Deportes | pelea | Mundial | Villa María

"Ahora estoy más cerca de la pelea por el título mundial"

Juliana Basualdo explicó su espectacular triunfo por nocaut, dijo que "me preparé al máximo. Ahora quedaré número 2 en el ranking"

La campeona argentina de la categoría supergallo brilló en la velada boxística realizada en Unión Eléctrica, Córdoba, donde venció por nocaut a la tucumana Natalia Alderete en el tercer round.

El reposar de la guerrera en Villa María tenía la tranquilidad del deber cumplido, pero también la ansiedad por conocer lo que viene, que intuye que puede ser una pelea por otro título. “Me siento en condiciones de pelear por el título mundial, y si estaba tercera, es posible que este nocaut me pueda permitir acercarme a ese sueño”.

Se trata de Juliana Basualdo, quien a los 31 años ya se siente villamariense, donde hace años reside. En Córdoba pesó 55.600 kg., aunque se considera peso gallo y no supergallo. Tiene ahora un récord 8-2, con 2 nocauts.

Acabó con Natalia Alderete en el tercer asalto, aunque fue amplia dominadora desde el inicio, y ya en el segundo forzó a que le realicen una cuenta de protección a la tucumana, a la que envió a la lona en el tercero, y poco después el árbitro detuvo las acciones.

En la velada, el chubutense Jonathan “Chúcaro” Sánchez se impuso sobre Martín Bulacio (Las Varillas) en fallo unánime y retuvo por primera vez su título latino plata mediano CMB. Pero además se destacaron las victorias de Juliana Basualdo y Ezequiel Matthysse (se impuso a Roberto Moreno por puntos, en fallo unánime).

El país vio ganar a la santafesina radicada en Villa María, que coincidiendo con lo observado, y más allá de su gran actitud y sus desplazamientos, insiste en que “el golpe de poder fue el cross de derecha, que lo acompañamos con el recto de izquierda al pecho y al abdomen, como para que Alderete bajara un poco las manos, y entrara el cross de arriba hacia abajo”.

El plan de pelea fue acertado, y perfectamente ejecutado. “Los jabs y el cross fueron fundamentales para noquear, acompañado de otros factores, como el físico”.

Cuenta mil veces que “fueron las manos del nocaut mediante la distancia y meter el cross de derecha por arriba. Esas fueron las indicaciones de mi rincón. Leo Rivera me lo había anticipado durante toda la preparación de esta pelea. Me esforcé, no regalé nada, porque no hay rivales fáciles”.

“Ninguna pelea se gana fácil”

Amplió al señalar que “ninguna de las peleas sentís que las tenés ganada fácil, pero en estas últimas dos, para mí y para mi promotor, fueron preparatorias para lo que se viene aspirando, que es el título mundial. Tenía que noquear”.

Aclaró que “estas dos peleas para mí fueron las más difíciles, porque el compromiso de ganar era mío, y estábamos probándonos para lo máximo”.

Agregó que “en esta ocasión conté con el preparador físico Francisco Polizza. Su trabajo me dio resultados positivos y vi la diferencia en la potencia y también en la parte técnica. Vamos mejorando cada vez más eso y está bueno porque estamos creciendo”.

“Más que en óptimas condiciones”

No esconde su ambición por lograr la corona mundial. “Siempre lo dije. Aspiramos a un título mundial y debemos llegar más que en óptimas condiciones”.

No se olvida que apenas realizó 10 combates profesionales, ni deja de lado su humildad, factor que le permitió llegar hasta aquí. Por eso remarca que “tengo dos peleas perdidas, en mis primeras tres presentaciones. Gané 8, y 7 al hilo. De las cuales las últimas dos fueron por nocaut. Por eso digo que desde que empezamos a trabajar con el preparador físico, mejoré la potencia y todo ayuda”.

Sabe que aquella mujer peleadora que fue capaz de superar numerosas adversidades en su vida, y que llegó a Villa María para instalarse en un galpón junto a sus dos pequeños hijos, hoy pasó al frente sólo en lo deportivo, pero lejos está de conformarse. “Voy por la pelea por el título del mundo. Fueron muchas horas de trabajo y de esfuerzo. Voy por la gloria. Plata siempre me faltó, pero por suerte en esta pelea tuvimos la posibilidad de recibir la ayuda de Marcos Bovo y Eduardo Accastello. Con eso pudimos cubrir los gastos de la preparación, en la que tuvimos muchos viajes a realizar guanteos a Río Segundo”.

Distinto que ayer, pero casi igual

No detiene su ambición. No frena, casi ni disfruta el nocaut espectacular en una pelea “redonda” en la que le salieron todas. “La pelea del título del mundo ya está en carpeta. Más con este triunfo, que seguramente me lleve al puesto 2 del ranking mundial. Con Leo (Rivera) seguimos igual, trabajando con todo, trabajando igual que siempre, pero ya falta menos para pelear por el título mundial”.