Pese a Precios Justos, los alimentos subieron hasta el 14% en dos semanas

En lo que va de enero, el aceite aumentó el 14%, el pan el 13%, la harina el 12%, el yogur el 12%, los fideos el 11%, el azúcar el 11%, las galletas el 9%, la leche el 8% y los huevos el 7%, según informó el Centro de Almaceneros

Pese al programa oficial Precios Justos, los alimentos siguen subiendo de precio, en lo que va del mes de enero.

Según el Centro de Almaceneros de Córdoba, los aumentos son de hasta el 14 por ciento.

Por ejemplo:en las dos primeras semanas de este mes, el aceite se incrementó el 14 por ciento, el pan el 13 por ciento, la harina el 12 por ciento, el yogur el 12 por ciento, los fideos el 11 por ciento, el azúcar el 11 por ciento, las galletas el 9 por ciento, la leche el 8 por ciento y los huevos el 7 por ciento.

En diciembre hubo una leve desaceleración de los precios, pero con el inicio de enero los alimentos empezaron a subir por el alza del dólar blue.

De acuerdo con el informe mensual del Centro de Almaceneros, la inflación de diciembre en Córdoba fue del 5,35 por ciento.

Dicho porcentaje representó una leve desaceleración respecto del guarismo anterior: la inflación de noviembre fue del 6,17%.

Sin embargo, con el arranque de enero, hubo aumentos en gaseosas, cervezas y lácteos.

Las explicaciones que se dieron en su momento fueron las siguientes:por un lado, la desaceleración se debió a un mix entre el efecto de Precios Justos en los supermercados y la caída del poder adquisitivo de los consumidores y, por el otro, el aumento de precios en enero tiene su fundamento en las subas del dólar blue.

“Los incrementos en los precios de los alimentos continúan durante el mes de enero”, confirmó en diálogo con Puntal el director general del Centro de Almaceneros, Germán Romero.

La inflación anual, de acuerdo con el Centro de Almaceneros, fue del 96,5%.

“A pesar de que el último mes del año mostró una ligera y temporal desaceleración de precios (-0,8%) no alcanzó a ser perceptible para la mayor parte de la población, que no logra reunir un volumen de dinero suficiente como para acudir a grandes superficies comerciales y fantasear libremente con que el país se esté librando de la inflación”, se explicó.

“Para el año 2023 las expectativas en materia inflacionaria no son mejores que el año que acaba de concluir, lo que profundizará los problemas que atraviesa la sociedad argentina, entre ellos el más doloroso: el acrecentamiento de los índices de pobreza e indigencia”, se agregó.