Villa María | paro | comedores | crisis

Paro nacional: crece la demanda en comedores comunitarios de Villa María; "es angustiante"

Aseguró Victoria Zappala, integrante de la organización social La Poderosa, que gestiona la entrega de alimentos para más de 160 familias carenciadas de la ciudad. Las mujeres que forman parte de la cooperativa se sumaron a la movilización de los trabajadores

La organización social La Poderosa, que gestiona un comedor comunitario en el barrio San Nicolás, se sumó ayer a la movilización en Plaza Centenario en el marco del paro nacional convocado por las centrales sindicales.

La Poderosa no solo brinda un plato de comida a quienes más lo necesitan, sino que también se involucra activamente en la lucha por los derechos de los trabajadores y de los sectores más vulnerables de la sociedad.

Tan es así que en reclamos pasados como la primera protesta o en el paro internacional de las mujeres trabajadoras también estuvieron presentes.

Integrantes de la organización se movilizaron desde el barrio hasta Plaza Centenario, llevando carteles y banderas con consignas como “ollas vacías”, “no hay libertad cuando no hay nada en la mesa”.

En diálogo con PUNTAL VILLA MARÍA, Victoria Zappala, referente del espacio que comenzó con la elaboración de mermeladas caseras para comercializar, aseguró que la situación de los vecinos es “angustiante”.

“La situación del barrio es la falta de insumos. No nos alcanza para llenar las porciones de comida para las familias del barrio y hay mucha gente en lista de espera”, expresó, haciendo referencia al comedor que llevan adelante desde la cooperativa y funciona en la calle Mafalda Gilli y Buenos Aires.

Relató que entregan 165 porciones los días martes y jueves, “por ahora”,aclaró la mujer y se lamentó, ya que visualiza un precario contexto para continuar, dado que hay falta de materia prima para la elaboración de la comida.

“El año pasado estábamos dando 120 porciones y desde que comenzó el año esa cifra incrementó. Ahora hay 165 familias en total y son numerosas, ya no tenemos más”, explicó.

Cabe señalar que llevar adelante el comedor implica un esfuerzo personal de las mujeres que integran la organización, ya que la comida se adquiere con fondos particulares o donaciones de vecinos solidarios.

“Hemos hecho eventos o ventas para comprar y la gente nos ayuda un montón para organizar ollas populares”, indicó.

La Poderosa es más que un simple comedor comunitario. Es una organización que lucha por la justicia social. Su participación en el paro nacional es un ejemplo de su compromiso con la comunidad y con la construcción de una sociedad más justa e igualitaria.

Testimonios conmovedores

En un contexto preocupante, Zappala informó que el incremento de la demanda radica principalmente en necesidades básicas, como la alimentación y el acceso a servicios. “Hay familias que no tienen un trabajo fijo, por lo que no cobran un sueldo mensual y no pueden pagar los impuestos. Hay gente que sufrió cortes de luz, gas y agua”, subrayó.

También reflejó un panorama extremo:“Lo poco que ingresa a los hogares es para la comida que no se da en el comedor porque ya no se pueden comprar ni ropa”, aseguró.

Otra de las integrantes aportó:“También hay familias que solo comen los días que asisten al comedor y si no, no comen. En nuestro espacio damos la comida dos días y otra compañera entrega los días restantes para que se cumpla toda la semana”,cerró.

Cabe precisar que hay familias de otros barrios aledaños como Nicolás Avellaneda, Felipe Botta, San Martín y Los Olmos.

Un llamado a la solidaridad

La organización hizo un llamado a la comunidad para que colabore con donaciones de alimentos, ropa y otros elementos de primera necesidad.

“Nosotros le damos alimentos al grupo familiar, ya que no sería justo que la mamá o el papá no coma”,declaró Zappala y agregó:“Recibimos alimentos no perecederos y frescos, lo que sea y lo que puedan colaborar”, completó.

Lo que se lee ahora