Precios | Gobierno | trabajadores

Suba de alimentos: pymes apuntan contra los grupos monopólicos

El titular de CGERA, Marcelo Fernández, dijo a Puntal que "los sectores concentrados sabían que el Gobierno iba a convocar a un acuerdo y aumentaron un 8% los precios". Espera que prevalezca el diálogo y no los controles

Industriales pymes se mostraron preocupados por la suba de precios de alimentos y bebidas, apuntaron en contra de los sectores concentrados y monopólicos y reclamaron avanzar hacia una estabilización del valor de los productos básicos.

En diálogo con Puntal, el titular de CGERA, Marcelo Fernández, dijo: “Los empresarios creemos que es muy importante que el gobierno nacional continúe dialogando con todos los sectores para poder sostener los precios de los productos esenciales”.

Y añadió: “Tenemos la esperanza de que los encuentros sirvan para empezar a transitar una moderación de los precios de la canasta básica. Reducir la inflación es un requisito fundamental para que la economía pueda seguir recuperándose y que el país pueda desarrollarse”.

Por su lado, Norberto Fermani, integrante de CGERA, afirmó que “es sumamente preocupante ver cómo sectores de productos básicos que van directo al consumo de los trabajadores tengan aumentos de precios totalmente desacoplados de la realidad”.

“No entendemos por qué y esperamos que el gobierno nacional tome medidas inmediatamente, en las cuales se abran caminos de negociación o investigación que permitan alinear esos aumentos tan desmedidos con la realidad argentina y de los trabajadores”, manifestó.

-Están preocupados por el aumento en alimentos y bebidas, ¿no?-, se le preguntó al empresario Fernández.

-Sí, por supuesto. Porque nosotros, las pequeñas y medianas empresas de todo el país, vivimos del mercado interno. Y el mercado interno se nutre de los consumidores que son los trabajadores, los asalariados, la clase media y los administrativos. Nosotros somos 60 mil pequeñas y medianas empresas en este país. Sabiendo que el salario tiene que ser competitivo en la discusión paritaria para que tengamos las ventas que todos queremos, el 95 por ciento de las empresas hacemos el esfuerzo y resulta que rápidamente estos sectores más concentrados y monopólicos aumentan los precios superando la inflación y el aumento de los salarios. Entonces qué negocio hace la pequeña y mediana empresa que quiere desarrollarse en el mercado interno si la renta queda para muy pocos. Porque basta con ir a un hipermercado y ver cómo la gente deja algún producto en la caja registradora porque no le alcanzó para pagar. Ese consumidor ya quedó endeudado y no puede comprar un calzado, una indumentaria o un juguete. Queremos que el salario sea competitivo para todos y no sólo para esos grupos.

-¿Cómo ha visto las declaraciones del ministro (Matías) Kulfas que pidió a los empresarios retrotraer los precios?

-Evidentemente esta gente entiende de esta manera. Recordará las críticas contra el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, durante el gobierno de Cristina Kirchner. Pero no se entiende la manera del diálogo porque fíjese que sabían que el Gobierno iba a convocar a un acuerdo de precios y salarios y aumentaron entre un 7 y un 8 por ciento los precios antes de que nos sentáramos a conversar. Entonces se debe hacer algo y con firmeza. Es necesario que se entienda que no se tienen que aumentar los precios en un momento en el que hay que salir de esta situación.

-En Córdoba se dice que el control de precios y la Ley de Abastecimiento son recetas que ya se usaron y que no funcionaron. ¿Cuál es su opinión?

-Podemos estar de acuerdo en que las medidas que ya fracasaron no son un buen mecanismo. Pero lamentablemente tenemos que empezar por algo. Se los citó, se los invitó a hablar, la reunión fue tensa y después aflojaron. La Ley de Abastecimiento es una ley dura y a los empresarios no les gusta. Pero los distintos gobiernos nunca la derogaron porque la quieren tener cerca para manotearla cuando la necesitan. Pretendo que a través del diálogo no hagan falta controles ni Ley de Abastecimiento sino racionalidad.

Por último, Fernández sostuvo que internas en el oficialismo ha habido muchas entre el presidente y su vice, como el caso ahora de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, y bregó para que haya una política de Estado en materia de precios.