un 95% la red hospitalaria.