Deportes | pueblo | chicos | club

"Van a jugar los chicos del pueblo"

Marcelo Orellana afirmó que "en Unión Social hay buen material de jugadores propios, pero hay que hacer un trabajo a largo plazo. Los refuerzos serán 4 o 5 y en puestos clave. Los chicos deben aprovechar sus chances"

Marcelo Orellana fue un guerrero que nunca claudicó en una cancha de fútbol. Con diferentes camisetas, recorrió de norte a sur los clubes de la jurisdicción de la Liga Villamariense, integrando recordados equipos.

Logró el título provincial con Unión Central, con Yrigoyen formó parte del equipo que le ganó el título a Alumni (regresaba a la Liga) y hasta se dio el gusto de ascender con Central Argentino y River.

Hoy asume el compromiso de conducir tácticamente a Unión Social de Alto Alegre, donde se radicó con su mujer, Marcela Brussa, y sus tres hijos, dos de ellos son futbolistas del plantel superior: Lautaro (clase 2003), Leandro (2004) y Paula, que también siente idéntica pasión que el padre por el fútbol.

Ratificado en el cargo de técnico, su mayor felicidad pasa por “haber vuelto a entrenar”. “Se armó una subcomisión que está abierta a seguir agregando gente. Hemos trabajado juntos para poder dar los primeros pasos con responsabilidad y cumpliendo todos los requerimientos que nos pide la Liga Villamariense para participar”.

Comentó: “Arrancamos el martes, con muchos chicos del pueblo. El presentismo fue muy alto, también el jueves, pese a que algunos chicos estaban trabajando. Iremos acordando los mejores horarios y días para entrenar”.

Recalcó: “Los jugadores provenientes de Villa María comenzarán recién a fin de mes. El torneo se iniciará el 7 de marzo y tenemos tiempo para observar cómo se desarrolla la pandemia y si nos permite que viajen y vengan sin inconvenientes al pueblo, siempre respetando el protocolo aprobado por las autoridades municipales”.

Agregó: “Los chicos de Villa María ya saben que se sumarán la próxima semana, pero mientras tanto empezamos con los pibes del pueblo, que saben que tendrán oportunidades”.

Resaltó: “Varios jugadores del pueblo se sumaron o se sumarán, como Leonel Brusa. Además, vendrán de Villa María Diego Molina, Claudio Ledesma, Javier Lencinas y buscaremos un arquero y un delantero. Con el arquero ya hemos avanzado y con el delantero evaluamos algunas propuestas”.

Aclaró: “La subcomisión de fútbol coincide en que los chicos del pueblo deben tener oportunidades y continuidad. Es mi punto de vista. Los refuerzos tienen que ser gente que conoce el pueblo, la Liga y tenga oficio en puestos puntuales donde nos falta reforzar”.

Precisó: “Muchos chicos arrancaban pero les traían jugadores y los tapaban. Muchos se acobardaron, se fueron porque no se atrevieron a disputar un puesto. Yo voy a jugar con los chicos del pueblo, que tienen que saber aprovechar estas oportunidades. Y los refuerzos vendrán para respaldar con su experiencia a nuestros jugadores”.

Señaló que “serán pocos, pero necesarios estos 4 o 5 refuerzos. Hay en el pueblo un buen material. Otro jugador que arrancó fue Gustavo Cardarelli. Es un buen comienzo de pretemporada”.

Insistió: “Hay chicos de vacaciones y lo entendemos. Porque la pretemporada fuerte comenzará en febrero. Los pibes de divisiones inferiores también se sumarán”.

Consideró que “algunos pibes ya se agregaron. Es bueno que vean la forma de trabajar de la Primera”.

El cuerpo técnico y los referentes

Orellana detalló: “El profesor Rodrigo Nicolás Machado viene de Ucacha, trabajó en Belgrano de Córdoba, es preparador físico y lo conocí cuando fui a la Liga Béccar Varela. El año pasado le comenté mi proyecto, le interesó, y por suerte podemos contar con él. Es una muy buena persona y trabaja muy bien. No sólo conoce mucho de la preparación física, sino también a la hora de rehabilitar a jugadores de lesiones. Nos viene bárbaro su aporte”.

Manifestó: “Carlos Moyano va a continuar, pero por cuestiones laborales se le complica. Sumaré a alguien más en los próximos días como ayudante de campo”.

Recalcó: “La utilería sigue a cargo del ‘Viejo’ Farías, que es un símbolo del club y desde el primer día que vine a jugar a Alto Alegre lo observo trabajar con la misma pasión por el club. Lo ayuda su hijo Leandro y son los primeros en llegar y los últimos en irse de los entrenamientos”.

Destacó: “Es importante que los chicos de inferiores se apoyen en la gente más grande del club. Tengo jugadores con experiencia que me ayudarán para integrarlos, como Diego Molina, Gustavo Cardarelli, Leonel Brusa, Javier Cena, Matías Medrano, ‘Pulga’ Fernández y se suma Claudio Ledesma”.

Añadió que “Brandon Ortiz está probando en Newell’s Old Boys de Rosario. Lo extrañaremos, pero deseamos que le vaya bien. Ya tuvo su oportunidad en Arsenal. Es un gran marcador de punta”.

La subcomisión de fútbol

Remarcó: “La subcomisión de fútbol estuvo trabajando mucho para poder reunir los fondos y quedar al día en la Liga y así poder participar. Estamos en pleno proceso para llegar a tiempo”.

Explicó: “Hay mucha gente que nos apoya, como Jorge, Luis y Micaela Medrano, Marisa Perón, Carlos Moyano, Walter Reynoso, Leandro Farías, Macarena Lobatón y varios más. Es el otro equipo y estamos arrancando con mucho entusiasmo. Es todo a pulmón y la idea era jugar con todos pibes locales. Necesitaremos generar para erogar para el combustible y los viáticos de los chicos que vengan desde Villa María”.

Indicó: “El pueblo siempre ayuda. Los negocios nos dan tallarines, ravioles o carne para que los chicos almuercen o cenen. Es importante para unir al grupo y ese respaldo siempre lo recibimos”.

Estimó: “Es fundamental el apoyo de la Municipalidad, que se ha portado muy bien y nos ha guiado para reunir fondos y para que empecemos a entrenar”.

Proyecto a largo plazo

Orellana indicó que “es raro todo lo que está pasando por la pandemia y arrancar en el fútbol es difícil. La gente está complicada y no será nada fácil jugar con público”.

Consideró que “está probado que se puede jugar al fútbol y también se puede jugar con 200 o 300 personas en espacios abiertos”.

Apuntó: “Nos estamos armando, priorizando la materia prima del club. Siempre surgieron buenos jugadores de Alto Alegre y por suerte siguen apareciendo. Hay un muy buen trabajo de inferiores y queremos darles rodaje a los chicos del pueblo”.

Manifestó: “Es necesario que compartan vestuarios con los chicos de la Primera y que desde los infantiles vean que en el club se forma jugadores para que lleguen a jugar a la Reserva y a la Primera”.

Puntualizó: “Hay chicos con buen pie y con muchas ganas. Es un incentivo importante para los pibes ver que llegan a Primera los jugadores del pueblo. Yo voy a ver los partidos de inferiores, porque me gusta conocer el material del club. Tengo que saber cómo juegan los chicos de Cuarta o Quinta. Es un proyecto a largo plazo y son los pibes que tendré que subir a los planteles superiores”.

El camino indicado

Reseñó:“Yo me inicié desde chico en Argentino. Me llevó a la Primera Pedro Calderón y luego tuve como DT a Néstor Vicario. Ese es el camino. Por eso Argentino siempre es protagonista, porque apela a su semillero”.

Estimó: “Tuve la suerte de hacer una carrera linda. Tuve grandes DT como Jorge Peñaloza, Hugo Marcelo Sachetto, Carlos Romero, Aureliano Sánchez, Rubén Calcagno y Oscar Olivera. Ellos me enseñaron que un buen DT debe dejar algo en el club y apostar a los pibes para promoverlos”.

Agregó: “De Argentino pasé a Central Argentino, donde la pasé muy bien y ascendimos en 2008. También me tocó jugar en Unión Central cuando ganó el Provincial en 2002 y también en River fui partícipe del ascenso con Marcelo Zuccotti y Jorge Negrette en 2010”.

Explicó: “De todos aprendí un poco y trato de volcar toda mi experiencia en Alto Alegre, donde veo que hay un gran potencial. Voy a dar oportunidades, pero los pibes deben aprovecharlas”.