Deportes | pelea | Villa María | Boxeo

"Siempre soñé con ser campeona del mundo y voy a cumplir el sueño"

Juliana Basualdo dijo: "Gané bien, me solté, le pegué mucho y sintió mis manos"

Juliana Vanesa Basualdo nació hace 30 años en Capitán Bermúdez, provincia de Santa Fe, pero para el mundo del boxeo ahora es “La Profeta” de Villa María.

Radicada en la ciudad, parece haber reencauzado su carrera de la mano de Leonardo Rivera.

Se muestra segura y muy superior a aquella boxeadora valiente y combativa que le ganó en Justiniano Posse a Antonella Shirley Molina en su debut en el campo rentado (15/03/2019).

Luego cayó ante Carla Ayelén Merino en Posse (20/07/19) y fue noqueada en el tercer round por Florencia Ayelén “La Cordo” Juárez en el Club Huracán de Buenos Aires (17/08/19). Ahora se “vengó”.

Desde el triunfo en Villa María ante Eliana Orecchia (13/12/19) empezó a reconstruir un récord que ahora muestra 3 victorias consecutivas y 2 ante oponentes de riesgo, a las que dejó sin invicto como Micaela Laura Sarfatti, después de 1 año sin combatir por la pandemia, en Hurlingham (12/12/20). Ante Florencia Ayelén Juárez ratificó su ascenso en Mar del Plata.

Subió al cuadrilátero del Club Talleres acompañada desde una remera que rezaba: “Ellos, los que me bancan hasta la muerte”, con “Dios” cubriéndole la espalda y otra leyenda llena de fe: “Todo lo puedo en Cristo, que me fortalece”.

Esa fe que mueve montañas le permite asegurar que “quiero pelear por un título. Es mi meta ahora. Me pedían dos peleas a 6 rounds y las hice. Están vacantes los títulos gallo y supergallo”.

De la pela dijo: “Me pareció que gané bien, no sentí ningún golpe de Juárez y le pegué mucho. Me sentí superior toda la pelea. Ella sentía mis manos y mi técnico me pedía más. Me solté y gané porque temía que el fallo me perjudicara”.

Recordó que “con respecto a que era una revancha, siempre mi profesor Leonardo Rivera me dijo que esa pelea que perdí en el 2019 fue un accidente, que Juárez no nos había ganado arriba del ring y pedimos la revancha apenas se terminó. Insistimos hasta que gracias a Dios se pudo dar el desafío y gané en esta segunda oportunidad. Siempre pensé que era superior y no nos podía volver a ganar”.

Con relación al significado de esta pelea de cara al futuro, explicó: “Estamos muy contentos. Es una pelea más ganada y revertimos la situación ante la misma rival que me venció en 2019. Es un logro ya que trabajamos mucho para esto y sabíamos desde aquella primera pelea que nosotros íbamos a ganar la segunda y de buena manera”.

Sobre su mejoría boxística dijo: “Al igual que el triunfo en esta pelea, se basa principalmente en el trabajo del gimnasio, el entrenamiento y laburo que hacemos con Leonardo. Entrenamos tres veces por día, dejamos un montón de cosas de lado, mucho tiempo con la familia, muchos compromisos”.

Remarcó que “esta semana estuve sin mis hijos. Nos tocó viajar a Mar del Plata 13 horas, dar el peso de la categoría y a la hora de subir al ring estar bien mentalizada para obtener el objetivo”.

“La Profeta” sostuvo que “doy gracias a Dios por el buen trabajo de sparring, es para destacar, ya que estuvimos guanteando con Nazarena Romero que es campeona del mundo y eso ayuda a crecer. También con la boxeadora profesional de Villa María, María Ferreyra, que anda muy bien y tiene similares características boxísticas que Juárez. Hicimos viajes para guantear, tratamos de hacer todo lo posible para llegar bien preparados a esta pelea”.

Agregó que “sueño con ser campeona del mundo y voy a cumplirlo. Debo superar todos los obstáculos que aparezcan. Subo al ring y pienso en todos mis sacrificios y en todas las personas que me ayudan a concretar mi sueño”.