Nacionales | Plaza de Mayo | UBA | marcha

Multitudinaria marcha en defensa de la educación pública en el país

Participaron más de 150 mil personas, aunque autoridades de la UBA estimaron la concurrencia en 800 mil. Docentes, estudiantes y dirigentes reclamaron por el ajuste en las partidas presupuestarias de las universidades

Estudiantes, docentes y dirigentes de distintos partidos políticos realizaron una Marcha Federal Universitaria ayer, desde el Congreso hasta Plaza de Mayo, para reclamar por el ajuste en las partidas presupuestarias de las universidades nacionales. Bajo el lema "En defensa de la educación pública", la movilización fue masiva -se estiman más de 150 mil personas- en el Congreso y en Plaza de Mayo, donde se llevó a cabo el acto central y la lectura del documento final.

Miles de universitarios marcharon en defensa de la universidad pública. Algunos fueron con amigos; otros, con compañeros o profesores. Pero la multitudinaria convocatoria también resonó en las familias que a través de diferentes generaciones han pisado las aulas de las universidades públicas. "Es por mi generación, es por mi hija y también por mi nieta", dijo Olga Benito, psicopedagoga de la Universidad de Lomas de Zamora.

La mujer no llegó sola al Congreso, lo hizo con su esposo Eduardo Parodi, ingeniero de la Universidad de Buenos Aires (UBA); su hija Valeria Parodi, egresada de la carrera de sociología en la UBA; y su nieta Malena Ribero, que estudia Medicina y la Tecnicatura de Hemoterapia en la UBA.

A la hora del balance, las estimaciones sobre la convocatoria en Congreso y Plaza de Mayo fueron dispares. Desde la Ciudad calcularon que más de 150 mil personas participaron de la movilización. La Universidad de Buenos Aires indicó que fueron 800 mil. Tras la lectura del documento, desde el escenario aventuraron un cálculo más ambicioso: hablaron de “una plaza de casi un millón de personas”.

La marcha -que se replicó en distintas partes del país- fue convocada de manera conjunta por el Frente Sindical de Universidades Nacionales -que nuclea a los gremios docentes y no docentes Conadu, Conadu Histórica, Fedun, Fagdut, UDA, Ctera y Fatun-, la Federación Universitaria Argentina (FUA) -que representa a más de dos millones de estudiantes- y el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), que congrega a las autoridades de 57 universidades nacionales y 14 provinciales.

Al canto de “La UBA no se vende, la UBA se defiende”, una masiva columna de la Universidad de Buenos Aires partió de la plaza Houssay, encabezada por su rector, Ricardo Gelpi, y el vicerrector, Emiliano Yacobitti, y recorrió las avenidas Córdoba y luego Callao hasta llegar a la Plaza Congreso, en medio de un importante despliegue de fuerzas de la Policía Federal, Prefectura, Gendarmería y Policía de la Ciudad.

Columnas de docentes y estudiantes de otras casas de estudio públicas del conurbano bonaerense –como Moreno, San Martín, Avellaneda, entre otras- y de la ciudad de La Plata llegaron caminando a la ciudad de Buenos Aires y en tren a las estaciones de Constitución, Once y Retiro para sumarse a la marcha, en tanto que las líneas de subte también se vieron colapsadas de gente.

Docentes, no docentes, autoridades, investigadores y estudiantes universitarios protagonizaron la inédita marcha nacional, que tuvo su epicentro en la Plaza de Mayo pero se replicó en todas las provincias del país, con paro nacional y jornadas de protesta, en defensa del sistema universitario y científico público argentino para reclamar contra el desfinanciamiento que lleva adelante el Gobierno.

Detrás de una inmensa bandera con la consigna “En defensa de la universidad pública”, se ubicaron –en la intersección de la avenida de Mayo y Luis Sáenz Peña- los principales referentes de la comunidad educativa, como el titular del CIN, Víctor Moriñigo, y los dirigentes de la UBA para encabezar la marcha hacia la Plaza de Mayo.

También asistieron representantes de organizaciones de derechos humanos y dirigentes de la CGT.