Nacionales | Presidencia | CGT | paro

Arrancó a la medianoche el paro general de la CGT y las dos CTA

Los principales gremios del transporte adhieren a la medida de fuerza. De igual modo, la actividad bancaria, la educación y los servicios de salud se verán resentidos. El gremio mercantil también sumó su apoyo

El segundo paro general contra el gobierno de Javier Milei se concretará hoy en todo el país, convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT) y las dos CTA, y paralizará el transporte, el comercio, los bancos y los servicios de educación y salud.

Con las consignas “La Patria no se vende” y “Pará la mano”, la medida de fuerza se inició a la medianoche, en el marco de un plan de lucha de la central obrera que incluyó la semana pasada una masiva concentración por el Día del Trabajador, y previamente la participación en la multitudinaria marcha universitaria del 23 de abril.

Se trata de la segunda medida de fuerza general y nacional de la CGT durante la gestión de Milei: la primera fue el 24 de enero, a 45 días del inicio del nuevo gobierno, e incluyó una masiva concentración en la plaza del Congreso, mientras se desarrollaban las sesiones extraordinarias.

Las dos CTA se sumaron también a la convocatoria de hoy, que tiene entre sus principales reclamos el rechazo al proyecto Bases y la reforma fiscal, que ya obtuvo media sanción de la Cámara de Diputados y se está debatiendo esta semana en comisión en el Senado.

“El paro general va a ser contundente. Será un mensaje para los senadores de otros bloques, entre comillas dialoguistas, que todavía no se decidieron sobre el proyecto de Ley Bases. Les exigimos que no lo voten”, dijo Pablo Moyano en las últimas horas.

Para el paro de hoy ya confirmaron su adhesión los gremios del transporte: la Unión Tranviaria Automotor (UTA), los metrodelegados, la Unión Ferroviaria y La Fraternidad y los gremios aeronáuticos, con lo cual no habrá servicio de colectivos, subtes, trenes ni aviones.

“Solicitamos a las autoridades que tienen en sus manos las decisiones que están afectando las vidas de la inmensa mayoría del pueblo que reflexionen y comprendan los alcances del mandato que se otorgó a los poderes Ejecutivo y Legislativo y que, en base a ello y al cumplimiento de la Constitución Nacional, obren en consecuencia, en defensa de los intereses y el bienestar de todos los argentinos y argentinas”, expresó la UTA en un comunicado.

También estarán afectadas las actividades marítimas y portuarias, tras la adhesión a la medida de la Confederación de Trabajadores del Transporte (Catt).

Se suma asimismo al paro general la Asociación Trabajadores del Estado (ATE): su titular, Rodolfo Aguiar, ratificó la adhesión del gremio y aseguró que se plegarán los empleados provinciales y municipales de la organización.

“Este paro tiene varios destinatarios. No solo el presidente Javier Milei, sino los gobernadores y senadores que tendrán que tratar el proyecto de Ley Bases, y también los cuatro o cinco grupos empresarios que son socios del Ejecutivo”, aseguró Aguiar.

La Asociación Bancaria (AB) anunció también que se suma a la medida de fuerza, con lo que no habrá atención en las sucursales de los bancos.

“Porque la política económica llevada a cabo por el gobierno nacional no para de perjudicar a los trabajadores/as y al pueblo en su conjunto, mientras favorece descaradamente a grandes empresarios, grupos económicos y al poder real, la Asociación Bancaria adhiere a la medida de fuerza dispuesta por la CGT”, anunció la AB, que lidera Sergio Palazzo.

Por su parte, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) llamó a un paro nacional docente, con lo que se verán afectadas las clases en todo el país.

Entre los reclamos específicos del gremio docente se encuentran “el financiamiento para la educación pública y el pago del Fonid”, el rechazo al proyecto Bases y el DNU 70/2023 y contra “el ajuste, los despidos y los tarifazos”.

Tras la multitudinaria marcha universitaria del 23 de abril, los docentes de las casas de estudio también van hoy al paro.

“La docencia universitaria va al paro nacional. Porque los docentes universitarios no pueden seguir cobrando salarios por debajo de la línea de pobreza. Porque es nuestro derecho tener paritarias libres y un mayor presupuesto para las universidades públicas”, indicó la Conadu en un comunicado.

Desde el sector mercantil, el titular de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys), Armando Cavalieri, emitió un comunicado en el que ratifica su adhesión a la medida, por lo que se espera que shoppings y cadenas de supermercados estén cerrados en la jornada de hoy.

“Alineados a los reclamos del movimiento obrero, los trabajadores/as mercantiles hemos decidido parar en defensa de las fuentes de trabajo, de la industria y del sistema previsional argentino”, indican en un comunicado.

“Son los fundamentalistas del atraso”, afirmó Adorni

El vocero presidencial, Manuel Adorni, volvió a arremeter contra la CGT por el paro general y tildó a la central obrera como "los fundamentalistas del atraso".

“En cuatro meses, dos paros de la CGT, dos paros de colectivos, dos paros docentes, un paro de trenes, un paro de aeronáuticos y más de cien marchas e intentos de piquetes. En cuatro años de gobierno de Alberto Fernández tuvo cero paros”, enumeró el funcionario nacional.

En la habitual conferencia de prensa diaria en Casa Rosada, precisó además que "paran los que quieren seguir haciendo de la Argentina un camino de la servidumbre”.

“A quienes piensan extorsionar a los argentinos para volver al poder, esta administración les informa que solo van a ganarse el desprecio de todos aquellos que mañana (por hoy) quieren y necesitan ir a trabajar", advirtió.

Asimismo, el portavoz consideró que la medida de fuerza de la central obrera y las dos CTA "no tiene una justificación aparente" y remarcó que "está habilitada la línea 134 para denunciar extorsiones" para adherir a la protesta.

Además de ratificar que "a los trabajadores estatales que paren se les descuenta el día", Adorni indicó que el paro general afectará a 6 millones 594 mil personas "que no van a tener a disposición para ir a sus trabajos el servicio esencial de transporte”.

A su vez, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, deslizó que el gobierno bonaerense estudia adherir al protocolo antipiquetes que viene aplicando la gestión nacional para ordenar la protesta callejera, mientras que envió un mensaje a la CGT en la previa al paro general de hoy: "Que se dejen de joder y vayan a laburar".