Villa María | retorno | aulas | Estudiantes

Tras un año y medio: la vuelta a clases con presencialidad plena

Con protocolos sanitarios de distanciamiento, estudiantes de nivel medio de escuelas públicas volvieron a las aulas. Algunas escuelas garantizan el retorno pleno de los cursos; otras, por falta de espacio, no regresaron

Tras el anuncio del retorno gradual de las clases presenciales, ayer miles de estudiantes cordobeses volvieron a la presencialidad plena en las escuelas. Para los alumnos de todos los niveles educativos de la provincia se amplía la resolución 2601 que se emitió en el mes de febrero, en la que se culmina el trabajo en burbuja en todas las escuelas de manera gradual.

Para el retorno gradual a la presencialidad, se trabaja en conjunto con el Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba en colaboración con especialistas del comité del COE, atendiendo las recomendaciones que se dan dentro del marco de la situación epidemiológica de cada provincia.

Al ampliar esta mencionada resolución (2601), se permiten los 0,90 cm de distanciamiento entre los estudiantes, por lo cual, de acuerdo con el tamaño de cada una de las aulas que tengan las escuelas, admite contar con 27 o más estudiantes en los espacios, donde se pasa del formato burbuja al formato aula.

En ese marco, las escuelas estatales de Villa María tuvieron una jornada especial de retorno a las aulas, tras un año y medio de virtualidad y presencialidad acotada, adaptándose a los nuevos protocolos. En otras instituciones en las que los protocolos no se podían sostener, el regreso a la normalidad será progresivo para que puedan adaptarse a las medidas.

“Hemos comenzado con el diagrama que venimos realizando en las últimas semanas con el equipo de gestión de la escuela”, sostuvo Marcelo Coppari, directivo de la escuela Manuel Anselmo Ocampo Ipem 147.

“De las cuatro divisiones de sexto año, tres ya habían comenzado a asistir pero de manera parcial, se incorporó el último sexto año en esta oportunidad”, dijo en referencia a los últimos años del nivel secundario.

Además agregó que desde la institución se elevó un pedido especial a la inspección regional para la asistencia de las divisiones de tercer año en turno mañana y primer año en el turno tarde, años que siguen en el orden prioritario para el retorno presencial.

“Esto significó un reordenamiento de todos los espacios que tiene la escuela; si bien tenemos aulas óptimas y mobiliario, tuvimos que reacomodar para garantizar la presencialidad. En el transcurso del fin de semana se trabajó para que el comienzo y retorno presencial estuviera dispuesto para los estudiantes de la escuela”, indicó Coppari.

El director de la institución secundaria de la ciudad señaló que se registró una buena asistencia de estudiantes en el retorno de esta segunda etapa del ciclo lectivo.

“Fue un momento importante para todos, pero sobre todo para sexto año; las expectativas de socialización son altas, de cara a que son sus últimos tres meses en un período tan importante como lo es el nivel secundario”,declaró. “Además es una forma de dar estado de igualdad, porque había chicos que podía conectarse a la virtualidad y otros que no”, completó.

En efecto, manifestó que un porcentaje muy pequeño del alumnado que regresó a la presencialidad continuará bajo la educación remota: “Algunos son estudiantes que por una cuestión de salud o deportiva no pueden regresar, pero el resto ya lo hizo de manera normal”, aclaró el educador.

Sin espacio

El caso fue diferente para otras escuelas como el Ipem N° 275, Colegio Nacional de Villa María. Algunas divisiones de sexto año pudieron retornar a la presencialidad plena, pero otros cursos más bajos aún no pueden adaptarse a esa modalidad debido a los protocolos sanitarios.

En ese sentido, la directora de dicha institución, Alba Tortelli, manifestó:“Por el momento sólo están suprimidas las burbujas de sexto año y en el caso del turno noche la presencialidad plena sí se puede respetar para todos los años, ya que son menos alumnos”,indicó.

“Para el resto de los cursos lamentablemente no cumplimos con los espacios de distanciamiento de 0,90 cm que pide el protocolo porque son cursos numerosos de más de 30 alumnos en algunos casos”, explicó la educadora.

La directora de la institución destacó que, además de contar con divisiones numerosas, los espacios áulicos de la escuela son pequeños: “No entran ni 15 alumnos, que es el número aproximado de las burbujas, mucho menos 28 o 30, que es el número actual que tenemos en algunos cursos, por eso no se puede garantizar el retorno presencial”, sostuvo.

Al mismo tiempo, la docente destacó que será difícil que la presencialidad plena para todos los cursos se pueda garantizar; no es el caso de sexto año, que por la mañana se pudo adaptar en aulas más amplias.

“No hay aulas grandes, antes era difícil, pero ahora se hace imposible porque son muchos alumnos y no llegamos a respetar el protocolo sanitario. Desgraciadamente, no se va a poder brindar la presencialidad plena a otros cursos que tanto necesitan”,destacó Alba Tortelli.

Y agregó:“Estas escuelas que son más antiguas han quedado desprotegidas en la estructura edilicia y no se han hecho más aulas. Esperamos que, conforme avance la pandemia, tengamos otro protocolo con requisitos más flexibles” concluyó la directora.