Deportes | pueblo | años | cuarentena

"El sostén del proyecto es la gente"

Lucas Tolosa manifestó que "estuvimos 10 años sin fútbol, y nos costó volver. Armamos una comisión joven, unida, y tiramos todos para el mismo lado. Llevamos no menos de 200 personas a la cancha, en un pueblo de 500 habitantes"

Lucas Tolosa es el delegado de Sportivo Los Zorros y afirma que “el pueblo extraña el fútbol. Se hizo un esfuerzo muy grande para volver a hacer fútbol en 2019, y la gente acompaña mucho al equipo, pero ante esta realidad lo único que nos queda es esperar que se acabe esta pandemia y podamos volver a jugar, pero con público”.

Es uno de los jóvenes dirigentes que impulsaron el retorno a la actividad luego de 10 años, y forman parte de la lista de la futura comisión junto a Agustín Gramajo, Joaquín Rantica, Javier Ocaño, Verónica Sachetto, Mauricio Mantuani, Graciela Lebrón, Daniel Astrada, Guillermo Fava, Jorge Aranda, Alejandro Castelli, Mario Ceballos, Óscar Gramajo, Carlos Zanotti, Vanina Dequino y Fabián Forconi.

“Nos decidimos a trabajar para que el pueblo volviera a tener fútbol. En 2009 logramos un ascenso que fue inolvidable para todos, pero luego se cortó el apoyo municipal. Se necesitaba trabajar más. El año pasado formamos una comisión de gente joven, que podemos tener diferentes opiniones, pero todos tiramos para el mismo lado. El objetivo es que Los Zorros tenga fútbol”, argumentó.

Tolosa insistió en que “somos muy unidos. No fue fácil el arranque, pero tuvimos el apoyo del intendente. Sabemos que hay que trabajar, y no esperar que el intendente nos tenga que dar todo servido. Al contrario, no queremos molestarlo, y aunque sabemos que sin el apoyo municipal es imposible hacer fútbol en los pueblos, queremos que su ayuda vaya acompañada de nuestro trabajo”.

Resaltó que “la respuesta del pueblo fue muy buena, porque la gente acompañó al equipo en cada partido de local, y también como visitante. Estábamos trabajando felices, porque veíamos que nuestro trabajo se realiza para el pueblo, y el pueblo es feliz con el fútbol. Es el sostén de nuestro proyecto”.

El retorno más esperado

Tolosa señaló que “varios habíamos formado parte del plantel que ascendió en 2009. Yo era el arquero suplente de Miguel Ambrosio, y varios jugadores que éramos de la reserva vimos que después nos quedamos sin fútbol 10 años”.

Agregó que “no hay intereses políticos. El pueblo tiene que tener fútbol todo el año, por 10 años”.

Insistió en que “se consiguen las cosas y se hace más llevadero porque hay ganas de trabajar para lograr el objetivo que nos propusimos. Es nuestro pueblo y nos gusta el fútbol”.

“Ojalá no nos cansemos nunca, porque el grupo que se armó es muy lindo y unido. Espero que no nos cansemos, y podamos hacer que perdure en el tiempo la actividad en el pueblo”, remarcó.

Indicó que “la comisión anterior hizo el mismo esfuerzo, pero se cansó. Nosotros queremos que por diez años el pueblo tenga fútbol, y que se vaya integrando más gente a trabajar. Hay mucho por hacer”.

“En principio consultamos en la Liga sobre los costos, y encontramos respuestas positivas. Ahora estamos en proceso de una comisión normalizadora, ya que al surgir la cuarentena nos cortó la asamblea”, explicó.

Destacó que “los cargos no nos interesan. Para este grupo somos todos igual de importantes, y tiene el mismo valor lo que opine el presidente o el vocal. Todos tenemos el mismo objetivo, nos gusta lo que hacemos, y somos muy unidos”.

Una revolución futbolística

Lucas Tolosa confesó que “para el pueblo aquel ascenso de 2009 fue una revolución futbolística. La gente no se olvida más lo vivido en ese momento”.

“El apoyo no ha cambiado, porque no menos de 200 personas van a la cancha a ver el equipo, y en el pueblo somos poco más de 500 habitantes. Nos encanta el fútbol”, aseguró.

Aclaró que “no es fácil buscar recursos y trabajar para hacer fútbol. Quizás antes la dirigencia se cansó, o tal vez no hubo el apoyo fundamental del municipio. Lo cierto es que intentamos volver antes, y no se pudo. Nos llevó 10 años, pero se creó este grupo de jóvenes dirigentes que queríamos tener el equipo del pueblo participando”.

“Lo primero fue hablar con el intendente Guillermo Fava, y nos dio el ok. Evaluamos bien los números, porque hay un gasto, y es necesario trabajar. Hicimos rifas, comidas, y reunimos un fondo para arrancar. Hablamos con Claudio Martínez, y nos dijo que no teníamos que asustarnos. El miedo nuestro era no poder cumplir”.

Lo fundamental para Tolosa fue que “estábamos convencidos que podíamos volver. No es fácil, pero trabajando juntos, se hace más llevadero. La gente nos apoyó, y estamos disfrutando tener fútbol, más allá de los resultados”.

“Por eso insisto en que no se puede volver a jugar sin público. El gran sostén nuestro es la gente, y si hacemos fútbol es para que la gente vaya a ver un espectáculo en el pueblo, o en canchas de nuestros eventuales rivales. No hay partido con menos de 200 personas de Los Zorros. La gente espera volver a la normalidad”, resaltó.

Destacó que “el intendente Guillermo Fava nunca nos dijo que no. Nosotros no queremos abusarnos, ni que todo venga de arriba, porque un día se corta y no se juega más. Al ser intendente no tiene el mismo tiempo para estar trabajando con nosotros, pero siempre está presente cuando lo necesitamos, y cuando no puede ayudarnos, siempre le encuentra la vuelta para encontrar una solución”.

Resalta que “los viajes son el costo más fuerte, y siempre nos dio un apoyo fundamental”.

“La cancha es municipal, y toda la obra que se realizó es para el pueblo. Veo que en Villa María tienen ahora muchos problemas para pagar los servicios, pero nosotros estamos liberados de eso”, dijo.

Explicó que “se hace cargo la municipalidad del gasto de luz, por ser un predio municipal. Por una decisión en conjunto, hemos decidido no recibir en estos meses ningún aporte económico, ya que al estar parada la actividad, y al contar con un fondo que hemos realizado con el trabajo previo al torneo, es mínimo lo que tenemos que pagar”.

“Es un gran alivio que la cancha no tenga costos para el club”, dijo.

Indicó que “si bien no hay fútbol, hemos seguido trabajando para no perder las reservas que teníamos, y quedarnos sin fondos cuando vuelva el fútbol. Sabemos que todos los esfuerzos son pocos, porque en el fútbol siempre estás apretado en cuanto a lo económico, y nos interesa cumplir con todas las obligaciones, y que ningún jugador se vaya del club diciendo que no le hemos cumplido”.

Envió como mensaje que “pese a lo malo de esta cuarentena, también fue una oportunidad para tener tiempo para trabajar y juntar un pesito para estar más tranquilos cuando regrese el fútbol”.

Estimó que “el gasto mayor es el de traslado. Teníamos un proyecto para hacer divisiones inferiores, e incluso fútbol femenino”.

Destacó que “no lo descartamos para el año próximo. Nos pusimos como meta que la reserva esté conformada por un 90% de jugadores del pueblo, y se está cumpliendo”.

Resaltó que “no nos interesa que el equipo entre por entrar en el torneo de la Liga. Nos gusta ser competitivos, que la gente vea que hay posibilidades de competir en todos los partidos. Por eso es necesario traer refuerzos, y hay gastos grandes de traslados”.

Aclaró que “la traffic los trasladaba dos veces a los chicos de Villa María al pueblo, y dos veces a los chicos del pueblo a Villa María durante la pretemporada. El intendente nos apoyó en ese sentido, y de esa forma pudimos repartir los esfuerzos de los jugadores, y también el nuestro para participar”.

Lo que se lee ahora