Regionales | riesgo | restricciones | contagios

Sólo cuatro poblaciones de la zona mantienen nivel medio de contagio

Se trata de Arroyo Algodón, La Palestina, Arroyo Cabral y Chazón. El resto de las localidades se encuentra en zona de riesgo alta, según el último informe de Salud. Intendentes rescatan el valor que representa testear y aislar de inmediato

Cuatro localidades del departamento San Martín mantienen un nivel de riesgo medio de Covid, según el último informe realizado por el Ministerio de Salud de la provincia. Si bien todo el departamento se encuentra en riesgo alto, en el detalle por localidad hay poblaciones que no se encuentran en el nivel máximo, lo que no deja de ser una situación alentadora.

Se trata de Arroyo Algodón, Arroyo Cabral, La Palestina y Chazón. El resto de las poblaciones, encabezadas por el conglomerado Villa María-Villa Nueva, se encuentran en índice alto, como gran parte de la zona.

Del relevamiento general se desprende que a nivel provincial hay 255 poblaciones en el máximo nivel de riesgo –rojo-; mientras que en el término medio –amarillo- son 102; y en riesgo bajo –verde- apenas 70. Trasladados a departamentos, hay 24 en riesgo alto y apenas 2 en medio (Roque Sáenz Peña y Sobremonte).

Para el intendente de Arroyo Algodón, Cristian Ghiano, sostener un nivel de riesgo medio implica una fuerte tarea de concientización y acompañamiento de la ciudadanía. Pero al mismo tiempo destacó la importancia de no habilitar ningún tipo de eventos que puedan ser disparadores de contagios.

“En la actualidad tenemos 10 positivos por lo que estamos muy bien. De hecho hubo un solo fallecido en toda la pandemia cuando hay localidades apenas un poco más grande que nosotros con 8 o 12 víctimas fatales”, mencionó en diálogo con este medio.

Y consultado sobre la causa que permite sostener ese nivel, remarcó la firmeza “con las restricciones. Nunca se habilitaron los eventos, que en otras localidades sí. Muchas veces se habilita por protocolo cumpleaños de 15 para 100 personas y a las 3 de la mañana se rompe”, dijo.

Respetar las restricciones

Ghiano insistió en que “nunca se habilitaron eventos ni espectáculos con protocolo. Siempre mantuvimos las restricciones a rajatabla. Pedimos a la gente de que evite las reuniones sociales. Inclusive, cuando estuvieron habilitadas insistimos en que las reduzcan al mínimo”.

Si bien reconoció la existencia de reuniones sociales, destacó que son limitadas.

También valoró la tarea preventiva llevada a cabo desde el día 1 de la pandemia, “repartiendo 5 mil barbijos en una localidad que tiene unos mil habitantes. Compramos alcohol en gel y repartimos también, pero además se hace hincapié en la obligatoriedad del barbijo en el comercio”.

Sobre la metodología que aplican ante la detección de un caso, resaltó “la firmeza que aplicamos con los aislamientos. Si salta un positivo, rápidamente aislamos; sólo hubo dos casos que se nos escaparon contagios”.

Con respecto a la vacunación de la población, mencionó que alrededor del 30% -entre zona urbana y rural- ya fue inmunizada. En la actualidad avanzan en la inscripción de aspirantes a recibir una dosis, tarea que se desarrolla en la biblioteca municipal, incluso los días sábado también. “Hay mucha gente que no entiende cómo crearse el ciudadano digital, entonces con esta intervención logramos inscribir a muchos vecinos, lo que nos posibilitó tener muchas vacunas. Somos casi mil habitantes –en zona urbana- y los vacunados deben ser 380”, dijo, e insistió en que están a la expectativa del arribo de más dosis “por el alto nivel de inscripción”.

La realidad de ArroyoCabral

Por su parte, Pablo Alcalino, intendente de Arroyo Cabral, reconoció que semanas atrás se detectó un pico de contagios en la población que superó el centenar de casos positivos. “Desde ahí empezamos a hacer una fuerte campaña para bajar esa cantidad, y al mismo tiempo que no se registraran nuevos contagios”, aclaró.

En la actualidad, la localidad tiene una veintena de positivos activos. “Para llegar a esa cifra sumamos algunas restricciones, pero además realizamos muchos testeos, tanto en la vía pública como en las empresas. La idea es testear y aislar”, insistió. Y destacó la importancia de efectuar controles aleatorios “para evitar que una persona contagiada, pero sin síntomas, continúe deambulando con la posibilidad de contagiar a otros”.

Mencionó además que en el Hospital Municipal se llevó adelante una fuerte campaña de asistencia con el método de ibuprofeno inhalado: “Al no haber muchas camas en la provincia empezamos a efectuar tratamientos domiciliarios, con este sistema que permite a través de un nebulizador. El paciente se quedaba en su casa, y nosotros lo visitábamos”. Esto evitó un colapso “del sistema local; llegamos a tener 7 u 8 internados, pero había 30 que se estaban nebulizando en su casa”.

Alcalino recalcó que con esa práctica “la mayoría de los contagiados se curó, porque fue detectado a tiempo el virus. Y en aquellos casos en los que la situación se agravaba, directamente se derivaba”. La campaña fuerte de testeo se efectúa cada dos semanas, aproximadamente, remarcó el mandatario.